13 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se construirán 13 aulas educativas en los resguardos indígenas de Pueblo Rico

18 de junio de 2013
18 de junio de 2013

 

En este último municipio también se realizarán adecuaciones locativas y dotación en el internado ubicado en el corregimiento de San Antonio del Chami, que alberga alrededor de 50 niñas y niños indígenas.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas desde la Dirección Territorial del Eje Cafetero continua cumpliendo los compromisos adquiridos con las comunidades Embera en Risaralda, así quedó ratificado en la Mesa de Acompañamiento Permanente al Plan Embera que se llevó a cabo hoy en la ciudad de Pereira, donde participaron las autoridades indígenas del departamento, el DPS, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio del Interior, entre otras entidades.

“Durante seis meses hemos adelantado varios procesos de atención y acompañamiento a esta población, entregando mercados, kits de mejoramiento para sus viviendas, de cocina y de aseo, además del desarrollo de proyectos productivos, asistencia psicosocial, entre otros. Y esta semana iniciamos el cumplimiento en materia de infraestructura, con tres obras que definitivamente beneficia a la población más vulnerable de las comunidades indígenas” expresó Omar Alonso Toro Sánchez, director territorial para el Eje Cafetero de la Unidad para las Víctimas.

Se han entregado cada mes, de enero a la fecha, ayudas humanitarias alimentarias (mercados) a las 130 familias retornadas y a las 130 receptoras, igual número de mejoramientos de viviendas, kits de cocina y de aseo. También la Unidad para las Víctimas adelanta con el ICBF la implementación de proyectos productivos por 200 millones de pesos con las mujeres embera, de crianza y cuidado de animales domésticos (pollos de engorden) y siembra de maíz, además de producción y comercialización de artesanías tradicionales.

Referente a la construcción de 13 aulas educativas en dos resguardos indígenas de Pueblo Rico, la Unidad para las Víctimas espera garantizar el funcionamiento integral de ese espacio con tratamiento de aguas residuales, baterías sanitarias, abastecimiento de agua con tanques elevados, entre otros servicios.   

“Esperamos entregar obras con óptimas calidades para esta población, garantizando el buen funcionamiento de las mismas y cubriendo sus necesidades en esa materia” indicó Omar Alonso Toro Sánchez.

De otro lado, el terreno para el hogar de paso fue donado por la Alcaldía de Mistrató, y la construcción y dotación se llevarán a cabo con recursos propios de la Unidad para las Víctimas. El lugar contará con dos bloques de cinco habitaciones y nueve camarotes cada uno, donde se podrán albergar alrededor de 40 personas.

Finalmente, al internado ubicado en el corregimiento San Antonio del Chami, se le adecuará su infraestructura y se realizarán dotaciones, “buscamos que las niñas y niños embera albergados allí, disfruten de mejores locaciones y material escolar” precisó Toro Sánchez.