15 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Monseñor Salazar afirma que parejas gay no tienen derecho al matrimonio ni a una familia

19 de junio de 2013
19 de junio de 2013

 

Salazar dijo este martes que el argumento de la comunidad gay frente a la unión contractual se ha escudado en la discriminación, pero advirtió que “se discrimina cuando se le niega el acceso a un derecho que se tiene, pero cuando no hay un derecho real entonces no hay discriminación”.

El prelado católico fue más allá al preguntarse: “¿Qué es lo que se le está negando a la comunidad homosexual?, se le está negando algo que no le compete, algo a lo que no tienen derecho, porque el matrimonio y la familia están basados por leyes naturales fundamentales”.

Monseñor Salazar calificó de injusta la decisión de la Corte, “porque está equiparando con las instituciones fundamentales para la vida social como son el matrimonio y familia conformada con la unión del varón y la mujer, y por lo tanto está desvirtuando aquello que es el fundamento mismo de la sociedad”.

El jerarca de la Iglesia Colombiana también hizo un llamado a los jueces y notarios del país para que se abstengan de realizar este tipo de uniones contractuales.

Salazar Gómez, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, recalcó que la única familia constituida y reconocida debe ser entre un hombre y una mujer.

El Episcopado, igualmente, fue claro en que es necesario “oponerse de forma categórica a cualquier reconocimiento jurídico de las uniones homosexuales que conduzcan a la equiparación con el matrimonio”.

Para Salazar, la Superintendencia de Notariado y registro no puede obligar a los notarios a realizar esos procedimientos.

“Ante estas graves ambigüedades éticas y jurídicas, es deber ineludible de la iglesia católica manifestar, ante sus fieles y ante el pueblo colombiano, que no existe otra familia que la constituida en su origen por la unión del hombre y de la mujer. En efecto, ninguna ideología puede cancelar del espíritu humano la certeza de que el matrimonio y la familia existen, únicamente, entre dos personas de sexo opuesto que por medio de la recíproca donación tienden a la comunión de sus personas y a la procreación”, señaló.

El también arzobispo de Bogotá agregó que “la indebida equiparación de las uniones homosexuales a la familia no sólo contradice la voluntad del ‘creador’, sino también, en el caso colombiano, la vigente voluntad del Constituyente primario establecida en el artículo 42 de la Carta Magna: La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”.