2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc insisten en Constituyente al reanudar las negociaciones de paz en Cuba

19 de junio de 2013
19 de junio de 2013

 

En un comunicado que leyó el cabecilla del equipo negociador de las Farc alias Iván Márquez, en la iniciación de las conversaciones, señaló que “someter a referendo un acuerdo que apenas en la definición parcial del primer punto tiene más de 20 páginas, quedando por resolver salvedades sustanciales, no sería práctico ni técnicamente posible”.

También advirtió: “No estamos hablando de una Constituyente para después de la dejación de las armas, sino de una Constituyente como tratado de paz y nuevo contrato social”.

Según Márquez, “la Constituyente es más que un escenario de refrendación; es el espacio que define la paz”, que “está llamada a discutir sobre el eventual acuerdo de La Habana y a superar las salvedades y disensos que van quedando en el congelador”.

“En consecuencia, agregó, no puede ser el colofón de la dejación de las armas en que tanto insiste el gobierno”.

Dijo que obviamente esto no lo están planteando como punto final del diálogo, pero tampoco como comienzo del mismo. “Su establecimiento ya sería el triunfo del clamor nacional porque no se siga aplazando la participación efectiva del país en la solución de los problemas de la guerra y la paz que lo están afectando”, señaló.

Alias Iván Márquez preguntó ¿de dónde se inventó el doctor Humberto de La Calle que la Constituyente revisa y niega lo pactado? Y precisó: “El pueblo no puede ser un convidado de piedra que llega a última hora solamente a refrendar lo que otros acordaron. La revisión no es negación”.

Ademas, consideró fundamental introducir reformas a la justicia, al régimen electoral y al estatuto de la oposición.

“El cangro de la justicia hoy, es la politiquería. En una justicia que está más corrupta que nunca, los magistrados de las cortes con pocas excepciones, están cuestionados por la opinión pública. Hecho que obliga a su reforma. No hay vuelta de hoja, no puede haber paz si no hay un aparato jurisdiccional que la garantice. Se debe depurar y regresar a la rama judicial, su independencia orgánica”, reseñó.

Dando como un hecho la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente, Márquez dijo que “los partidos políticos, organizaciones sociales, gremios y movimientos, etc., que vayan a ser parte de la Constituyente, deben ir preparando sus proyectos de reforma a la justicia para ser debatidos democráticamente. Invitamos a los decanos de derecho de todas las universidades y a los estudiosos a que se pronuncien sobre la reforma a la justicia”.

Finalmente sostuvo: “No es cierto que la justicia internacional esté por encima de la Constituyente y el soberano y cualquier transicionalidad solo la concebimos como producto de un acuerdo”.