5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Escombreras municipales

7 de junio de 2013

octavio cardonaEl asunto podría pasar desapercibido y dársele el tratamiento de un proyecto más, de un asunto de trámite, de un asunto habitual, de no ser por la enconada oposición de algunos cabildantes que sin argumentos claros y con evidente desconocimiento de algunos asuntos, se enfrascaron en una discusión que pretendía convencer a los demás corporados del porqué no se podía o no se debía dar la autorización.

Voces disonantes hablaban por ejemplo de la posibilidad de “construir” multifamiliares sobre esas escombreras, lo cual, salvo mejor criterio, es una necedad el solo citar o advertir, pues al hecho claro e indiscutible que ello no es legal, se suma el hecho de lo antitecnico que sería recurrir a estos “lotes” para promover vivienda encima de ellos.

Lo realmente significativo de esta autorización, es que hoy en un hecho que no tiene discusión, que la ciudad está sufriendo un proceso de transformación en lo arquitectonico y en lo urbanístico, básicamente porque la industria de la construcción ocupa uno de los primeros lugares en cuanto a generación de empleo y de recursos en nuestra ciudad.

Considero que ni siquiera los más optimistas esperaban que la construcción pasara por tan buen momento en nuestra ciudad, lo que de contera ha generado que sean muchos los metros cúbicos de tierra que necesitan disponerse de manera adecuada o trasladarse de la obra en construcción a un espacio adecuado para su ubicación final, asunto el anterior que dio lugar a que colapsaran o como dicen los expertos, colmataran las escombreras que  se tenían dispuestas.   

Fue por esa sobrecarga de materiales de desecho que se llenaron de manera anticipada las varias escombreras que existen en nuestra ciudad y ello fue asunto que empezó a afectar no solo a los constructores, sino también a los transportadores de los desechos, al punto fue el asunto, que los volqueteros hicieron una protesta por todo el centro de la ciudad, colapsando el frágil sistema de tránsito de nuestra ciudad. Protesta que tenía por objeto reclamar un sitio adecuado para disponer de sus escombros y desechos.

Es asi entonces que no se entiende que por más que la ley haya deferido en Corpocaldas la responsabilidad de controlar el asunto desde lo ambiental, aprobando o improbando los sitios para el establecimiento de las escombreras, para algunos amigos resulte más facilista oponerse sin argumentos o con argumentos peregrinos, no como una forma de defender al ciudadano, sino como una forma de hacer populismo y oposición, no a favor del pueblo, sino en contra de la administración.

Bueno hubiera sido, solo por el ejercicio académico que ello implica, que los opositores hubieran vencido en esta ocasión, para que salieran, de manera responsable, a decir al ciudadano que habían ganado y que esa victoria significaba no tener escombreras, y que en consecuencia los desechos debían empezar a tirarse de nuevo a la quebrada olivares como se había hecho en tiempos anteriores o para que notificaran a los constructores y a sus obreros, que Manizales a diferencia del resto del país, reclamaba desaceleración en dicha industria, todo porque algunos ven más comodo oponerse que participar.    

En buena hora ha primado el menos común de los sentidos, el sentido común, y se han dado esas facultades que con tanto afán reclamaba la administración, para poder entonces ubicar y adecuar uno o varios espacios que sirvan para habilitarlos como escombreras sin afectar a nadie y sin dañar a nadie.

El garante de este proceso es Corpocaldas, entidad esta que goza de gran prestigio y respeto, lo que genera la tranquilidad suficiente en cuanto al manejo técnico de este asunto.

No es que se tengan que compartir siempre los argumentos de la administración, pero asuntos como este que nos afectan a todos y que de no haberse aprobado hubieran sido la génesis de una emergencia sanitaria,  necesitan más razón y menos oposición, o por lo menos oposición con argumentos, ojala no muy peregrinos.