5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Andrés Felipe Arias salió libre pero sigue vinculado al proceso de Agro Ingreso Seguro

16 de junio de 2013
16 de junio de 2013

 

Arias, que estuvo detenido desde el 27 de julio de 2011, abandono las instalaciones militares y viajó inmediatamente a la ciudad de Medellín donde reside con su familia.

Andrés Felipe Arias recobró su libertad en forma provisional por decisión de la magistrada Patricia Rodríguez del Tribunal Superior de Bogotá, tras considerar que “han desaparecido las razones fácticas que fundamentaron la imposición de la medida de aseguramiento”.

Además, la magistrada advirtió que pensar que puede obstruir la justicia “carece de fundamento alguno”, puesto que los testigos de la Fiscalía ya fueron escuchados “y aún en el evento de tratarse de pruebas comunes declararán sobre aspectos diferentes a aquellos sobre los que interrogó el ente acusador, puesto que esto constituye requisito necesario para decretarlas en el juicio oral”.

Al recobrar su libertad, Arias afirmó que la Fiscalía cometió con él “un falso positivo judicial atroz y brutal” y advirtió que por ahora no está interesado en la política.

“El único voto que me interesa hoy es el voto del de arriba”, dijo y agregó:

“Lo único que quiero es que se sepa la verdad de todo este proceso, defenderme en igualdad de armas. Con ayuda de Dios se va a conocer la verdad y este episodio se va a cerrar”.

Arias riteró que fue víctima de “una persecución política brutal, atroz”, pues advirtió que desde el primer día que se le dictó la medida de aseguramiento.

“Me llevaron barras de aplauso. Una crueldad muy grande. Que todo quede perdonado, Dios lo ve todo y que Dios bendiga a la persona que tomó la decisión en derecho y obrando en justicia”, expresó.

La Procuraduría General de la Nación, que lo inhabilitó por 16 años a ejercer cargos públicos y aprobó su envío a la cárcel, ahora avaló su excarcelación.

El exministro del gobierno del presidente Alvaro Uribe Vélez, estuvo detenido en el primer piso de una de las casas fiscales de la Escuela de Caballería, ubicada en la carrera séptima con calle l06, al norte de la capital.

Allí solo tenía una cama de 1.40 cm de ancho, baño privado y un televisor de 15 pulgadas.

Tras la firma de la boleta de libertad por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) Andrés Felipe Arias, abandono el lugar acompañado por su esposa Catalina Serrano.

“Esto es muy importante para mí, para mis hijos. Yo lo primero que quiero hacer es darle las gracias a Dios y a Jesucristo, a mi esposa, a mis hijos que me ayudaron a soportar esto. A mis abogados que me han guiado y apoyado. A mis papás y a mi familia”, señaló Arias.

Aunque viajó a Medellín, el exministro deberá retornar a Bogotá el próximo lunes cuando se reanudará el proceso en su contra, en el cual enfrenta cargos por los delitos de peculado y de interés indebido de la celebración de contratos.