28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Vamos a tener un partido armado y financiado por el narcotráfico”: Procurador

18 de mayo de 2013
18 de mayo de 2013

Además, el jefe del Ministerio Público aseguró que no es enemigo de la paz, pero insistirá en que el proceso de negociación no incluya “amnistías encubiertas” que favorezcan a los autores de crímenes de lesa humanidad, delitos de guerra y genocidios.

En su concepto, la paz se debe alcanzar en un proceso que respete los límites internacionales, jurídicos y constitucionales.

El procurador advirtió que de ser necesario acudirá al escenario internacional para que “de manera cautelar intervenga y determine si estas normatividades cumplen con los estándares internacionales”.
“Estamos todos los colombianos en el bus de la paz. Algunos deben es bajarse del bus de la impunidad”, señalo Ordoñez, quien además notificó que los eventuales acuerdos que alcancen Gobierno y FARC tienen valor político, pero no jurídico.

“Tendrá que institucionalizarse o por un referéndum. Para lograr el aval de la sociedad no pueden pactarse decisiones como las que se nos anuncian. Podemos correr el riesgo de Guatemala, donde el referéndum rechazó el proceso de paz”, subrayó.

Las precisiones las hizo el Procurador Ordoñez Maldonado en la ciudad de Neiva, en el Primer foro regional de Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos, organizado por la personería local.

“Estamos de acuerdo en que exista justicia transicional, en eso no hay discusión. La Procuraduría nunca ha objetado esa posibilidad. Se trata precisamente de lograr la paz, se trata de desactivar las circunstancias generadoras de la violencia. Reducciones sustanciales de la pena claro que sí. Pero no impunidad como hoy se plantea, como hoy se cree, como algunos sectores hoy aspirarían, a que la condición de la paz sea la impunidad”, precisó Ordoñez Maldonado.

Igualmente dijo que era consciente de la necesidad de flexibilizar la normativa para promover el final del conflicto armado, pero aclaró que ello no puede significar la violación a los estándares trazados internacionalmente en materia de justicia transicional y que los líderes insurgentes pretendan no pagar un solo día de cárcel.

Añadió que “el proceso será legítimo o ilegítimo en la medida que responda a unos mínimos internacionales y que respete el Derecho Internacional Humanitario y que en últimas logre la verdad, la justicia y la reparación (…) Si es necesario, tendré que acudir a los escenarios internacionales, en principio al Sistema Interamericano, para que de manera cautelar intervenga y determine si estas normatividades cumplen con los estándares”.

“No se puede dramatizar y señalar irresponsablemente como enemigos de la paz a quienes han advertido los riesgos que eventualmente pudiéramos estar corriendo”, dijo el procurador general de la Nación al reiterar que aborda esta temática en cumplimiento de sus funciones constitucionales y como representante de la sociedad colombiana.

“Resulta que el representante de las víctimas, el representante de la sociedad tiene que permanecer silente. Se equivocan, el procurador general de la Nación no se quedará callado. Y no lo hará porque sería una indignidad y una falta grave en el cumplimiento de sus obligaciones y de sus roles constitucionales”.

Además, el jefe del Ministerio Público recordó a la ciudadanía la importancia de analizar problemáticas inherentes al proceso de negociación con el grupo guerrillero, tales como su condición de narcotraficantes, las minas antipersonales en todo el país, la ubicación de fosas, la devolución de los secuestrados y en particular, la negativa a entregar las armas.

“Reiteradamente han dicho que no van a dejar las armas porque es la forma de garantizar el cumplimiento de los pactos a los que lleguen en La Habana. No van a entregar las armas, pero van a hacer política. Vamos a tener un partido armado y financiado por el narcotráfico”, concluyó el Procurador.