20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nuevo agarrón del Fiscal y el Procurador por proceso de paz con las Farc

10 de mayo de 2013
10 de mayo de 2013

 

Montealegre le dijo al procurador que sus conceptos correspondían a la justicia penal del siglo XVIII, y Ordoñez le respondió que el fiscal, con su posición de izquierda le estaba prestando un “flaco servicio” a la paz del país.

El duro altercado verbal entre estos dos pesos pesados de la justicia colombiana transcurrió entre risas y aplausos de los asistentes al foro, por el sarcasmo de que uno y otro hicieron gala para los ataques mutuos.

Por ejemplo, Ordoñez inició su intervención diciendo que el fiscal, con sus conceptos sobre una paz con impunidad, evidentemente estaba en la “siniestra”, porque en la mesa le quedó a su lado izquierdo.

“Reafirmo que el marco jurídico para la paz genera impunidad. Lo que plantea es una caricatura”, precisó el procurador, tras advertir que “asesinatos, torturas, secuestros que sean sistemáticos no pueden ser objeto de amnistías ni de indultos”.

“Creo que no debe haber ni amnistías encubiertas para las Farc ni amnistías para militares que están incursos en falsos positivos”, puntualizó Ordoñez.

Además le advirtió a Montealegre que con su interpretación estaba debilitando las estructuras jurídicas del país y dejándole el camino expedito a las Farc para que insistan en que no tienen por qué pagar un sólo día de cárcel.

Al respecto, el fiscal le respondió a Ordoñez:
“No lo veo a usted del siglo XVIII, sino de 2.000 años atrás”.
Montealegre le aclaró que “no estamos frente a una amnistía encubierta. Lo que se han prohibido son las amnistías absolutas”, complementó.

“Señor Procurador: su concepto de justicia es una justicia penal del siglo XVIII”, señaló el fiscal, quien además le dijo a Ordoñez que su forma de ver en blanco y negro las cosas y la actitud que lo caracteriza, no es la forma de solucionar el conflicto armado en Colombia.

Además habló de procuradores a la sombra.

Al respecto, el procurador le dijo que él también podía hablar de fiscales a la sombra, pero agregó: “Mejor no me pique la lengua”.
La participación en el foro del fiscal y del procurador, sin embargo, terminó con un estrechón de manos, en medio de aplausos y risas de los asistentes.