23 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No más interbolsas

14 de mayo de 2013

Y junto con los ahorros, se esfumó buena parte de la confianza del público. Según los indicadores nacionales, comparados con los externos, el mercado de valores ha acusado el golpe.

Lo que se presentó inicialmente, incluso con el aval perplejo por parte del Gobierno, como una «situación temporal de iliquidez», tomó pronto connotaciones de gran fraude con alcances penales.

Se anunciaron investigaciones de todo tipo, que no alcanzarán nunca la agilidad con la que los gestores de Interbolsa lograron que miles de millones se perdieran en el laberinto inexpugnable de la ingeniería financiera.

La semana pasada hubo debate político en la Cámara de Representantes, y allí el parlamentario Simón Gaviria denunció que él, con su unidad legislativa, ha podido acceder a muy poca información, pero en todo caso mayor que la que han recopilado los organismos de vigilancia. En estas entidades ocupan altos cargos ahora varios exdirectivos de la firma liquidada, según se denunció en el debate.

El caso Interbolsa puso de presente que la regulación del mercado bursátil en Colombia tiene serias fallas que deben ser subsanadas con prontitud y eficacia. Uno de los asuntos que con mayor urgencia debe ser corregido es el de la operación de los repos. En este sentido el Ministerio de Hacienda dio a conocer un borrador de decreto que reglamenta dicha operación, en el cual se adoptan medidas de gran importancia, como quitarle a la Bolsa de Valores de Colombia la competencia que tiene para establecer límites a este tipo de operación, para transferírsela al propio Ministerio.

Igualmente, se hacen más estrictas y exigentes las normas relacionadas con las garantías que soportan las operaciones repos.

En esta dirección, hay que hacerles seguimiento a los anuncios oficiales acerca de la iniciativa que el Gobierno va a presentar a consideración del Congreso -aunque a partir de la próxima legislatura- que tiene que ver con la supervisión del sistema financiero.

Entre las medidas que el Estado se propone adoptar está la necesidad de ajustar los estándares del gobierno corporativo del Autorregulador del Mercado de Valores, instancia que, en el caso Interbolsa, tampoco estuvo a la altura de las circunstancias. Claramente, en dicho descalabro, la autorregulación se mostró limitada y evidenció vacíos y omisiones que tienen que ser corregidos.

También se pretende el fortalecimiento del sistema de administración del riesgo de liquidez y se endurecen las exigencias de algunas garantías para asegurar que las sociedades de comisionistas de bolsa respondan de forma efectiva por las operaciones en el mercado.

El país tiene claro que en el caso Interbolsa la regulación existente falló, y que el esfuerzo de todos los actores del sistema para recuperar la confianza perdida, aparte de serio, deberá ser permanente.

La actual regulación no sólo debe ser revisada, sino ampliada y profundizada para garantizar que el mercado opere eficientemente, genere confianza entre los actores y asegure el buen uso de los recursos de los inversionistas.

El Colombiano/Editorial