28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los nuevos ases de Santos

18 de mayo de 2013

La propia página web de la Presidencia, habilitada para anuncios oficiales de carácter gubernamental, alojó la noticia sobre la nueva composición de aquella fundación privada que nació, creció y se desarrolló al servicio del programa político que desde hace años venía promocionando el hoy Presidente.

Nadie va a incurrir en la ingenuidad de pensar que la puesta en escena de ayer era para hablar solo de Buen Gobierno.

Tampoco puede decirse que la intención reeleccionista de Santos haya cogido por sorpresa a nadie.

Ni que el equipo que sale «a defender la obra de un Gobierno en el que creen», como lo aseguró el Presidente, constituya una gran revelación política, salvo la definición sobre su opción electoral del general (r) Óscar Naranjo.

El anuncio de la voluntad reeleccionista no lo asume el Presidente como una ambición personal. Acudiendo a un concepto del expresidente Álvaro Uribe, Santos dice que lo que debe reelegirse son sus políticas, que defiende como exitosas, y no su persona.

Que Juan Manuel Santos pretenda reelegirse es perfectamente legítimo. Que lo merezca, lo definirá el pueblo en las urnas. La figura jurídica que lo permite se introdujo en 2004 en la Constitución y si así se decidió en su momento, fue para darle permanencia, y no para cerrarla a quienes no comulguen con las instrucciones de sus promotores de entonces.

En cuanto a los miembros del equipo reeleccionista anunciado ayer por el Presidente -salvando a Juan José Echavarría y, en cierta medida, al general Naranjo- todos acreditan trayectoria política y se muestran afines al proyecto político de Santos. Tienen características comunes: pragmatismo, ambición, agenda bien definida. Algunos de ellos han pasado por varios gobiernos de todo el espectro ideológico.

Al dimitente ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, el Presidente le agradeció su inquebrantable lealtad y los resultados en el programa de vivienda gratis para los más pobres.

Desde la fundación en la que defenderá la obra del actual gobierno, podrá pronunciarse con más libertad sobre el proceso de paz, los puntos de la agenda de La Habana y la entrada de las Farc como actor político y electoral.

De la excanciller María Emma Mejía se destaca su versatilidad en los cargos públicos desempeñados, y su paso por los diversos movimientos políticos en los que ha militado, desde el galanismo, el gavirismo, el samperismo, hasta el Polo Democrático.

De Gabriel Silva nadie duda de su devoción por el santismo, que le ha llevado a decir que el gobierno anterior, al que perteneció, hizo poco por resolver los grandes problemas del país, y que si algo hemos avanzado, es gracias al actual mandatario («En tierra derecha», El Tiempo, 13/05/2013). No pudo Santos escoger a alguien más identificado con su forma de concebir la política.

Si bien el anuncio oficial de la candidatura reeleccionista se aplazó hasta noviembre -pues la agenda de La Habana puede pulverizar en cualquier momento lo que ahora se da por seguro- sería inútil pretender ocultar que el país entra, a partir de ahora, en campaña.

No nos queda sino pedir respeto por las reglas de juego, buen juicio, serenidad y honradez.

El Colombiano/Editorial