25 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Liderazgo Guardiola

11 de mayo de 2013

jaime loperaComo la victoria es la madre de los consejos, cada vez que una persona se destaca en un medio específico de dirección de empresas no transcurre demasiado tiempo para que alguien comience a hablar de las razones que la hicieron ganadora. En esta ocasión Juan Carlos Cubeiro y Leonor Gallardo, ambos consultores y docentes españoles, se ocuparon amorosamente de elaborar un perfil de Pep Guardiola, en el cual no ahorran elogios para el ex entrenador del Barcelona pero se sirven de ellos para elaborar una especie de recetario para todos los aficionados al futbol. De allí les nació el libro “Liderazgo Guardiola” (Alienta Editorial, 2010) que revela detalles muy interesantes de la vida del técnico y de sus jugadores.

Liderazgo de Guardiola está basado en un mosaico de conductas: en primer lugar, el trabajo en equipo –del que hablan muchos y construyen pocos porque se sabe que no es nada fácil acomodar la fotografía de muchos temperamentos en una sala–, dado que lo sienten como uno más del grupo, al decir del propio Messi. Pero además por la dedicación: vive el futbol intensamente, con largas horas de trabajo, interminables jornadas examinando los videos de la competencia, y mucha preparación en los detalles. Como si fuera poco, registran en él esa nueva expresión papal de sencillez y humildad que, según sus mismos pupilos, contribuye a mantenerles su autoestima en alto nivel.

No podía faltarle a Guardiola, según las citas de este libro, un guiño al narcisismo de los triunfadores: en cierto momento hubo de decirles a sus jugadores, para que no ocurriesen equívocos con el ego de algunas estrellas, que “la única vaca sagrada soy yo”. Estas palabras son consecuentes con su admiración por la película “Gladiator”, de Ridley Scott, un himno a la fortaleza de las actitudes en la búsqueda de las metas, y con su disciplina de cobrar multas por llegar tarde a los entrenamientos o desatender una llamada telefónica a la casa de un jugador.

Evidentemente la vida de Guardiola merece ser considerada por los logros excepcionales alcanzados en su vida profesional, y en especial en el Barça. Pero la relación demasiado detallada de las conquistas deportivas del equipo, alcanzadas en una década, llena páginas enteras de este libro que sirve más a los aficionados culés como un inventario de los triunfos en sus campañas durante varias épocas. No obstante, el vasto mundo del futbol que asiste a los estadios y mira la televisión también puede recibir estos testimonios como el legado de un líder que se merece dicho homenaje.

En fin, la frase de Guardiola de que “el futbol es más sentimiento y complicidad, que pizarra o estrategia”, resume bien claramente lo que su liderazgo le deparó al FC Barcelona y que ahora vendrá de perlas para que los duros alemanes, en su nuevo equipo, se olviden del tablero en favor del mejor trato.