5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Transversal Cafetera

21 de mayo de 2013

Otra sería la suerte de la capital caldense y la región si tuviésemos una carretera de modernas especificaciones que nos comunicara con el principal mercado del país. Estar cerca de la capital de Colombia nos haría beneficiarios de su crecimiento y desarrollo que son impresionantes, no solo como región receptora de su inversión, sino por el fácil acceso de todos nuestros productos, al fin y al cabo Bogotá es el mercado más grande de Colombia.

Pero las bondades de una conexión carreteable rápida con la llamada Atenas Suramericana hay que mirarlas con un criterio macro.   La carretera de La Línea, que es la principal vía de comunicación entre Bogotá y el puerto sobre el Pacífico Buenaventura, por donde se mueven casi todas las exportaciones del país, demanda con urgencia un plan B que, en un momento dado, ponga a salvo el transporte desde o hacia el puerto marítimo por situaciones contingentes. Esa ruta hay que buscarla por Manizales.

La propuesta de vía al Magdalena para Caldas, planteada por el ex ministro Germán Cardona, se constituye en una alternativa para resolver el retraso de 40 años en el sistema vial nacional.

La clave está en llevar el proyecto que se concibe hoy como una vía de segundo orden a una vía de primer orden que complemente el corredor logístico de la Línea. Justo la alternativa que se presentó por el Invías,  semanas atrás, consistía en una carretera lenta (50 a 70 kilómetros hora)  pasando muy alto la cordillera (2.700 metros sobre el nivel del mar), mientras la vía de la línea es de 80 kilómetros por hora, como lo serán también las Autopistas de la Montaña, y cruza la cordillera a solo 2.400 metros sobre el nivel del mar.

Esta vía de la línea que entrará en operación en el 2017, ya saturada, exige una alternativa vial que debe ser la de Manizales.

La propuesta de la Sociedad de Mejoras Públicas y de la Universidad Nacional de Manizales presentada en Fresno el pasado 26 de abril, empieza por cambiar el nombre de vía Manizales-Mariquita por el de Transversal Cafetera, pues no se debería reducir a una vía para unir a dos ciudades como Manizales y Mariquita  sino de una transversal que impacte el Triángulo Económico de Colombia, articulando a Bogotá con el Eje Cafetero.  

En el Triángulo Económico de Colombia donde habita el 52 por ciento de la población del país y se genera el 64 por ciento del producto interno bruto nacional, la nueva propuesta consistente en una vía más expedita, que reduzca la distancia entre Pereira y Bogotá cuatro horas,  con una disminución impresionante  de los costos del transporte entre dichos nodos urbanos, estimada  en un 20% si se toma como referencia la vía Pereira Bogotá por la línea. A su vez esta reducción permitirá que las exportaciones del Eje Cafetero crezcan un 60%, dado que la relación entre economías del transporte e incremento de las exportaciones es de uno a tres.