24 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Instituto nacional de metrología firma acuerdo de reconocimiento con BIPM

17 de mayo de 2013
17 de mayo de 2013

Al hacer el anuncio, el Ministro señaló que “todos los productos que se producen en el país deben cumplir con los lineamientos internacionales sobre pesas y medidas, y el BIPM es el organismo a nivel internacional que tiene bajo su custodia las mediciones y patrones de referencia”.

Así mismo, explicó que este convenio permite, en primera instancia, el reconocimiento de nuestras medidas directamente por el único organismo creado a nivel internacional con este propósito, y “nos permite entrar en un selecto club de 55 países donde permanentemente se están realizando estudios y desarrollos para establecer nuevas medidas o para reevaluar las ya existentes”.

El BIPM fue creado en 1875 como referente para el control de las medidas que en ese momento eran básicamente la masa (kilogramo) y la longitud (metro); actualmente existen más unidades de medida como el tiempo (segundo), electricidad (amperio), temperatura (kelvin), cantidad de sustancia (mol) e intensidad luminosa (candela), que constituyen las siete unidades básicas de la física.

Sin embargo, en los últimos años se han venido desarrollando nuevas mediciones, especialmente para el área de la química, que son vitales para los sectores agropecuarios y de alimentos procesados.

Es de recordar que el proceso de adhesión de Colombia al BIPM inició en el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos con la radicación del respectivo proyecto de Ley ante el Congreso, el cual culminó satisfactoriamente en febrero de 2012 con la sanción de la Ley 1512.

Igualmente, en 2011 se creó el Instituto Nacional de Metrología (INM), entidad encargada del desarrollo de la metrología científica e industrial en el país, y responsable de mantener el sistema de medidas nacional con las referencias internacionales.

“Este proceso hace parte de una política más amplia, dirigida a tener cada día los mejores productos con los más altos estándares de calidad para nuestros consumidores, y al mismo tiempo lograr que nuestros empresarios cumplan con los requisitos técnicos exigidos por terceros países, reduciendo así las barreras técnica no arancelarias”, subrayó Díaz-Granados al reiterar que “la estrategia está clara: la calidad como un nuevo sello de Colombia, lo que se traducirá en un país más justo, más moderno y más seguro.”