26 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gerente para rato

6 de mayo de 2013
6 de mayo de 2013

Se equivocaron aquellos dirigentes al pensar que el mejor escenario para pedir la revocatoria del mandato del actual gerente de la Federación, Luis Genaro Muñoz, era en este congreso, pero la realidad fue que Antioquia, Caldas y Cundinamarca fueron voces acalladas por Huila, con la complicidad de los demás comités departamentales.

La posición de Quindío y Risaralda era obvia en consideración de su cada vez menor peso en la dirigencia nacional y, por ende, no podían quedarse por fuera de acceder a una mayor repartición de los beneficios gremiales.

En entrevista a alguno de los delegados quindianos asistentes, argumentaba que el informe de gestión del gerente para su período 2009/13 lo había impresionado positivamente y que como tal no había razones para plegarse a solicitar su dimisión. Pregunto, ¿sí la gestión fue loable, qué le pasó a la Federación que no se percató del malestar creciente en cierto sector de los productores? Es más, uno de los serios cuestionamientos hechos al gerente fue el parecerse más a un funcionario de gobierno y no a uno que había sido designado para representar a los caficultores. Precisamente esta actitud le restó poder frente a las bases productoras disidentes, lo que llevó a que la Federación estuviese ausente de las negociaciones que culminaron con la firma del acuerdo del pasado 8 de marzo suscrito entre el Gobierno y el Movimiento de Dignidad Cafetera.

Conforme a este acuerdo se han tenido avances en el tema crediticio y se esperan futuras reuniones para debatir los asuntos de fertilizantes y agroquímicos, formalización laboral, importaciones de café y proyectos minero-energéticos en zonas cafeteras. No hay duda alguna que la Federación es la principal fuente de información en estos temas y, por tanto, hará valer su condición de tal.

Paralelamente avanzarán las deliberaciones de la comisión de ajuste integrada por el Gobierno y cuyas conclusiones y recomendaciones serán objeto de análisis de la constituyente cafetera, que es una versión ampliada del congreso cafetero. O sea, se entraría de nuevo en la órbita de la Federación y del gerente.

Si se quiere provocar un remezón institucional, es necesaria la modificación previa de los estatutos gremiales, sobre todo en la esfera de la toma de decisiones. De lo contrario podría anularse cualquier tentativa que lleve a la modernización de la Federación, tal como ocurrió con el plan de acción para operar en el mercado libre, que fue preparado por la Comisión Mixta conformada por el presidente Gaviria en 1993. Crónica del Quindío.