28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fray Rodín y Santa Laura de Jericó.

17 de mayo de 2013

fray rodinEl Presidente Santos  le trajo de obsequio a Jericó el pendón  con la imagen de la Madre Laura que lucía en una de las naves de la Catedral de San Pedro en Roma el día de su solemne canonización, a la que había asistido en la grata compañía del Procurador General de la Nación y su señora,  de la bonita Canciller de la República, del Presidente del Congreso y señora y de una comitiva que con ellos la integraban  unas veinte personas. Cómodo aforo del avión presidencial que hizo escala en Lisboa  para saludar a nuestro colega periodista Germán Santamaría, Embajador en Portugal, a quien se da como fijo para ingresar al gobierno en la inminente crisis ministerial.

El viajecito del Presidente y sus acompañantes ha levantado algunas ampollas y ronchas. Los fundamentalistas del laicismo consagrado en la Constitución de l.991   han protestado por lo que consideran inclinación estatal por parte de su cabeza institucional, el Presidente, con su presencia en Roma y en Jericó,  hacia un credo religioso específico, en éste caso el catolicismo. Y los antropólogos mamertos han desempolvado la tesis de que la Madre Laura con sus misioneras no merecen homenaje alguno porque con sus labores humanitarias se ha atentado contra la identidad étnica  y cultural de nuestras tribus supérstites , abandonadas de la mano de Dios y de los hombres.

Pues ni lo uno ni lo otro. La santificación de la Madre Laura  es un magno acontecimiento en la paupérrima historia colombiana,tan huérfana de figuración universal. Precisamente porque Colombia es un Estado laico, donde se supone que cabe todo el mundo, hasta los católicos, sus dirigentes deben regocijarse con los lauros obtenidos por  meritorios colombianos, cualesquiera que sea su credo religioso o político. Que tal que Santos se hubiera limitado a enviar al Vaticano una corona con el Procurador Ordóñez. Los católicos, que son la mayoria religiosa colombiana, se hubieran encolerizado con toda la razón. Máxime , cuando el Presidente se ha declarado católico en todos los actos públicos en que ha aparecido con ocasión de lo de la Madre Laura. Además, para ser simplistas, si fue a Caracas al velorio de Chávez como no iba a ir a Roma y a Jericó, a rendir sus respetos a Santa Laura y a condecorar a su comunidad con la Cruz de  Boyacá, distinción que lució en  vida la santa antioqueña, impuesta por el Doctor  Eduardo Santos, liberal y masón, tío abuelo del Presidente de todos los colombianos, Dr. Juan Manuel Santos.

Y a los antropólogos indigenistas es de recordarles la opinión de José  Leonardo Domicó, embera katío, líder en las selvas de Dabeiba sobre la obra de la Madre Laura. » La Madre entendió y defendió la diversidad, reconoció al otro ser, que también tiene cualidades y valores, formado desde la naturaleza y no desde la academia o la modernización. Fué nuestra gran activista, la persona blanca  que más ha luchado por nosotros. Además nos evangelizó sin pretender arrancarnos nuestras costumbres ancestrales».

Detrás de la canonización  de la misionera antioqueña, viene la de otro paisano: la de  Mariano de Jesús Euse Hoyos, más conocido como el Padre Marianito. Ceremonia en la que deberá hacer presencia  el Presidente de ese entonces.  ( ¿ Simón Gaviria ?, ¿ Petro ?, ¿ Uribe ?, ¿ Iván Márquez ?, ¿ Piedad Córdoba ?, ¿ Martha Lucía Ramírez ?. Metí a Alvaro Uribe porque  los Santos  antioqueños son milagrosos de pura raza.). Pertinente entonces, que desde ahora comiencen, o comencemos,  a memorizar las estrictas normas protocolarias para tal ocasión. Nada de carrieles, guarnieles, sombreros aguadeños o vueltiaos, ni mochilas arhuacas o guajiras, ni ponchos con la efigie de Santa Laura de Jericó. Ni vestidos claros , ruanas o sudaderas con el escudo nacional para la entrevista con el Papa. Los caballeros deberán vestirse de negro o azul oscuro , camisa blanca y corbata sin colorinches. Las damas, vestidos formales, negros, sin escote y de manga larga.  Falda por debajo de las rodillas y la cabeza cubierta con una mantilla. Los tacones muy altos están vedados o las joyas ostentosas , como regalo de mafioso. Y una recomendación final. Si está casado por lo civil o arrejuntado, mande a su pareja de «shopping «, que Roma es la meca de la moda mundial. O a la Fontana de Trevi a que introduzca sus piececitos en el agua y mitigue el infernal verano. No corra el riesgo de que se la rechacen en la puerta de los aposentos vaticanos.