26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Estado colombiano aumenta su capacidad de atención a personas en proceso de reintegración en Caquetá

31 de mayo de 2013
31 de mayo de 2013

El montaje e instalación del centro de servicios de Florencia contó con el respaldo económico y operativo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), quienes desde 2006 apoyan al Gobierno colombiano en el proceso de desarme, desmovilización y reintegración de excombatientes. Anteriormente USAID y OIM ya habían apoyado la creación, equipamiento y montaje de los centros de servicio de Tarazá, Medellín y Turbo, en Antioquia; Montería y Tierralta, en Córdoba; Cali, Cúcuta, Santa Marta, Sincelejo y tres centros móviles diseñados para cubrir regiones apartadas del país.

Durante el acto, el presidente Santos certificó de manera simbólica a cinco participantes de la “Ruta para la Reintegración” por haber culminado exitosamente su proceso. También participaron el director de la ACR, Alejandro Éder; la directora programática de la ACR, Gisella De Andreis; el director de USAID Colombia, Peter Natiello; el jefe de misión de la OIM Colombia, Marcelo Pisani; la embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson de Frutos y el embajador de Alemania, Günter Kniess; además de líderes del gobierno local y regional.

La decisión de abrir un centro de servicios en el departamento de Caquetá se tomó por tres razones específicas: Esta región se caracteriza por el crecimiento en el número de desmovilizados, y eso se debe a que, históricamente, éste ha sido un territorio donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) han ejercido gran poder. Así, mientras en enero de 2010 había 492 personas en proceso de reintegración en la ciudad, para febrero de 2013, dos años después, dicha cifra aumentó a 852, lo que representa un incremento del 42%.

En segunda instancia, la población desmovilizada de Caquetá estaba siendo atendida a través del centro de servicios de Ibagué, el cual está ubicado a 301 kilómetros de Florencia (distancia equivalente a cinco horas de desplazamiento por carretera). El problema de la distancia, sumado al creciente número de desmovilizados era una limitación para el trabajo de los profesionales de la ACR.

Adicionalmente, en el marco de las negociaciones de paz del Gobierno nacional con las Farc, el departamento de Caquetá concentraría una gran cantidad de población desmovilizada. De hecho, en la actualidad el 80% de los desmovilizados de la región pertenecieron a dicho grupo armado.

Con el de Florencia, la ACR completa 30 centros de servicios en el país: uno de ellos móvil, cuatro en Bogotá, dos en Medellín y los otros en Aguachica y Valledupar (Cesar); Apartadó, Caucasia, Necoclí y Puerto Berrío (Antioquia); Ariguaní y Santa Marta (Magdalena); Barrancabermeja y Bucaramanga (Santander); Montería y Tierralta (Córdoba); Pereira (para todo el Eje Cafetero); Barranquilla, Cali, Cartagena, Sincelejo, Ibagué, Neiva, Pasto, Villavicencio y Yopal.