24 de abril de 2024

En Educación nos falta mucho por recorrer en Caldas…

18 de mayo de 2013
18 de mayo de 2013

foro

En la mañana del viernes se cumplió en el Teatro 8 de junio el Foro: “Calidad de la Educación e impacto del nuevo Acuerdo de matrículas de la Universidad de Caldas , iniciativa propuesta por el Concejo de Manizales y la Universidad de Caldas.
dario arenas
Arenas (foto derecha) hizo serios reparos al nuevo sistema de matrículas, «frente al cual se han disminuido casi en un 20 por ciento el número de estudiantes exonerados del pago de matrícula y se han trasladado a pagar mayoritariamente entre uno y dos millones de pesos, donde el 91 por ciento de los estudiantes provienen de estratos uno, dos y tres donde el 75 por ciento de las familias reportan ingresos de hasta dos salarios mínimos legales vigentes.

Al foro asistieron como invitados el gobernador de Caldas, Guido Echeverri, la  Secretaria de Educación Municipal, Maria Aracelly López Gil y   Wilmer Henao García representante de la Secretaria de Educación Departamental de Caldas.

En el foro intervinieron los diversos actores de la educación en Caldas y Manizales. Al finalizar la presentación de las 19  ponencias expuestas por parte de representantes de los estudiantes, docentes, padres de familia, concejales, miembros del Consejo Superior y directivos de la Universidad de Caldas.

Como un aporte a la discusión de la problemática educativa de la región, EJE 21 da a conocer los aspectos más sobresalientes de este foro:
guido echeverry
El Gobernador de Caldas, Guido Echeverri Piedrahita, reconoció como una convocatoria relevante el Foro:. “Me parece que es una muy buena oportunidad de empezar a vincular el municipio de Manizales a la problemática de la educación superior del departamento de Caldas, aquí hay temas que no son comunes, problemas que tenemos que superar conjuntamente y sobretodo esperamos una vinculación mucho más directa de la Entidad Municipal en los procesos de mejoramiento de calidad de la educación superior, porque la educación superior también es un problema del municipio de Manizales.”

La primera en intervenir con su ponencia , fue la Secretaria de Educación del Municipio ,María Aracelly López Gil , quien   presentó un recuento sobre las posibilidades y los factores de calidad que deben estar inmersos en la educación pública, y sobre la articulación que debe existir entre la educación media y la educación superior:

“Definitivamente se hace una propuesta donde se debe dar énfasis a la configuración de ser y del hacer,  y debe  trabajarse muy claramente en la mirada frente a los temas de certificaciones que instrumentalizan la educación en la universidad y que  de pronto atentan contra su autonomía pretendiendo mirar más que sus currículos, sus planes de estudio y los mismos hilos del tema de educación universitaria, éstos deben ser tendientes a fortalecer una educación que permita garantizar el desarrollo y la atención en humanidad”.

De otro lado señaló que  la verificación y la mirada estructural a la educación debe de hacerse no con el objetivo de instrumentalizar la educación, sino con el  propósito de alcanzar que instituciones que tiene que ver con el tema de la calidad de educación superior: “como Colciencias trabajen en los temas de apoyo para mejorar sus relaciones con la sociedad para que la universidad realmente responda a través de sus perfiles de formación, a través de sus currículos y a través de sus programas de investigación a una necesidades que tienen y demanda la comunidad.”

Orlando Salgado Ramírez y Diego Andrés Marín Cardona, docentes de la Universidad de Caldas, esbozaron en su ponencia que la Universidad Pública no puede cesar su misión de respaldar a  las clases menos favorecidas:

“Consideramos que hay muchachos que a veces, por ejemplo, en la universidad nacional no tienen la posibilidad de comprar un pin y o el examen de ingreso, entonces la universidad tiene que recuperar su misión y atender a estos muchachos, especialmente la educación pública, grado décimo y grado once hay que motivarlos desde allá.”

Así mismo, dieron a conocer que actualmente muchos jóvenes podrán seguir estudiando en la Universidad y tendrán más posibilidades de ingresar: “Queremos decirles a los muchachos que hay una  buena esperanza de seguir estudiando en la Universidad de Caldas, ya la Institución  nos da la oportunidad de tener a los mejores estudiantes inscribiéndose en la Universidad como mejor bachiller, eso le da la oportunidad al muchacho que desafortunadamente fracasó en las pruebas Saber 11, que se ha vuelto desafortunadamente el único filtro, la oportunidad directa de ingresar a la universidad por la capacidad académica con la que cuente”.

El Concejal Manuel Orlando Correa, del Partido de la U, reflejó en  su ponencia que la educación es fundamental para asumir los retos que Colombia ha presentado especialmente frente a los Objetivos del Milenio:

“Es claro que hacia donde apunta  el milenio tienen tres objetivos que básicamente se logran con el tema de la calidad en la educación. El primero es la erradicación de la pobreza extrema, la única forma de romper brechas sociales, de cambiar el ejercicio de la pobreza y poder brindarle oportunidades a las personas  a través de la educación. También habla de la universalización de la educación primaria, que no puede ser solamente un ejercicio de cobertura,  sino que también debe ser un ejercicio de calidad y en el objetivo que toca con el medio ambiente, se plantea en esos retos, sacar a más de 10 millones de personas de los barrios marginales y brindarles una mejor calidad de vida, y verdaderamente si se quiere sacarlos de esa vida de marginalidad, pero no se tiene el componente educativo no habrá promoción humana que sostenga esto en el tiempo.”

El Concejal planteó la importancia de considerar a la familia como un tema que influye en la calidad de la educación y de cómo los colegios deben involucrar a ésta en los procesos misionales, curriculares y en todo aquello que genere un sentido de pertenencia:

“Hoy muchos de los colegios se han convertido en reformatorios o en escenarios que no tienen una importancia en la calidad educativa, sino más bien en un lugar donde los educadores primarios, los acudientes o los padres de familia han descargado unas horas en unas instituciones educativas para sencillamente no cumplir con una labor de educación.”

Para concluir, el Concejal  precisó sobre  la evaluación en Manizales del Plan Maestro de Educación:

“Estos planes maestros y todos estos ejercicios de calidad en la educación tienen que dialogar con el concierto nacional, especialmente con la ley 715 y sus decretos reglamentarios que imponen un ejercicio presupuestal importante y unos ejercicios de eficiencia y eficacia de la educación que van en contravía al tema de la calidad, en ese sentido desde este Foro desde diferentes escenarios educativos se hace imperativo que el Gobierno Nacional, después de más de 10 años de la expedición de la ley 715, pueda observar cuáles han sido sus verdaderos impactos en la calidad y cómo este esquema de la ley 715 tiene que ser reevaluado si queremos ver la gente promulgar calidad en la educación.”
jose octavio cardona
Con una ponencia denominada “La calidad de la educación en nuestro país”, el Concejal José Octavio Cardona León (derecha), profundizo  en el tema basándose en cifras que a nivel mundial demuestran pocos avances en materia de educación en el país:

“De Colombia habrá que decir, que si bien es cierto que en lo regional tenemos avances que mostrar, a nivel mundial seguimos siendo bastante infortunados, basta con decir que la mejor calificada de nuestras universidades es la Universidad Nacional de Colombia y figura en el puesto 426 a nivel mundial.” Y se refirió a que la mejor universidad de nuestro medio es la universidad de Caldas, “La que según las calificaciones es la numero 17 a nivel de nuestro país y la 2254 a nivel mundial, eso ya deja mucho que desear.”

Cardona León hizo hincapié en las estadísticas mundiales que indican que los países con mejor calidad educativa tienen jornadas escolares mucho mayores que aquellos países con bajo nivel educativo, académico y de aprendizaje:

“Mientras que en los países asiáticos se estudia en promedio 220 días al año, en los países suramericanos se estudia en promedio 140 días, así mismo, en países avanzados se estudia en promedio 1.760 horas cada año, mientras que en nuestro medio difícilmente llegamos a las 700 horas por cada anualidad.”

Planteó en su ponencia que en Manizales podría existir una institución en la que funcione un colegio integral donde se puedan  desarrollar asuntos académicos en las dos jornadas ampliando la oferta académica, pasando luego a una jornada donde se dediquen esfuerzos a complementar los temas vistos y a las tareas lúdicas como la panadería, carpintería, culinaria, construcción, danza y sistemas entre otras:

“Tengo la convicción de que si nuestro estado dedicará más tiempo a la preparación académica de nuestros jóvenes y a la posterior complementación de esa educación con disciplinas que si bien pueden ser en parte algunas de las citadas, no solo obtendríamos jóvenes más preparados, con mayores opciones y oportunidades sino que le quitaríamos muchos jóvenes a la calle y la reducción de delitos y fracasos familiares sería realmente notable.”
juan carlos yepes
El representante de los docentes en el Consejo Superior Universitario , Juan Carlos Yepes , expuso que son  múltiples las variables que se conjugan para dar idea de calidad de la educación, entre ellas, el liderazgo insustituible de quienes dirigen y administran las instituciones educativas: “ Porque el elevado honor que implica la Rectoría de una Universidad está reservado sólo para muy pocos. Como lo expresara en junio de 2011 el colega Germán Ariel López Gartner : El aspirante a dicho cargo debe además demostrar una sólida formación humanista, académica, científica y administrativa, forjada a lo largo de una carrera que necesariamente se inicie en el seno mismo de la universidad. Ejemplos de Rectores de universidades prestigiosas ilustran de manera excepcional este aspecto. Creo firmemente que por aquí comienza la calidad de la educación superior, escogiendo sólo a los mejores para dirigir las universidades y no a los que simplemente encuentran en dichos cargos un campo más de sus intereses clientelares. La clase política (en la acepción clásica del italiano Gaetano Mosca) debería cuidarse de injerencias desmedidas en las universidades públicas, porque estas nobles instituciones fueron creadas para otro tipo de misiones, asociadas más con lo social y cultural de la ciencia y el humanismo que con apetitos burocráticos o de otra naturaleza”.

El docente se refirió a los planteamientos  hechos por   el abogado, magistrado y político colombiano Carlos Gaviria Díaz:

“él asegura que las universidades son lo que son sus profesores. Los directivos son contingencias, accidentes que, desde mi perspectiva académica, muy pocas veces logran generar derivas o coyunturas críticas que logran encaminar a las instituciones por la senda del desarrollo y la excelencia”.

De otra parte, afirmó que es innegable que la calidad o excelencia en la educación superior está inexorablemente ligada a su financiación:

“Una educación de calidad cuesta y los costos deben asumirlos los gobiernos, tal como quedara consagrado en la Declaración final de la Conferencia Mundial de Educación Superior efectuada en París en 2009, una Declaración a la que Colombia adhirió, igual que ha adherido a tantos otros compromisos y pactos internacionales que conforman bloque de constitucionalidad, entre ellos, el Pacto Internacional de Derechos Sociales, Económicos y Culturales que se refiere a la necesidad de implantación progresiva de la gratuidad en la educación superior”

Juan Carlos Yepes , concluyó así su intervención:

“La calidad en la educación superior no podrá darse sin autonomía. La universidad requiere del ejercicio libre de la academia y la investigación para poder mantener su naturaleza y esencia, si la universidad se sigue contaminando como hasta ahora lo viene haciendo, mucho más temprano que tarde dejará de cumplir la misión para la que ha nacido: la generación, difusión y aplicación de conocimiento para el perfeccionamiento de la vida. La Universidad, como patrimonio de la sociedad, debemos preservarla entre todos y salvarla del influjo nocivo de quienes la han usurpado”.

Dario  Arenas, representante de los estudiantes en Consejo Superior Universitario, sentó su posición frente al nuevo Acuerdo de matrículas en la Universidad de Caldas en su ponencia:

“Ante la evidencia  que presentan las cifras del nuevo sistema de matrículas, frente al cual se han disminuido casi en un 20 por ciento el número de estudiantes exonerados del pago de matrícula y se han trasladado a pagar mayoritariamente entre uno y dos millones de pesos, consideramos que por la conformación de la misma Universidad, donde el 91 por ciento de los estudiantes provienen de estratos uno, dos y tres donde el 75 por ciento de las familias reportan ingresos de hasta dos salarios mínimos legales vigentes, tenemos que modificar el sistema de matrículas actual, para avanzar en una real equidad, pero sobre todo para generar inclusión en la región.”

Oscar Alonso Vargas vocero del Partido Liberal, resaltó  en su ponencia  que la Universidad de Caldas se había caracterizado por ser una universidad pública con las matriculas más bajas del País, pero que a través  del Acuerdo 01  de 2011, se eliminaron los subsidios para las personas que tenían menos posibilidades de ingreso a una universidad: “se tuvo una alza del 575% pasando de $20.000 a $135.000, además disminuyendo las exoneraciones en las matriculas para los estudiantes. Lo anterior demuestra como progresivamente se va incursionando en el proceso de privatización de la educación pública y en nada se está aportando a la defensa de la educación pública de nuestro departamento ,ni dándole cumplimiento a los acuerdos q establece la constitución política colombiana y los acuerdos internacionales con respecto a la gratuidad de la educación pública”.

Al concluir su intervención precisó: “hoy es importante abrir una discusión  amplia y democrática para construir un modelo equitativo y ajustado a las necesidades, de la población estudiantil caldense, respetando en primera instancia el derecho constitucional  de las personas a la educación  y poder de esta manera  modificar algunos aspectos perversos consignados en el acuerdo 01 de 2011”.

La concejal Mónica Giraldo Mejía del Partido Conservador se refirió  en su ponencia “Nuestra Educación”, a algunas de las causas que ha llevado a que Colombia no cuente con cifras representativas frente a la calidad de la educación:

“Nuestras últimas generaciones son indiferentes y aun reacios a la educación, la cultura y el conocimiento. Somos negligentes en materia grave frente al simple hábito de  lectura. Tenemos el gran enemigo tecnológico del internet y por ende las redes sociales, escenarios dispersan al niño, al joven y al estudiante, su concentración en otros temas más divertidos que formadores y culturales y aún más cuando lo incitan a la corrupción”. Expresó que es “  el Estado a través de los órganos y autoridades competentes el que debe re direccionar la educación, atendiendo más a una formación integral que a una simple cátedra para el conocimiento”.

Planteó en su intervención que debe hacerse un redireccionamiento en los modelos de educación actualizando la actual normatividad a las necesidades y cambios sociales de hoy día, modificando el modelo y estándares educacionales , y consideró :

“Hay  una marcada inequidad en los salarios y remuneraciones entre profesores  y formadores de un alto perfil con respeto a profesores de un perfil menor con mejor salario. Debe asignarse más poder decisorio y autonomía en las directrices sobre educación a una entidad especializada. Y agregó:” se debe superar nuestra cultura de educación informal, formalizada superior y especializada  en un concepto de educación moderno que conduzca a una formación del alumno para el trabajo. El estado Colombiano  mediante el Ministerio de Educación y entidades afines debe crear sistemas de financiación para la educación de las comunidades de estratos bajos. Y concluyó: “ tenemos la inmediata necesidad de emprender acciones con el fin de actualizar los procesos formativos que nos lleve a mejorar nuestra calidad educativa”.   

Wilmer Henao García representante de la Secretaria de Educación Departamental de Caldas, enfatizó en  su ponencia el tema de la  articulación de la educación media con la educación superior a través del proyecto de la Universidad en el Campo:

“Estamos beneficiando estudiantes de estratos uno y dos de las zonas rurales más dispersas del Departamento a través de una gran alianza que se conformó entre la Gobernación de Caldas, el Comité de Cafeteros y la Chec, donde se están financiando a estos estudiantes en sus matrículas y les estamos llevando programas pertinentes para su regiones en el nivel técnico y tecnólogo profesional.”

El ponente indicó que el programa empezó en el año 2010 a partir de cinco experiencias piloto en las diferentes zonas del Departamento:

“Al momento ya tenemos alrededor de treinta experiencias, el programa empezó con la Universidad de Caldas y al ver los buenos resultados, se ha vinculado la Universidad Católica, la Universidad de Manizales y estamos en espera de otras universidades que quieran ser parte de la alianza.”

Francisco Javier González Sánchez, Concejal del Partido Verde, presentó una reflexión académica orientada a rescatar el juicio, la crítica y la racionalidad que caracterizan a la Universidad de Caldas,   con el propósito de cuestionar el escenario en el cual se realizó el debate que llevó al nuevo Acuerdo de matrículas, y si este fue político, económico, social, asistencialista o jurídico, y señaló:

“Por eso hay que poner en evidencia que la calidad y el facilitamiento de la calidad de la vida de los estudiantes no es una responsabilidad solo de la Universidad de Caldas, es una responsabilidad principalmente del municipio de Manizales también, porque casi el 70 por ciento de los estudiantes son de Manizales y el Municipio no ha asumido ninguna responsabilidad, que a mi juicio le corresponde, porque igual la Universidad está contribuyendo a los indicadores de educación de la ciudad, entonces lo más justo es que la ciudad y el Municipio también respondan en la misma medida.”

Así concluyó su presentación González Sánchez:

“Es muy lamentable la orfandad del Municipio frente al cumplimiento de las metas, frente al bienestar del estudiante y frente al apoyo financiero que tiene la Universidad por parte de la Administración Municipal.”

Marco Tulio Jaramillo, docente de la Universidad de Caldas, planteó que de acuerdo a lo que señala la Constitución Política la educación superior debe ser gratuita: “para esto se tiene que invertir, deben existir  prioridades de gasto en el Gobierno Nacional como por ejemplo, no invertir más en guerra, eliminar la corrupción y tendríamos muchos más recursos  para ofrecer  educación gratuita de alta calidad en las regiones.”

De igual manera apreció: “entendemos que si la Universidad de Caldas es una de las 10 mejores universidades del país, la deben apoyar sin ningún tipo de retribución fuera del que le dé una educación de calidad a los estudiantes. Se hace necesario revisar la pertinencia de los programas que ofrecen las universidades en las diferentes regiones porque a veces no lo requieren, simplemente el joven  que quiere se profesional hace cualquier carrera.”

El Concejal del Partido Verde, John Hemayr Yepes, consideró en su ponencia :

“El tema es hablar de la supuesta cobertura que se está haciendo en la universidad pública la cual afecta directamente la calidad, al no aumentar los beneficios de bienestar universitario, al también tener en cuenta que los estudiantes se están viendo como el mecanismo propio de autofinanciación de las universidades ya que estas tienen una desfinanciación directa del Estado como tal, y que tiene como propuesta el método chileno,  modelo bajo el cual los estudiantes sean vistos como una mercancía para sostener la educación como un servicio para unos privados y no para un público como está contemplado dentro de la Constitución.”

Tulia Helena Hernández, representante de la Personería Municipal, presentó un análisis sobre la desarticulación que se ha dado entre la academia y la administración pública:

“Falta todavía que nos comprendamos, de hecho aquí se puede visualizar que hay interpretaciones relacionadas con derechos de diversas clasificaciones que no se han llevado al escenario de la Personería,  que si bien en cierto modo quiere decir,  que no tengamos experiencia en la tutela o la propuesta de acciones constitucionales para que se lleve a cabo ese estado de derecho en las pocas intervenciones que hemos llevado a cabo,  hemos tenido interceptaciones judiciales exitosas para proteger el acceso a la educación , y si en este caso la dificultad para acceder a la educación tiene que ver con los aspectos económicos , pues esta ha sido una interpretación que se ha tenido desde la dirección de esos derechos sociales , de proteger día por día el cumplimiento .

Pero para el caso de tratarse de la educación con el Estado que la misma constitución lo prevé siendo la educación reconocida como derecho fundamental solamente para los niños,  en la adición de ser un servicio público y de ser un derecho de la persona , hay que llevarla  de una manera diferente y articulado con el informe de desarrollo humano de Naciones Unidas.”

Frente al tema del Acuerdo de matrículas se pronunció:

“No hemos tenido esa articulación porque la lectura de quienes buscan la protección de los derechos en la Universidad de Caldas, todavía no ha superado esa disgregación entre la izquierda y la derecha, se piensa que el reclamar por un derecho es pensar de izquierda y que si usted no está con las directivas entonces es que usted es de derecha, esas son lecturas que lamentablemente existen en la academia y que hay que empezarlas a articular en la ciudadanía para lograr que se desarrolle la participación ciudadana y que las personas que usan el servicio público educativo accedan a los mecanismos de participación donde les reconozcan su derecho a tomar parte de las decisiones que los afectan de modo que lo que se trae al escenario,  es que la fijación de  nuevas tarifas en una institución del estado , debe hacerse en colectivo.”
ricardo gomez
Ricardo Gómez, Rector de la Universidad de Caldas, se refirió durante su ponencia a las grandes trasformaciones que ha tenido la Institución: “Hemos conseguido 12 mil millones de pesos adicionales de la Nación en gestión con el Gobierno y con los parlamentarios, a quienes les agradecemos y hemos transformado las instalaciones físicas ya que hay 10 mil metros cuadrados renovados, es decir, el edificio Orlando Sierra, con recursos de la estampilla que el año pasado se rebajó, pero la hemos administrado bien.”

El Rector señaló en qué se han invertido los recursos que se han recaudado: “Hemos comprado 6 mil metros cuadrados nuevos en el Colegio Centenario, hemos aumentado el número de doctores, hoy en día tenemos 75 doctores formados en la planta y otros 75 en formación, hemos hecho un esfuerzo monumental en llevar a los profesores a formarse a nivel doctoral y a nivel de internacionalización hemos cumplido un sueño que teníamos desde el principio y es que los muchachos puedan hacer semestres académicos en otros países, este año 100 estudiantes se van a hacer su semestre a otro país. 40 se fueron en el primer semestre, 60 en el segundo.”

Además, resaltó el aumento  en el ingreso de estudiantes : “Hoy estamos en 13 mil estudiantes, hace tres años eran menos de 11 mil estudiantes y con esto se concluye que para la ciudad es una fortaleza la Universidad de Caldas que además, no le cuesta nada al Municipio, el 62 por ciento de los estudiantes son locales, el resto son de otros municipios o de otros departamentos.”

El Rector de la Universidad invitó al Concejo Municipal a trabajar en proyectos conjuntos: “Primero quiero dar un agradecimiento al Concejo Municipal por habernos permitido un espacio donde contemos qué es la universidad, en qué estamos y segundo invitarlos a buscar proyectos conjuntos, como por ejemplo, la cancha de fútbol que queda en el velódromo, mitad es del Municipio y mitad de la Universidad, la cual podríamos conjuntamente convertirla en una cancha sintética, que en esos planes hemos estado desde la Administración anterior.” De igual manera, sugirió que el Municipio se vincule para la construcción de la Biblioteca de la Universidad, cuya construcción iniciará muy pronto, y propuso que “se cree una tarifa especialmente de transporte público para estudiantes y que haya un sistema de transporte inteligente para eso, la Universidad estaría muy contenta de poder participar.”

Al finalizar la presentación de las 19  ponencias expuestas por parte de representantes de los estudiantes, docentes, padres de familia, concejales, miembros del Consejo Superior y directivos de la Universidad de Caldas,  El Presidente del Concejo John Heberth Zamora clausuró el Foro con las siguientes conclusiones:

-La calidad de la educación superior es una prioridad y responsabilidad social. Ofrecerla es un deber de las instituciones. Para lograrlo se hace necesario definir que los sistemas de acreditación no solo instrumentalicen los procesos educativos; sino que se constituyan en apoyo y soporte que fortalezca y garantice la asistencia y financiación de los procesos de docencia, investigación y extensión de la universidad. Para lograr en el mediano plazo una mejor calidad en la oferta educativa del país, se reclama un mayor compromiso institucional y  revisión de la pertinencia de los programas según las necesidades y vocación de la ciudad.

– Se requieren programas que le aseguren al país una mejor calidad en la oferta educativa y una restricción a los programas “de garaje”. Así mismo se hace necesario que para los programas de pregrado el gobierno sea exigente en la entrega de registros calificados para evitar la proliferación de programas que no ofrecen garantías ni respuestas a las necesidades socioeconómicas del país. Y  que se fortalezcan del mismo modo las carreras de alto impacto social.

– Los currículos y estrategias pedagógicas, investigativas y la selección de docentes deben responder  los fines sustanciales de los Proyectos Educativos Institucionales, poniendo el conocimiento al servicio de la sociedad y humanizando los procesos educativos con miras al cumplimiento de la responsabilidad de la Universidad frente a la construcción de civilidad, Formación humana y progreso social y económico.

–  Las estrategias de acceso y permanencia de los estudiantes en la Universidad se deben garantizar  para los que egresan de la educación media a través de proyectos de articulación curricular y económica,  den oportunidad a los estudiantes de estratos 1, 2 y 3 tanto de la zona urbana como rural de continuar con la esperanza de culminar su formación profesional.

–  Implementar estrategias de comunicación entre los usuarios y directivos de la Universidad para revisar los datos reales e impactos económicos para ambas partes del acuerdo de matrículas 022 del 16 de julio de 2012.

-Se deben exigir unos estándares mínimos de calidad obligatorios para todos los programas de maestría y doctorado en el país. Dichos estándares pondrán orden al crecimiento descontrolado de estas ofertas educativas, muchas veces a costa de la calidad.

-La educación superior de alta calidad es imposible sin condiciones materiales que lo permitan, no puede hablarse de calidad en medio del desfinanciamiento, y la asfixia presupuestal, calidad sin laboratorios, sin inversión en investigación, sin profesores formados y contratados con dignidad, sin bienestar universitario, sin bibliotecas, sin proyección social ligada a las más profundas necesidades de la sociedad.

– Se hace necesario revisar el proceso de selección, ingreso y contratación de docentes con relación al perfil de los estudiantes y profesores que se esperan formar.

-Se hace necesario modificar algunos aspectos inequitativos del Acuerdo  022 de  julio 16 de 2012 invitando a participar en la construcción a los organismos de control, las organizaciones de estudiantes, los docentes, padres de familia y otros estamentos que quieran intervenir en este proceso,  para no hacerlo de facto sino amparado bajo postulados eminentemente democráticos.