19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Bogotá habitan 20 mil personas por kilómetro cuadrado

15 de mayo de 2013
15 de mayo de 2013

“Bogotá es la ciudad más redensificada de América, aumentar el índice de personas por hectárea solo crearía más hacinamiento y caos para todos los capitalinos”, dijo Palacio.

Según el concejal del partido de La U, propuestas como la redensificación de la ciudad está muy alejada de la realidad y no está soportada en ningún estudio, pero sí desconoce estudios recientes, que señalan que la capital del país es la ciudad más redensificada de todo el continente.

“Las cifras señalan que en Bogotá habitan 20 mil personas por kilómetro cuadrado, es decir, 200 personas por hectárea, eso coloca a la ciudad en el primer lugar de las ciudades más densamente pobladas de todo el continente. Pero no solo eso, Ciudad Bolívar tiene tasas de 350 habitantes por hectárea esa cifra sitúa a esta localidad como la zona más densamente poblada del mundo”, agregó el cabildante.

Palacio le preguntó a la Administración Distrital en qué estudio se basa la propuesta de redensificar zonas como el centro ampliado, donde en algunas áreas no cabe una solución habitacional más y las redes de servicios públicos domiciliarios y la infraestructura de movilidad están a su máxima capacidad.

“En Bogotá no se construye una nueva avenida importante hace más de 20 años. Esto nos quiere decir que en vez de concentrar la población lo que se debe proponer es una real articulación distrital para suministrar servicios de calidad y una manera efectiva de garantizar sistemas de transporte masivos que generen recorridos más rápidos”, indicó.

Puntualizó en que si se tiende a reducir el ritmo de crecimiento demográfico de Bogotá estas variables deben sustituirse por espacios de crecimiento ordenado y planificado, “con miras a poder tener espacios que garanticen una sostenibilidad tanto de servicios públicos, movilidad y beneficios sociales”.

Además de estos factores, dice Palacio, no podemos descuidar los procesos históricos de Bogotá que han demostrado una progresividad en la densificación.

“Muchas zonas de Bogotá ya se encuentran en un tope de redes que no podrían ser realmente capaces de abastecer a un grupo poblacional alto. La capital debe tener un marco de expansión ordenada y ambientalmente sostenible con características urbanísticas y de equipamientos que pueda organizar un marco regional que pueda generar una inclusión de todos los ciudadanos y devolverle a Bogotá la competitividad que ha perdido durante las administraciones pasadas”, concluyó.