16 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Emilio Tapia esperaba coronar una “tajada” de 1,4 billones por construcción del Metro en Bogotá

11 de mayo de 2013
11 de mayo de 2013

 

Las metas de recaudo, a corto, mediano y largo plazo, por concepto del “ carrusel de la contratación” fueron encontradas en una contabilidad secreta que tenía Tapia, que está en poder de la fiscalía y cuyo contenido fundamental fue revelado por los colegas del diario El Tiempo.

A corto plazo se advierte que por el contrato del recaudo de pasajes del SITP, adjudicado después a la empresa Recaudo Bogotá, por un valor de 64 billones de pesos, Tapia aspiraba a una comisión del 1,6 por ciento.

Y a más largo plazo, la mayor tajada correspondía al contrato para la construcción del Metro, que se proponía adelantar el exalcalde Samuel Moreno Rojas, y que tenía un costo de 4 BILLONES de pesos.

La comisión era del 63 por ciento, esto es el equivalente de 1,4 BILLONES de pesos.

Fuera de eso, esperaba “mordidas” que iban del 6,6 por ciento al 29 por ciento, entre ellos por los multimillonarios contratos de las basuras, la Avenida Longitudinal de Occidente, ALO, la ampliación de la autopista Norte, las adiciones a las troncales de la Fase III de TransMilenio y dos autopistas urbanas y hasta en los negocios de parqueaderos.

Pero por “negocios” ya realizados, es decir, por contratos adjudicados, aparecen por lo menos un ingreso de 2.363 millones de pesos.

Pero los recaudos y las proyecciones, no solo corresponden a Bogotá, sino que se extienden a 41 obras en siete ciudades, entre ellas Cartagena, Sincelejo, Villavicencio, Barranquilla, Valledupar y el vecino municipio de La Calera, en Cundinamarca.

En lo que corresponde a la capital de la república, Emilio Tapia afirma que pactó las comisiones actuando a nombre del exalcalde Samuel Moreno Rojas y de su hermano, el exsenador Ivan Moreno Rojas.

El informe del diario capitalino destaca que en una tabla en Excel indica la ruta de varios giros de la Unión Temporal GTM, a la que el IDU le adjudicó el contrato para reparar vías en las localidades de Santa Fe, Candelaria, San Cristóbal y Rafael Uribe, por 93.000 millones de pesos.

Añade que de un total de 1.858 millones de pesos, hay un giro de 320 millones que dice “entregar ET”, iniciales de Emilio Tapia.

Tambien figuran dos pagos hechos a Henry Medina Rache, un comerciante de Corabastos ligado nada mas ni nada menos que a Marco Antonio Gil, alias “el papero’, capturado en marzo pasado en Bogotá por narcotráfico.

Los giros tienen que ver con un negocio que estaba gestionando para quedarse con el Centro Comercial de San Victorino “Cielos Abiertos”, según lo explica el propio Tapia.

El informe detalla que en una casilla, denominada ‘responsable’ de cada proyecto, aparecen los nombres de ‘Flako’, que corresponde a Tapia; del empresario Saúl Campanella, también vinculado al ‘carrusel’, y de dos financistas de la entera confianza de Tapia, a los que él llamaba ‘Terry’ y la ‘Sorda’.

Finalmente, en la contabilidad hay una relación de 100 cheques girados en el 2010 desde las cuentas de Tapia y otras tablas que evidencian cómo se manejaron millonarios recursos para el arreglo de la malla vial.

Entre los giros hay uno al polémico contratista Julio Gómez, por 8 millones de pesos, y dos a nombre de Manuel Pastrana Sagre, quien fue asesor en la Empresa de Renovación Urbana (ERU), en el gobierno de Moreno.

Pastrana, hombre de confianza de Tapia, recibió 160 millones de pesos. Por esos giros y relación, Pastrana estaría buscando un acercamiento con la Fiscalía.