4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El preso

26 de mayo de 2013
26 de mayo de 2013

Entre Toronto, Chicago y Medellín se gestó en tiempo récord el feliz alumbramiento que concibió el músico y compositor paisa Alvaro Velásquez Balcázar durante una gira que adelantaba por Norteamérica el famoso conjunto “Los Graduados” del cual formó parte hasta cuando se fue a fundar los exitosos “Combo de las Estrellas, con Jairo Paternina,  y “El Tropicombo”, con Jorge Cottes.

Hombre de mucha iniciativa, Velásquez acaba de publicar el libro autobiográfico “El Preso-La canción de mi vida”, en el que plantea –sin ambages– que su creación es para la salsa colombiana lo que es  “Cien años de soledad” para la literatura de nuestro  país y del universo.

El artista guarda los originales de los primeros versos de su composición más prestigiosa, escritos en hojas con membretes del Hotel Travel Lodge de Chicago, Estado Unidos, al conocer en detalle el drama de su compatriota en Canadá.

La obra –prologada por el escritor y ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar Jaramillo y sustentada por el veterano presentador de televisión Jorge Barón— tiene como segundo actor a un preso de verdad, identificado como Carlos Hugo Valente Paz  que lo acompaña en las 300 páginas del relato.

He aquí la letra completa de “El Preso”: En el mundo en que yo vivo/ siempre hay cuatro esquinas/ pero entre esquina y esquina/siempre habrá lo mismo.

Para mí no existe el cielo/ni luna, ni estrellas/ para mí no alumbra el sol/

aquí todo es tinieblas/ ay, qué negro es mi destino/ todo de mí se aleja/ ya perdí toda esperanza/ ya a Dios sólo llegan mis quejas.

Condenado para siempre/en esta horrible celda/ donde no llega el cariño/ ni la voz de nadie/ aquí me paso las horas/ las noches enteras/  solo vivo el recuerdo/ eterno de mi madre.

Solo espero que llegue/el día que la muerte/ me lleve a estar con ella/ y entonces así cambie mi suerte.

El cuadro de honor del fonograma lo conforman el compositor Alvaro Velásquez;  el arreglista Luis Carlos Montoya (el mismo de “La Piragua”); el cantante  Wilson Manyoma, ”Saoco”; el director de la Orquesta Fruko y sus Tesos, Julio Ernesto Estrada, pionero de la salsa en Colombia; sello productor: Discos Fuentes, y administradora de la obra, Edimúsica.

El malogrado compositor e intérprete de aires bailables Gildardo Montoya, ¡alma bendita!, le sugirió darle el título de “El Preso”, aunque ya hubiese en el mercado un disco con ese nombre, en ritmo de bolero, cantando por Daniel Santos, y le aconsejó que lo grabara en Fuentes, no en Codiscos, porque allá tenían a un salsero de la talla de Fruko.

En el libro, Velásquez es particularmente duro con las disqueras y las editoras que explotan las composiciones de los artistas colombianos:

“El resultado económico con astronómicas diferencias lo pueden ver de abajo para arriba: La fábrica y la editora que son lo mismo llevan más de 30 años vendiendo y recibiendo dinero a montón por “El Preso”.  Julio Ernesto Estrada –Fruko- ha viajado por más de 70 países toando y ganando bien con su orquesta.  William Manyoma –Saoco- se desligó de la orquesta y trabaja solo o con la suya o con pistas y viaja por todo el mundo cobrando bien. En cambio Alvaro Velásquez, el compositor, siempre ha recibido unas “regalías” muy “sospechosas” por parte de Edimusica y al maestro Luis Carlos Montoya le pagaron el valor del arreglo y chao”.

La apostilla: Por lo visto, los compositores colombianos sí saben para quién trabajan sus musas!