27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Destituido e inhabilitado por 10 años docente de Pereira

9 de mayo de 2013
9 de mayo de 2013

El disciplinado, en enero de 2012, después de comunicarse en varias oportunidades con la menor víctima por una de las redes sociales y en la misma institución educativa donde la cortejaba y le manifestaba que le gustaba mucho, logró ganarse su confianza para que lo visitara en su residencia, donde luego de conversar un poco con ella aprovechó para cometer actos sexuales impropios, infringiendo con esta conducta el Código Disciplinario Único en sus artículos 23 y 34, además de la Ley penal colombiana que dicta que “el que realice actos sexuales diversos del acceso carnal con persona menor de 14 años o en su presencia, o la induzca a prácticas sexuales, incurrirá en prisión de 9 a 13 años”.

Con su actuar, es claro que la voluntad del docente López López estuvo encausada a realizar la conducta aquí censurada, por el hecho de haber pedido a la menor agredida “que no fuera a contar lo sucedido a nadie, que negara los hechos y que borrara las comunicaciones virtuales, pues de lo contrario él estaría en problemas”.  Adicionalmente, no se trató de un hecho accidental, sino que el encuentro íntimo obedeció a una preparación que venía gestando el educador desde finales del año anterior a la falta.

El servidor público no podía apartarse del objetivo principal para el cual había sido contratado, es decir, el servir al Estado y a la comunidad en la forma establecida en la Constitución, la Ley y los reglamentos, más aún en el caso de los educadores, respecto de los cuales “se espera una prístina condición moral en el reto de formar a los niños en condiciones dignas y acordes a las buenas costumbres”, según se señala en el fallo.

La conducta delictiva se encuentra, de acuerdo a la estructura de la falta disciplinaria, catalogada como gravísima y cometida con dolo.