18 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Defensor del pueblo insiste en que se decrete emergencia social en cárceles

17 de mayo de 2013
17 de mayo de 2013

Otálora Gómez, recordó que le ha recomendado al Gobierno Nacional declarar la emergencia social “ya que los problemas que vive el sistema penitenciario y carcelario del país registran niveles intolerables por cuenta del hacinamiento y de los problemas de salud, principalmente”.

Según el Defensor, la reforma al Código Penitenciario, que actualmente discute el Congreso, propone una serie de medidas de mediano y largo plazo que considera, son un paliativas.

“La Defensoría reconoce que el Gobierno Nacional está trabajando arduamente en este proyecto pero, en nuestro sentir, esa no es la solución que requiere el régimen carcelario”, señaló.

Para el defensor, el problema carcelario no es nuevo y se ha venido agravado en los últimos meses, al punto que en este momento se registran 14 cárceles cerradas por órdenes de jueces mediante fallos de tutela, por cuenta del hacinamiento que alcanza el 54% nacional, con niveles que llegan hasta el 400% en cárceles como la de Riohacha.
“Consideramos que la situación requiere medidas extraordinarias. Claramente estamos ante un hecho sobreviviente con 14 cárceles cerradas y se vienen más cierres porque hay un mayor número de tutelas en curso” destacó el Defensor.

Otálora recalcó, además, que la Defensoría no está planteando una emergencia carcelaria, la cual podría ser decretada por el director del Inpec con autorización del Ministerio de Justicia, sino que se trata de una emergencia social mediante la cual el Gobierno pueda expedir decretos con fuerza de ley.

Dicho decretos permitirían por ejemplo, la implementación de figuras jurídicas que permitan la excarcelación de personas que hayan cometido delitos de bajo impacto, la creación y nombramiento de jueces de descongestión de ejecución de penas que ayuden a reducir el represamiento de solicitudes de libertad que hoy reposan en los despachos judiciales, y la consecución de terrenos apropiados para construir nuevas cárceles bajo la figura de contratación directa.

Por último, el Defensor recordó al filósofo israelí Avishai Margalit que en uno de sus libros asegura que para saber qué tan decente es una sociedad se requiere visitar sus hospitales y sus cárceles para verificar el respeto por los derechos humanos. “Que sea este el momento de para tomar la ruta hacia una sociedad decente”, concluyó Otálora Gómez.