18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Coletazos del fallo contra el Gobernador

7 de mayo de 2013
7 de mayo de 2013

Los coletazos de la sentencia se verán venir en los próximos meses, por los efectos políticos y administrativos, en una Gobernación que era ejercida con ciertos visos de transparencia que le dieron una nueva imagen al departamento, tras los escándalos producidos en los años pasados.

La determinación genera cambios e inestabilidad administrativa, por cuanto, al nuevo Gobernador que se elija en los próximos dos meses, sólo le quedaría para completar el periodo, tan sólo dos años y cinco meses de gestión. Si en cuatro años es poco lo que se hace, mucho menos en tan corto tiempo, debido a que el período es institucional y no personal.

Sea lo primero precisar que la dejación del cargo, es consecuencia de una sentencia que declara nula la elección, porque Echeverri Piedrahita, inscribió su candidatura, según el Consejo de Estado, estando inhabilitado, pues su esposa Ana María Jaramillo, un año antes de la elección, había ejercido, así sea en calidad de encargada, como Secretaria de Hacienda de la Alcaldía de Manizales.

La inhabilidad es taxativa al referirse a que la inhabilitante haya ejercido autoridad civil, política y administrativa en el respectivo departamento, doce meses antes de la elección del inhabilitado. Sin embargo, lo que hizo el Consejo de Estado fue extender la comprensión territorial y jurisdiccional de un cargo municipal, como si fuera departamental.

El fallo es de carácter administrativo y electoral, y no disciplinario, como algunos medios equivocadamente lo han informado. El Gobernador no ha sido destituido, por cuanto no fue objeto de investigación, ni mucho menos sancionado por la Procuraduría, entidad que es la que ordena una destitución.

Aquí lo que ocurrió es la nulidad de la elección y que trae como consecuencia una vacancia absoluta que debe ser suplida por otro, quien será elegido en otros comicios, ya que apenas Echeverri Piedrahita lleva en el cargo 16 meses, y tendrá que nombrarse a quien debe encargarse, mientras se adelanta el proceso electoral, por espacio de dos meses.

Se da como seguro, que la terna de la cual el Presidente Juan Manuel Santos escogerá al gobernador encargado, la presentará el partido conservador, línea del exsenador Omar Yepes Alzate, según los acuerdos a los que llegaron los otros partidos, como el Liberal y Cambio Radical, que fueron los que conformaron la alianza en las elecciones de octubre de 2011.

Se insiste en que uno de los opcionados podría ser el exrepresentante a la Cámara Juan Martín Hoyos Villegas, hijo de la exgobernadora Pilar Villegas de Hoyos. Mientras tanto seleccionarán al candidato de coalición para conservar el poder en el departamento.

De los otros partidos, que agrupan la nueva coalición, la llamada U-Sierristas, podrían surgir nombres, que con desgano, para tan poco tiempo, podrían entrar a competir para obtener espacios en la Gobernación, a la que siempre han mirado con interés, con cuatro intentos fallidos, pues tan sólo han ostentado el poder en la Alcaldía de Manizales. A lo mejor persistirán en la excongresista Adriana Gutiérrez Jaramillo para que sea la candidata.

Además, no puede desconocerse que ellos fueron los promotores de la demanda de nulidad electoral, y cumplieron su objetivo, al tiempo que irónicamente se disponían a ostentar altos cargos en el departamento que les ofrecía su víctima, el hoy depuesto Gobernador.

Por razones de economía, debido al corto período que queda y en aras de la gobernabilidad que recupere lo que ha perdido Caldas por esa inestabilidad administrativa, también se habla de un candidato de consenso entre todos los partidos, pero esa posibilidad sería utópica, pues las divisiones internas hacen difícil que así ocurra.

Ahora bien, los costos políticos y económicos apenas se van a conocer. Estas elecciones atípicas le podrían valer al gobierno nacional por lo menos 3 mil 300 millones de pesos. Esos serían, los gastos electorales a cargo de la Registraduría del Estado Civil.

Por otra parte, habría millonarios gastos para las campañas políticas que deberán emprender los diferentes partidos y movimientos. Habrá un desgaste político y económico, ya que se está muy cerca también de los comicios del 9 de marzo del año entrante cuando se elijan Congresistas y en mayo Presidente de la República. Así entonces, Caldas tendría en menos de un año tres jornadas electorales. Estas próximas elecciones de Gobernador cambiarán de cierta forma el mapa político de Caldas, y servirán de abrebocas para los comicios de Congreso y Presidencia. Podrían entrar en juego, desde ya, las fuerzas santistas y uribistas. Cualquier cosa puede suceder.

Guido Echeverri violó el régimen de inhabilidades: Consejo de Estado
«Acato el fallo del Consejo de Estado»: gobernador Echeverry