28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Canciller de Venezuela dijo que enemigos de paz en Colombia buscan afectar relación bilateral

20 de mayo de 2013
20 de mayo de 2013

«Los sectores belicistas en Colombia apuestan a una descomposición de las relaciones (…), fundamentalmente para evitar que el esfuerzo más serio que se ha hecho por la paz en Colombia llegue a un feliz término», dijo Jaua a la emisora Televen de su país.

Venezuela y Chile son acompañantes y Cuba y Noruega son garantes de los diálogos de paz que se celebran desde noviembre pasado en La Habana entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para intentar poner fin a medio siglo de conflicto armado interno colombiano.

Jaua subrayó que la paz en Colombia, país con el cual su país comparte una frontera terrestre de más de 2.200 kilómetros, «es la seguridad y la estabilidad de Venezuela».

Por ello, Venezuela apoya el diálogo de paz de sus vecinos y mantiene el compromiso de evitar que la relación bilateral sea afectada, haciendo suya una declaración que le atribuyó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos: «no nos van a descarrilar quienes quieren la guerra».

Jaua no nombró esta vez al expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010), denunciado a inicios de mes por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de urdir un plan para matarlo.

«Uribe está detrás de un plan para asesinarme. Uribe es un asesino. Yo ya tengo elementos (probatorios) suficientes de que él está conspirando y hay sectores de la derecha venezolana en comunicación con él para eso», dijo Maduro el 3 de mayo pasado.

Uribe anunció tras ello que pediría medidas de protección a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a lo que Maduro reaccionó diciendo: «Así son los mafiosos, mandan a matar y salen a denunciar que les quieren hacer algo a ellos para taparse».

Santos salió al paso y aseguró que la denuncia de Maduro sería tratada por la vía diplomática, después de que otro expresidente colombiano, Andrés Pastrana, le pidiera «romper el silencio».