8 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ángela Robledo pide sanción penal, moral y social para quienes violentan a las mujeres

21 de mayo de 2013
21 de mayo de 2013

“Hago un llamado a todas las mujeres congresistas para que apoyen una sanción penal, moral y social contra el congresista agresor”, dijo Ángela Robledo.

“En Colombia, una de cada tres mujeres (39%) ha sido agredida físicamente por su pareja o ex pareja. El 76% de las mujeres víctimas de violencia física no asistieron a ninguna institución a denunciar el maltrato del que fueron objeto. 6% de las mujeres reportó haber sido forzadas a tener relaciones sexuales. El 66% de las mujeres afirman que sus esposos o compañeros ejercían situaciones de control sobre ellas, según la Encuesta de Demografía y Salud”, dijo Ángela Robledo.

La parlamentaria aseguró que se necesitan políticas sociales contundentes, un compromiso decidido de todos los sectores gubernamentales y cambios profundos en los imaginarios culturales para realmente avanzar en los objetivos de la Ley 1257 de 2008, que pasan por prevenir, proteger y atender las violencias, asimetrías y discriminaciones de que son víctimas miles de mujeres por cuenta de una cultura patriarcal y machista.

En Colombia, un estudio del Departamento Nacional de Planeación (DNP), el BID y la Universidad de los Andes arrojó que los ingresos dejados de percibir por las mujeres a causa de la violencia, corresponden a 2.2% del PIB del país y se estima que los costos anuales totales por causa de la violencia intrafamiliar, pueden alcanzar el 4% del PIB anual.

Ángela Robledo aseguró que si bien los Decretos que reglamentan la Ley 1257 son muy importantes, falta precisar y difundir con mayor vehemencia las rutas de atención en los casos de violencia contra niñas y jóvenes en el sistema educativo; urge armonizar los decretos referidos a justicia y salud en lo relacionado con la protección integral a las mujeres víctimas de violencia y sus hijos, en particular los temas de hotelería y refugios, y afinar los alcances del programa de equidad laboral con perspectiva de género, que ha creado muchas expectativas.