23 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A debate en Senado proyecto para ampliar penas a conductores borrachos

7 de mayo de 2013
7 de mayo de 2013

La ponencia presentada por la senadora Karime Motta, sugiere que para el homicidio culposo agravado por conductores borrachos la pena se aumente de la mitad al doble, es decir, entre 72 a 180 meses.

Karime Motta y el presidente del Senado, Roy Barreras, son los autores de la iniciativa, y aparecen acompañados de varios Representantes a la Cámara.

Anota en el informe que en ese caso procede la detención preventiva y que el juez la aplicará, si lo encuentra necesario; la pena final no puede ser domiciliaria por ser su mínimo mayor de cinco años; puede ser suspendida (concederse excarcelación) si hay aceptación de los cargos y el criterio del Juez así lo determina, pues la pena mínima impuesta podrá ser de 36 meses.

Dice la congresista Motta en la ponencia que de esta manera se obtiene una regulación de penas adecuada a la necesidad social, a la vez que se mantiene el concepto de delito por imprudencia o culposo que es universalmente aceptado para los casos de tránsito vehicular.

La iniciativa incorpora en el artículo 110, de los agravantes del homicidio culposo y las lesiones personales, circunstancias que atentan gravemente contra la seguridad vial, por conductas que desconocen la normatividad que la ley ha establecido para el ejercicio diligente y cuidadoso de una actividad de tan alto riesgo como es la conducción de un vehículo automotor; tales circunstancias corresponden a:

a) Si al momento de cometer la conducta el agente no es titular de la licencia de conducción exigida por la ley o su licencia había sido cancelada, suspendida o retenida y la causa de ello no ha sido superada.
Esto se debe a que es sabido que con frecuencia hay conductores que obtienen diferentes licencias en diferentes municipios, o con diferentes datos, con lo cual burlan a la autoridad y la ley.

b) Si al momento de cometer la conducta el agente se encuentra incurso en una violación a las normas de tránsito y ello ha sido determinante para su resultado.

El proyecto de ley crea un nuevo artículo que dice: “De la seguridad vial y la conducción bajo el influjo de alcohol u otras sustancias tóxicas sicotrópicas, en el que se tipifica como delito la conducción de vehículo automotor bajo el influjo de alcohol y/o sustancias tóxicas sicotrópicas, en una tasa igual o superior a 80 miligramos por decilitro en sangre, y atribuyéndole como consecuencia jurídica una pena de uno (1) a seis meses (6) de prisión”.