19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tensa situación en Venezuela por rumores de fraude

16 de abril de 2013
16 de abril de 2013

AFP-EFE. El oficialista Nicolás Maduro fue proclamado ayer presidente electo de Venezuela por las autoridades electorales, tras ganar las elecciones del domingo con 50,75% de los votos contra 48,97% que obtuvo el líder opositor Henrique Capriles.

Pero Maduro inicia la era post Hugo Chávez debilitado políticamente tras una estrecha victoria en los comicios presidenciales que, cuestionada por la oposición, tiene en zozobra a Venezuela a la espera de un recuento de votos por el máximo órgano electoral.

“Estamos en una situación muy delicada. El margen es tan estrecho que en un país que está extremadamente polarizado es difícil de tragar políticamente. Quedó en evidencia que el país está partido literalmente en dos. Somos matemáticamente dos mitades”, afirmó el sociólogo y analista político Ignacio Ávalos.

Voto por voto

Tras el anuncio del CNE, Maduro, exchofer de bus y exsindicalista de 50 años, aseguró que su triunfo era “justo, legal, constitucional”, que le da una “legitimidad revolucionaria”, pero dio su acuerdo para que se haga una auditoría y no “quede duda” de los resultados.

Poco después, Capriles, gobernador del estado de Miranda de 40 años, anunció al país que no reconocerá los resultados “hasta tanto aquí no se cuente cada voto de los venezolanos, uno por uno”.

El recuento del 100% de los votos emitidos en los comicios conlleva la apertura de todas las cajas de votación que contienen los comprobantes físicos de los votos transmitidos de forma electrónica al CNE.

Resultado estrecho

El tiempo apremia. El autoproclamado “hijo” de Chávez tiene previsto tomar posesión el próximo viernes y completar el periodo de seis años del fallecido Presidente iniciado el 10 de enero, tras su victoria en la presidencial de octubre.

Ninguna encuesta había previsto un resultado tan estrecho y las últimas estimaban que la ventaja de Maduro rondaba los diez puntos.

En las últimas elecciones de octubre, Chávez derrotó a Capriles por 11 puntos porcentuales, equivalentes a 1,6 millones de votos.

Tensa calma

El país se encontraba ayer en una calma aparente, sin reporte de incidentes por parte de las autoridades, pero la tensión e incertidumbre se respiraba en las calles, a la espera de los pasos a seguir por Maduro y Capriles.

Opiniones

En la madrugada, cerca del Palacio de Miraflores, adonde la fiesta chavista se aguó, el desconcierto fue evidente: “Los números no mienten, el ‘burguesito’ debería de reconocer el resultado que dio el CNE. No sé qué pasó, muchos se voltearon, pero el Presidente ahora es Maduro para seguir el legado del Comandante”, dijo Nahem Machado, un obrero de 41 años.

Los retos

Tras 14 años de hiperliderazgo de Chávez, Maduro hereda una Venezuela, además de radicalmente dividida en dos, con una economía totalmente dependiente de la renta petrolera y las importaciones, golpeada por el déficit público, la inflación, la escasez de productos básicos y la falta de divisas.

Atacar la inseguridad, que se tradujo en 16.000 homicidios en 2012, la mayor tasa de Sudamérica, también será una de las prioridades del próximo gobierno.

“Para recuperar el país deberá llamar a un gobierno de unidad nacional, no puede progresar el país mientras el gobierno tenga un apartheid político”, dijo a la AFP el analista Hernán Castillo.

Para Ávalos, el “gran esfuerzo, quede como quede esto, es cómo volver a ser un país, con sus conflictos y contradicciones, con mecanismos de conversación. Aquí nadie habla con nadie”, lamentó.

Equilibrio cívico-militar

Las Fuerzas Armadas, según los analistas, son clave en esta incertidumbre dado el poder que tienen en la estructura del Gobierno -11 de 23 gobernadores son militares-.

“Reflejan lo que es el país, lo que es la sociedad venezolana. Están divididos. Hay una lucha entre los que están tratando de convertir las Fuerzas Armadas en el brazo armado del Partido Socialista Unido de Venezuela y la otra parte que defiende su misión institucional”, afirmó Castillo.

El titular de ayer en el diario económico El Mundo es una muestra muy elocuente de las situación que vive el país 40 días después de la muerte de Hugo Chávez: “Estabilidad del país pasa por cuarteles militares”.

Mientras tanto, los aliados de Venezuela, Cuba, Bolivia, Argentina, Rusia, Belarús y Ecuador, ya saludaron la victoria de Maduro.

¿Golpe de Estado?

Finalmente, el equipo de campaña del chavista Nicolás Maduro acusó ayer al líder opositor Henrique Capriles de querer dar un golpe de Estado al haber convocado una movilización popular para exigir el recuento de votos.

“Lo que está detrás de sus palabras, señor Capriles, es una convocatoria a un golpe contra el Estado, las instituciones, la democracia de este país”, denunció el jefe de campaña oficialista Jorge Rodríguez en el canal oficial VTV.

Rechazo opositor

° Miles de opositores manifestaron ayer su rechazo a la proclamación de Nicolás Maduro como ganador de las elecciones presidenciales del domingo y Presidente electo con manifestaciones y un cacerolazo en Caracas. En la Plaza de Altamira, en el tradicionalmente opositor municipio caraqueño de Chacao, cientos de personas se congregaron para reclamar el recuento de los votos y defender las aspiraciones del candidato opositor, Henrique Capriles, quien ha afirmado que no va a reconocer los resultados hasta que no se contabilicen de nuevo las papeletas.

“El pueblo unido, jamás será vencido”, “Fraude” o “sSe va a caer, este gobierno va a caer” fueron algunas de las consignas que gritaron los opositores.

Apresan a militares

° El candidato presidencial opositor venezolano, Henrique Capriles, denunció ayer que hay militares que han sido apresados por exigir el cumplimiento de la Constitución tras las elecciones del domingo.

“Tengo información de miembros de nuestra Fuerza Armada (FANB), militares de nuestra patria, que están a esta hora detenidos, que han sido puestos presos porque en el día de ayer exigían el cumplimiento de la Constitución”, dijo Capriles en una intervención pública.