19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Qué país serio pensaría en Pachito Santos como presidente

29 de abril de 2013

gilberto montalvoEl memorándum cuando lo nombraron director de RCN noticias decía: “Se  informa a todos los corresponsales en el país que cuando se refieran al director deben hacerlo como Francisco y no como algunos confianzudamente le llaman pacho o pachito”, atentamente: Pachito Santos.

Como periodista ha sido un fiasco total, llegó a la jefatura de redacción de El Tiempo por razones obvias menos por competente porque si así hubiera sido no lo habían sancionado por irresponsable cuando en primera página y como uno de los monumentos a la falta de rigor y seriedad  en el caótico periodismo colombiano  calumnió de manera grotesca al obispo Nel Beltrán, quien aunque no ha sido una pera en dulce, tampoco estaba en Cuba, en ese momento, haciendo relaciones públicas a terroristas, como lo afirmó pachito. Le dieron ocho días de simbólica  sanción sin descuento de nómina pero luego siguió con sus recurrentes torpezas.

Pachito es terriblemente abominable y brincón.No tiene respeto por nada y su frenesí mundano lo acerca a la irresponsabilidad en todo. No tuvo empacho en acercarse a los criminales de un tal bloque Tequendama de las Auc, todavía ronda por ahí su cercanía con estos bandidos. Pero como todo en este paisucho donde la ley es para los de ruana, la justicia se ha hecho la boba, aunque boba ha sido siempre y  se mantiene. Como entre todos ellos, los mandamases de múltiples  pelambres, se conocen sus rollos, se tapan con las mismas cobijas. No hay de qué hacer un caldo.

Es tan poca seria esta politiquería en Colombia que el tal centro democrático, una expresión electorera disfuncional, dizque para derrotar al mismo establecimiento a que pertenecen, abrió un abanico de vitrineros  para que alguno sea ungido como candidato para ponerlo en contienda a Memel.

Oscar Iván Zuluaga, misterioso acaudalado, no simpatiza con nadie. Dicen que es cerebral y preparado pero no arranca la más mínima emoción. Además de un rostro inmarcesible que genera estupor entre los mismos reencauchados. Defensor de la anarquía financiera y protector de los latrocinios. Empresario exitoso. ¿Qué empresario exitoso tiene corazón?

Juan Carlos Vélez, burócrata empedernido y mediocre ex director de Aerocivil,  gris y fatuo como todos los senadores. Exponente claro de esa arrodillada clase politiquera antioqueña, ambivalente y codiciosa.

Ufff, Carlos Holmes Trujillo García, politiquero  sin vísceras. Hijo del más elocuente troglodita del liberalismo vallecaucano inventor de la molicie y las trapisondas. Hermanito de Víctor Renán el héroe de la superintendencia de salud, otro pillo de siete suelas. Proclive y malsano guardaespaldas del tenebroso presidente del 8.000 y como todo lagarto  pasó de su liberalismo de origen a cuanto movimiento le ha ajustado a sus apetencias. Dueño de notaría con la Pantoja, su ex. Mejor dicho un pelele.

José Félix Lafourie, qué pereza, otro saurio. No ha podido explicar sus cercanías con lo más granado del paramilitarismo de Córdoba. Tiene su enroque en un segmento de los ganaderos porque no todos le siguen. Genera desconfianza por enigmático cuando le conviene y dicharachero cuando también. Es ostentoso y extravagante. Pepe Lafourie para sus cercanos que son todos los del Gun o el Nogal. Una joyita.

Marta Lucía Ramírez de Rincón, nunca se ha sabido de dónde viene o para dónde va. Algunas veces aparece como conservadora, pastranista, otras de la U., del uribismo, el santismo, el puro centro, en fin de dónde sea y por lo que sea. De esto o aquello. La pusieron de comercio exterior y después en  defensa y la pueden poner de presidenta, eso no importa. Tiene una colección de paracaídas en su casa, la misma que compró con las veleidades no resueltas de  su esposo, el doctor Rincón, a quien le reconocían con jugosos contratos estatales la fortuna de compartir lecho con la eximia. De verborrea imparable. Fue modelo en los sesentas. Aseguran que tiene buenas piernas. No se las he visto.

Y…. Pachito el inefable, el hombre de las galletas. Disfruta con sus jóvenes custodios, el hijo de Hernando el gobiernista más elocuente que ha tenido este país. No tenía partido, tenia gobierno de turno. Pachito el hoy candidato a la presidencia  más opcionado del tal centro democrático le heredó a su papito lindo plata, poder, majaderías y  taras genéticas que ya fueron contadas a extensión en abultado anecdotario sobre el tío, sí sobre Eduardo Santos y su prole.

Pachito candidato del puro centro. Están hechos. Les lleva kilómetros a sus bobalicones contendores en las amañadas encuestas. Tiene la fortaleza indiscutible de que Uribe no lo quiere. Lo detesta. Seguro, es en serio. No se lo traga. Pero eso que interesa, mijito.

Recuerdan cuando el presidentico dijo que pachito, el mismo de siempre, le pidió llorando la vicepresidentica.

Se sacan los trapos al sol pero viven arrejuntados. Concubinos por conveniencia y por negocios.

En esas andamos. Jodidos. Seguramente el litigio electorero será entre un Santos y el otro. Y para qué reclamar más si la del Polo será Carita López, otra heredera de taras y miserablesas- sobrina  del truculento caso  Mamatoco- aunque camuflada de izquierdista duerme con Romero el príncipe consorte comunistoide acaudalado de zapatos italianos y perfume francés.

Pero si algo peor faltara y una constituyente pos La Habana habilitara a Teodora Bolívar  podría ser  la alternativa de la marcha patriótica para que ante los ojos del mundo refrendemos que este es un país de mierda absolutamente llevado del putas.  ¡Y que viva el partido conservador!