18 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«La radio colombiana no tenía ni tiene nada qué aprenderle a los españolotes»

28 de abril de 2013
28 de abril de 2013

gustavo nino mendoza

Imagen primiciadiario.com

Comenzó su actividad como comunicador de la mano de Fabio Espinoza, el mismo empresario radial que le dio la oportunidad a Yamid Amat. Niño Mendoza llegó a la radio en 1970 como locutor relojero de Radio Única Tunja de la Cadena CORAL. En esta frecuencia fue descubierto por los directivos de La Voz de La independencia, emisora en la cual se estructuró como productor de radio. En 1972 lo contrató Clemente Rodríguez, propietario del Grupo Libertadores. En 1976, su maestro y amigo Fabio Becerra Ruiz, lo animó para buscar nuevos horizontes en Bogotá, a donde viajó en 1977. Jesús Peña Fonseca, director de Radio Visión Caracol, lo contrató. Allí trabajó al lado de Jaime Martínez, quien sin ningún egoísmo lo aconsejó, además de recomendarlo con Enrique París, director de Caracol Stereo.

“El turco”, hombre de radio que transpiraba talento por cada poro, descubrió en Niño Mendoza una excelente voz, por lo que no dudó en promoverlo como la voz de Caracol Stereo, donde fue escuchado, por la esposa de Jaime Tobón de la Roche, Luz Helena Yepes, directora de MusicarStereo, frecuencia de música culta. Desde estas dos frecuencias se proyectó y recibió la  Antena de la Consagración en 1980.

Este premio fue tenido en cuenta por Yamid Amat, quien lo llevó como lector de noticias de Las Cien noticias Caracol. Hoy, después de 35 años de haber llegado a Bogotá recuerda a su gran maestro Armando Osorio, quien fue definitivo en la personalidad de su voz. Lo recomendó como lector de noticias con Yamid. Gustavo, en los años 80 y noventa fue una de las voces comerciales más solicitadas y cotizadas, al lado del Jaime Martínez y Gonzalo Ayala. Al respecto comenta: “hoy no hay control de calidad en la producción de comerciales. En los setenta, ochenta y parte de los noventa, estábamos los que sabíamos de radio, los verdaderos profesionales”.

–¿Fue Clemente Rodríguez quien creyó en su talento?

–Creo que sí, pero hubo antes otro periodista y locutor quien fue el que me abrió las puertas de la primera emisora donde yo empecé con mi actividad radial. Se llamaba Héctor Velázquez Laos y fue en Radio Única en 1970 en Tunja y era una estación de la Cadena Coral de Colombia….Tuve la suerte de tener el mismo trato en la Cadena Caracol, Promec Televisión, Colombiana de Televisión y en todas las Agencias de Publicidad de Bogotá, el país y del exterior.

–¿Cuál fue su primera experiencia radial?

–En esa radio de provincia, donde se aprende de todo y toca hacerle a todo. Locutor relojero, reportero, hasta actor, porque a Velázquez Laos le gustaba la radio novela y en Tunja se hicieron varias.

–¿Cómo determinó que debía ir a trabajar a Bogotá?

–Fue en 1977 cuando ya habían transcurrido 7 años trabajando en la radio boyacense –Radio Única,Transmisora de la Independencia, Grupo Libertadores de Emisoras, conglomerado de estaciones de Clemente J Rodríguez– y me cuestioné sobre hasta dónde podía llegar en la radio regional de mi departamento. Hice un viaje exploratorio a Bogotá y con tan buena suerte que logré conectarme con Caracol en una de sus emisoras musicales de la época que era Radio Visión. Me quedé 28 años en esa cadena.

–¿Quiénes dominaban en ese momento el mundo de la lectura de noticias?

–Manolo Villareal, Heliodoro Otero, Eduardo Aponte Rodríguez, Armando Osorio Herrera –mi maestro en la lectura de noticias—y Eucario Bermúdez, aunque él ya estaba de salida para Miami.

–¿Se acabarán definitivamente los locutores?

–No creo. Ese fenómeno de desconocer a los locutores se da aquí en Colombia por magnánima decisión de los chapetones de Prisa que compraron bien barata a la más importante cadena de radio del país y vinieron a imponer su estilo de la Cadena Ser de España. Luego, como ha sido de toda la vida, R.C.N hizo lo mismo, porque todo lo que hace Caracol lo imita R.C.N…..Por eso es que la cadena de Ardila Lulle siempre será la segundona y ahora creo que la tercerona y hasta cuarterona. Jajajaja….Creo que en Alemania, Francia, en Argentina, Chile y en los mismos Estados Unidos los locutores siguen ocupando un digno lugar en los diferentes medios hablados.

–¿Cuántos comerciales ha grabado?

–Creo que incluidos los que aún se graban, han sido unos 30.000

–¿Cuántas rabietas le soportó a Yamid?

–No me lo puede creer nadie. En 11 años que trabajé con Yamid Amat en Caracol, jamás hubo un altercado. Él sigue siendo muy temperamental y exigente con la gente que lo rodea pero la verdad es que entre él y yo siempre existió una muy buena relación laboral y de amistad.

–¿Qué noticias le impresionaron al leerlas?

–Fueron las relacionadas con la toma del Palacio de Justicia y la tragedia de Armero. El suplicio de la niña Omaira y todo lo que sucedió en esos dos escenarios, Eso no se nos podrá olvidad jamás.

–¿Quién le enseñó la técnica de respirar, contener aire y deletrear cada palabra?

–Esas técnicas de lectura de noticias me las enseño mi maestro Armando Osorio Herrera. Un hombre que no conoció el egoísmo conmigo y puso todo su conocimiento sobre estos tópicos de la locución a mi servicio.

–¿Hubo alguna palabra que le incomodara?

–No. Nunca encontré una palabra que me incomodara. El locutor en general y especialmente de noticias, debe tener siempre una dicción perfecta y hacer mucho ejercicio con los músculos faciales, de la boca y lengua para no enredarse con ningún vocablo.

–¿Es usted un perfeccionista?

–Sí, soy un perfeccionista total. Es que toda actividad en la vida tiene que estar respaldada por el profesionalismo y la impecabilidad…Los médicos, los arquitectos, los abogados, los pilotos no pueden darse el lujo de la mediocridad cualquier error es su final. Y los locutores no debemos estar exentos del desempeño íntegro y armonioso de este bello trabajo.

–¿Por qué tenía fama de malgeniado?

–Precisamente tenía fama de malgeniado por ser amigo de la perfección y de la puntualidad…La incompetencia siempre me ha producido, como decía un personaje del Chavo del 8, «Me da Cosa».

–¿Con quién conformó el mejor dueto informativo?

–El mejor dueto informativo fue con varios colegas. Con Eduardo Aponte Armando Osorio, con Jesús Alzate Arroyo. Uno muy importante y que se escuchaba muy bien fue con Judith Sarmiento Granada. También fue agradable leer noticias con Vicky Dávila y María Consuelo Caycedo.

–¿Pertenece a la ACL?

–Hoy no pertenezco a la ACL. Hace 11 años me retiré de esa agremiación. No me pregunte por qué.

–¿Recuerda un momento triste en su actividad profesional?

–No. Afortunadamente no tengo momentos tristes para recordar. Todo ha sido en mi trabajo muy satisfactorio y relajado.

–¿Qué recuerda de su paso por RCN?

–Por R.C.N fue un paso que nunca he debido dar. Hay unos mandos medios que no respetan la dignidad de las personas ni su prestigio ni su paso de tantos años por los más importantes medios hablados. De allá solo recuerdo amargos momentos, el bajarme de nivel como locutor. Pues de la Básica como locutor de noticias e institucional de esa cadena me mandaron a una emisora de Zipaquirá a anunciar boleros. Fueron en R.C.N irrespetuosos con mi trabajo y mi jerarquía como locutor.

–¿Cuántos años en la Cadena Líder?

–En La Cadena Melodía ya son 4 años. Respetado y admirado por sus directivas y por la audiencia de sus frecuencias.

–¿Fue un error dejar Caracol?

–Yo no dejé a Caracol. Caracol me dejó a mí.

–¿Qué aportaron los españoles con su llegada a Caracol a la Radiodifusión Nacional?

–Los Chapetones no le han aportado nada a Caracol ni a la Radio en general. Aquí ya todo estaba inventado y el estilo de la radio Colombiana no tenía ni tiene nada qué aprenderle a los españoletes.

–¿Cómo es un día suyo ahora?

–Un día común en mi vida es casi igual a los últimos 35 años. Salir de la cama a las 4.30 de la madrugada. Integrarme al equipo de noticias de Melodía y estar todo el día hasta las 7.30 de la noche pendiente de las emisiones del noticiero y lo que resulte en producción.

–¿Tiene un archivo de sus voces?

–No, nunca me preocupé por ese tipo de archivos. En YouTube hay muchas grabaciones mías.

–¿Cómo fue su paso por la televisión nacional?

–Mi paso por la TV colombiana, fue muy satisfactorio, tanto en Promec como en Colombiana de Televisión donde durante 8 años presenté a los doctores Ramón de Zubiría y Abelardo Forero Benavidez en su extraordinario programa «El Pasado en Presente».

–¿Escucha a los Carrangueros de Ráquira?

–¿Quién no ha escuchado a los Carrangueros? Claro que los oigo y me encanta esa cultura musical que a demás es original de mi bella tierra boyacense.

–¿Qué tan buen bailarín es?

–Bailarín, fui bueno en mis años mozos. Ya a estas alturas la artritis no lo deja practicar esos ritmos de hoy….No me imagino bailando champeta o cualquier cosa de esas…

–¿Tomó algo para cuidar la voz?

–Si, para cuidar la voz algunos whiskycillos los fines de semana..Jajaja.

–¿El locutor nace o se hace?

–Ambas cosas. El locutor nace, porque es un talento que viene en el cordón umbilical y se hace, porque el locutor debe ser una persona preparada y con una excelente educación. Hay que ser autodidacta y leer todo cuanto llegue a nuestras manos.

–¿En qué emisora le gustaría leer la noticia sobre la paz en Colombia?

–Como están las cosas, yo creo que la paz en Colombia se va a demorar más de lo que podamos imaginar. Creo que la emisora desde donde informaré de ese gran paso será La Radio Celestial…