23 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Promotores de revocatoria a Gustavo Petro ya radicaron las firmas

19 de abril de 2013
19 de abril de 2013

El legislador dio a conocer todos los puntos que argumentan la presentación de su proyecto de ley para que sean los ciudadanos quienes decidan si sacan al alcalde.

Ahora la Registraduría deberá iniciar la revisión de las rúbricas para que salga el mandatario del cargo.

El alcalde quiere cambiar la destinación de los 800 mil millones de pesos de cupo de endeudamiento aprobado para Metro pesado y destinarlos al Metro ligero.

– Entró en operaciones el Sistema Integrado de Transporte que no logró integrar las tarjetas de operación. Según el Secretario de Hacienda, Bogotá pierde 1000 millones de pesos semanales del Fondo de Estabilización de Transmilenio.

– El contrato de Transmilenio ligero por la Séptima no ha sido liquidado. Además, dejó perder 130 mil millones de pesos que el Gobierno Nacional le iba a dar a Bogotá para el Transmilenio hasta El Dorado.

– La implementación del programa Basura Cero fue tan poco planeada, que tuvo que recurrir de nuevo a las empresas privadas (a las que él mismo llamó mafiosas) para que a Bogotá no la consumiera la basura.

– Los cambios de obras que pretendía hacer con los cobros de valorización (hacer ocho pasos deprimidos en la Avenida Caracas y arreglar la malla vial de tres localidades -Puente Aranda, Chapinero y Usaquén) no cuentan con estudios, planeación ni mucho menos cronogramas.

– Por presentar lotes sin servicios públicos y no aptos para vivienda, Petro dejó perder 3000 casas de las 8000 que el Gobierno iba a destinar en Bogotá para los más pobres de los pobres.

– La rebaja en las tarifas de Transmilenio no afecta a la empresa sino a las finanzas públicas, ya que está desfinanciando el Fondo de Estabilización.

– De la administración de Petro han salido 18 de sus funcionarios en 1 año y 4 meses. Y su equipo empezó a desmoronarse cuando, a tan sólo 3 meses de haber iniciado su mandato, renunció su mano derecha, Antonio Navarro.

– Esta inestabilidad y recurrentes interinidades han hecho que la ejecución de los programas no sea continua y, en algunos casos, casi nula.

Porque polariza a la ciudad en lugar de unirla alrededor de grandes proyectos

– Venimos de un desgobierno de 4 años y, ante esto, Petro no ha sido capaz de asumir un liderazgo por la ciudadanía sin importar su estrato socioeconómico y que ayude a construir una ciudad para todos.

– Un ejemplo de esto es con la valorización. En medio de su populismo, propuso exonerar del pago a las personas de menores recursos, pero a las de más recursos las dejaría pagando mucho más de lo que les corresponde porque necesita financiar 2 megaobras que no tienen estudios.

– Ha debilitado la cultura de pago de impuestos de Bogotá, que era la mejor del país.

– Su administración, que ha sido más una plataforma política e ideológica, no se ha centrado en solucionar los problemas más evidentes que tiene la ciudad, como la movilidad, las basuras y la seguridad, sino que se ha dedicado a decir que los “ricos” lo quieren revocar y que quieren hacerle un golpe de estado. Señor Alcalde, de norte a sur, de oriente a occidente los bogotanos quieren ver obras, desarrollo económico, no arengas veintejulieras para autovictimizarse.

– El Alcalde no está dispuesto a encontrar puntos medios ni consensos con nadie. Quiere hacer su voluntad y gobernar para unos pocos.

– La Veeduría Distrital afirma que el porcentaje de la ejecución presupuestal del primer año de Gustavo Petro es la más baja comparada con el primer año de gobierno de las tres últimas administraciones, y uno de los menores de la última década.

– Según este mismo informe, existe un incremento exorbitante en el presupuesto de ingresos, que no se justifican considerando la baja capacidad de ejecución de compromisos y giros y el elevado monto de reservas presupuestales y superavits reportados al final de la vigencia.

Sumado a esto, la inestabilidad y elevada rotación en los cargos directivos, inexperiencia de los funcionarios de primera línea en asuntos administrativos del sector público, tiene bloqueado el desarrollo de la Capital de la República.

– No es justo que una persona se demore más de 2 horas en transportarse en la ciudad por el mal estado de la malla vial, por la ausencia de ejecución de obras y la improvisada implementación de un sistema integrado de transporte que sólo trae pérdidas al distrito.

– No es justo que no se pueda transitar con tranquilidad por las calles o en un bus, porque siempre existe el riesgo de que lo atraquen. La medida de prohibir el porte de armas de fuego es bueno en la medida en que han bajado los homicidios con este tipo de armas pero, ¿qué pasa con las armas blancas?

– No existen estadísticas de robos, porque la gente no denuncia. Pero cada día se escuchan historias diferentes de ciudadanos expuestos a estas transgresiones.

– Según la encuesta de Datexco, revelada por La W, el 56,01% de los encuestados creen que la ciudad va mal, el 64,91% desaprueba la manera cómo Gustavo Petro está manejando la ciudad, y el 60.79% tiene una imagen desfavorable del Alcalde.

La Registraduría Distrital confirmó que este jueves fueron radicadas el conjunto de firmas para promover la revocatoria de mandato del alcalde Gustavo Francisco Petro Urrego. Con ésta ya son 13 las solicitudes de revocatoria de mandato de alcaldes en lo corrido de 2013.

Gustavo Petro Urrego ganó las elecciones con un total de 723.157 votos, razón por la cual se requiere que las firmas válidas que avalan la petición de revocatoria sean al menos 289.263, cifra que equivale al 40% de la votación obtenida por el alcalde.

El promotor de la revocatoria, el Representante a la Cámara, Miguel Gómez Martínez, afirma haber entregado 131 cuadernillos, cada uno con 250 planillas, para un total de 32.275 folios con 641.707 firmas de apoyo.

Ahora la Registraduría Distrital, remitirá a la Dirección de Censo Electoral de la Registraduría Nacional del Estado Civil los apoyos radicados para proceder a la revisión de las firmas.

Si la cantidad de firmas válidas supera el 40% de los votos obtenidos por el alcalde y la resolución queda en firme, la Registraduría Distrital, convocaría a los ciudadanos para la votación de la revocatoria dentro de un término no superior a dos meses.

La Registraduría Nacional del Estado Civil cuenta con un plazo de 30 días contados a partir de la entrega de la documentación para entregar la correspondiente certificación. Este término se podrá prorrogar por otro tanto, de acuerdo con la cantidad de firmas en proceso de revisión, teniendo en cuenta que la Entidad revisará una a una todas las firmas recibidas hoy.

La revisión incluye verificar que los datos estén completos, que no haya firmas repetidas, que todos los apoyos correspondan al censo electoral de Bogotá D.C. y realizar un análisis grafológico para comprobar que no hay “planas” o conjuntos de firmas suscritas por un mismo ciudadano, entre otros aspectos.

Así mismo, las firmas entregadas deben haber sido diligenciadas en el Formulario Recolección de Apoyos – Revocatoria de Mandato, el cual se encuentra disponible en la página web www.registraduria.gov.co. El formulario debe incluir un encabezado en cada uno de los folios, que describa los fundamentos de la convocatoria a la revocatoria de mandato, por insatisfacción general de la ciudadanía o por el incumplimiento del programa de gobierno, para que el ciudadano tenga pleno conocimiento de las razones por la cuales firma como apoyo. Además debe contener casillas para que los ciudadanos de su puño y letra, diligencien los datos de fecha, nombres y apellidos completos, número de cédula, dirección y firma. La revisión de firmas culminará con un informe en el que consta el número total de apoyos efectivamente recibidos, el número de apoyos válidos y los anulados, especificando el motivo.

Con fundamento en este informe, los respectivos Registradores Distritales expedirán una resolución motivada por medio de la cual certificará si la solicitud cumple o no con los requisitos. Contra esta resolución proceden los recursos de Reposición ante los Registradores Distritales del Estado Civil de Bogotá D.C, y el de apelación ante el Registrador Nacional del Estado Civil, en los términos de los artículos 74 y siguientes del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

De acuerdo con la Ley 741 de 2002 que modificó el artículo 69 de la Ley 134 de 1994, la revocatoria es aprobada “por la mitad más uno de los votos ciudadanos que participen en la respectiva convocatoria, siempre que el número de sufragios no sea inferior al 55% de la votación válida registrada el día en que se eligió al respectivo mandatario”.

La Ley 134 de 1994 prevé que si como resultado de la votación no se revoca el mandato del gobernador o alcalde, no podrá volver a intentarse en lo que resta de su período.