25 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

LOS GANSOS viajan en victoria.

11 de abril de 2013
11 de abril de 2013

Parecen, en principio, infatigables. Su disciplina es  puesta a toda prueba y la demuestran con los relevos que ejecutan en el firmamento. Son coequiperos de magnitud formidable.

Unos colaboran con otros y todos recíprocamente entre sí. Son eficaz y eficiente modelo de integración de esfuerzos para sacar avante cualquier proyecto y alcanzar exitosamente la meta que se han propuesto alcanzar con el esfuerzo colectivo.

Todos son responsables de todos, y a quien se retrasa o cae al suelo o es herido se le presta ayuda y asistencia de inmediato. El trabajo en equipo es su gran fortaleza cuando aeronavegan por los aires y atraviesan las nubes.

Expertos han revelado recientemente que una bandada de gansos que vuelan en formación en V, alcanza efectivamente un desplazamiento del 78% más de kilometraje que un individuo volando en plena soledad.

La primera lección indica que necesariamente es trascendente que todo el conjunto de miembros de un equipo sepa hacia dónde va y como llegarán debidamente todos integrados con sus esfuerzos colectivos. La conclusión que emerge de inmediato consiste en que se logran mejores éxitos laborando en equipo que trabajando de manera aislada, pese a que se goce de renovada experiencia y de altos conocimientos. Se impone a todas luces insertar con todo rigor y fortaleza el básico postulado del trabajo en grupo en el chip de las corporaciones públicas y privadas, por conducto de finalidades concretas, ejercicios prácticos y metas especificas, menoscabando, por supuesto, y por completo, las formas de destacamiento individual.

Poseen una organización ideal de proyección definida en el vuelo. La formación en V cuando avanzan sobre las montañas, les facilita rendimientos maravillosos pues logran optimizar el consumo de energía, en condiciones grandiosas, de todos y cada uno de los miembros que integren sus bandadas.

Claramente han explicado los etólogos que existe un especial fenómeno que nos deslumbra, porque cuando un ganso líder va al frente de la bandada rompe el aire, indica el camino y facilita el ahorro de energía a las aves que lo están siguiendo en la mira, porque además, quienes vienen detrás, baten sus alas hacia arriba y empujan así, hacia adelante, a todos los que les anteceden.

El método organizacional que procure la integración colectiva de esfuerzos mancomunados y solidarios aleja los individualismos y trabaja en favor de los aportes de cada uno de los integrantes para que todos sumen corporativamente. El cuanto aportas, desaparece. El todos aportamos prevalece, entonces.

La fundamentación es proclive a ayudar a toros, a desarrollar esfuerzos de integración y de solidaridad mancomunada. Los individualistas se esfuman.
En una colectividad que posee el pleno sentimiento de común unidad, o de comunidad, sus integrantes depositan la confianza plenamente en los demás miembros, pueden alcanzar metas más productivas y mas prosperas pues en el desarrollo del esfuerzo solitario esta garantía no existe. Vale acotar que la unión hace prevalecer la fuerza colectiva y prácticamente garantiza la victoria para todos mientras que la soledad no puede, en este sentido, conducir a nada exitoso.

Entre una bandada de gansos se puede notar que quienes están adelante en la medida en que sus energías se desvanezcan darán paso a otros para que la marcha de la aeronavegación continúe desarrollándose. Se rotan los primeros puestos. Los lideres cansados dejan su puesto para renovar atrás sus energías.

Quienes están listos a apurar la marcha van adelante y quienes relativamente descansan están en puestos intermedios o se acomodan atrás. Quienes están frescos van para adelante y quienes requieren renovar sus alientos dejan consecuencialmente el liderazgo.

Seguramente que en muchas organizaciones empresariales muchos poseen la posibilidad de liderar con éxito aunque emplearan diversas formas para conseguir el propósito, finalmente.

Empero, si algunos líderes deja su lugar por algún tiempo puede que otros asuman el rol y brillen con luz propia en el ejercicio de su liderazgo.
A veces es menester catalizar esos metamorfismos de oportunidad para conocer el potencial de quienes vienen atrás y, en especial, para conocer hasta donde pueden llegar liderando grupos de trabajo o a la organización misma.

Las instituciones que se estacan y no dan oportunidad a quienes vienen atrás, desconocen el real valor de futuros líderes que podrían alcanzar los estándares de sus líderes actuales y que podrían aún superar las metas que estos hayan alcanzado asumiendo el mando.

Los lideres que esperan oportunidades y no se les ofrece en las entidades, pueden terminar dándose por vencidos. Precisamente adoptan mentalidades de conformismo a ultranza.

Afrontar con decisión y coraje situaciones de apremio es un componente del marco operativo que cada vez es más crucial para lograr cometidos institucionales.

Durante el vuelo de la bandada, un ganso, extenuado o herido, puede caerse o perder del rumbo. En situaciones igualmente complicadas, los gansos dan la orden de que dos de ellos alejándose de la formación acompañen al maltrecho y lo auxilien o protejan con todo el vigor y entusiasmo que se demande, para que luego se recupere y regrese, cuanto antes mejor, a la bandada.

Laborar con solidaridad y compañerismo donde todos somos responsables de todos mejora los índices de productividad, impulsa un liderazgo proactivo y genera confianza entre todos. Trabajar en equipo ofrece la posibilidad de contar con ayuda y colaboración eficaz cuando se tienen inconvenientes. Así se confiere confianza entre todos y entre los liderados que esperan la oportunidad.

En tal virtud se pueden correr riesgos y asumir posiciones de conjunto frente a terceros, de manera unificada, inequívoca y con un espíritu de hermandad de familiaridad y de entrega reciproca que avizora con la integración, desde ya, el éxito. Se puede, complementariamente, innovar con destreza, poner en marcha cambios y nuevos roles, porque el equipo se encarga de corregir errores y de permanecer siempre en la formación con los relevos y alternativas que se requieran para reafirmar el rumbo correcto.

Se crece igualmente de manera colectiva.

El mundo de la cibernética y la informativa con los blackberry al día y las tabletas transformadas día a día, imponen un universo de comunicación constante, progresiva y avanzada.

Parecería, -observando desde abajo- que la formación en V, es apacible y serena. De cerca se aprecia claramente que en el interior de la bandada hay ruidos constantes, graznidos colectivos incesantes. De esta forma, probablemente, indican su posición a todos los demás integrantes de la bandada, se animan entre sí, y, desde luego, comunican motivación constante e impulsan a quienes les antecedan en la formación.

Es indudable que con miras al buen funcionamiento del esfuerzo recíproco la comunicación debe ser continua y entusiasta. Esta es una de las claves del éxito de los sistemas corporativos que desarrollan grupos y trabajo en equipo.

Cuando los integrantes de cualquier organización se apoyan y motivan entre sí sobreabunda la sinergia necesaria para obtener triunfos desencadenados fruto del ímpetu colectivo. Cuando la motivación permanece y el espíritu de lucha se incrementa progresivamente el organismo institucional se hace imparable, de manera inexorable. El trabajo en equipo logra la eficiencia mancomunada de todos los esfuerzos. Constituye deber primario en el liderazgo acompañar y ayudarse los unos a los otros tal vez tomando el modelo de los gansos que se mantienen ayudando a quienes lo necesitan.
Si quieres llegar rápido, viaja en solitario. Si quieres llegar lejos, viaja en grupo

Una palabra edificante transforma. Un apoyo en el momento indicado mejora la situación sustancialmente. Un esfuerzo de solidaridad produce energía a borbotones, suficiente para superar la peor crisis.

Cuando compartimos una dirección común y tenemos sentido de común unidad, de cohilonía, podemos obtener mejores dividendos, logra fácilmente a donde deseamos, empleando la energía que corresponde y logrando un trabajo en equipo que se inspira en la solidaridad, el compañerismo, la fraternidad y el beneficio que se logra del apoyo recíproco. Obtenemos resultados maravillosos cuando hacemos relevos, turnos apropiados y lideramos cuando corresponde el momento de llevar a cabo los trabajos de mayor dificultad.

Cada uno se responsabiliza, por convicción de cumplir con lo suyo en el momento. Si alcanzamos a apreciar la inteligencia del vuelo de los gansos, aprenderíamos a convivir mas con aquellos que se dirigen en la misma dirección. Líderes se unen y avanzan con líderes. Gansos con gansos y gallinas con gallinas.

 

[email protected]