28 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La historia de Luis González

29 de abril de 2013
29 de abril de 2013

Don Luis es un campesino que se vio obligado a abandonar sus tierras en el municipio de Morroa, Sucre, debido a la violencia que azotaba la región.

Él no quería dejar el predio, había labrado esas tierras toda su vida, según cuenta, no tenía problemas con nadie. “Yo soy una persona muy servicial, al que llegue a mi casa lo atiendo bien”, afirma al recordar la intransigencia con que fue obligado a abandonar sus tierras.

El señor González se define como una persona valiente y trabajadora. Antes de desplazarse cultivaba, además de su parcela, dos parcelas vecinas. “Yo salía desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde, a mí lo que me gusta es trabajar. Estaba todo el día con el machete”, afirma.

El 31 de diciembre de 2004, don Luis es herido en una pierna mientras se presentaba un combate en los alrededores de su finca. “Ese combate fue verraco, eran soldados contra soldados, yo no vi a nadie más. Estallaron petardos y en eso me pegó un tiro en la pierna. Yo le dije a un soldado que estaba cerca que o me matara o me sacara, yo estaba lleno de sangre y me dolía mucho. Me amarró y me sacó, después me llevó a un carro y de ahí al batallón. En el batallón me dijeron que no había cura para la pierna y me remitieron al hospital de corozal.” Don Luis y su familia fueron los últimos parceleros en desplazarse de esas tierras, todos sus vecinos se habían ido con anterioridad.

En la grave situación en la que se encontraba Luis aceptó vender su parcela al señor Jairo de Jesús Anaya Rodríguez, tío del actual propietario Javier Alfonso Vidal Anaya. El precio pactado por la parcela de 6 hectáreas con 7.400 m2 fue de 8.052.096.000. El señor Luis y su familia solo recibieron la suma de 4.000.000, otros 2.600.000 fueron pagados al Incora por una deuda que mantenía el predio, por lo tanto, la compra del predio se hizo por la suma de 6.500.000.

El señor Javier Vidal fue opositor en el proceso de restitución que inició el señor Luis y su familia para recuperar sus predios. Al final, la magistrada especializada en restitución de tierras le restituye los predios a Luis.

Gracias a esta decisión don Luis y su familia podrán regresar a sus tierras. “Yo ya no puedo trabajar el campo, estoy tullido, pero el resto de mi familia sí puede”. A finales del mes de abril la Unidad hará entrega en el predio La Bañadera de 13 nuevos títulos para las personas restituidas. Los títulos vienen acompañados de alivio de pasivos, proyectos productivos y subsidios de vivienda.