19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fondos de compensación de áreas de cesión

26 de abril de 2013

octavio cardonaConsidero que lo que ahora es objeto de debate, es la aplicación de una normatividad legal que de manera inaceptable aún no se halla presente en la ciudad de Manizales, no obstante que la norma tiene más de veinte años.

Se busca que el Concejo de nuestra ciudad dé aplicación a lo mandado por el art. 7 de la 9 de 1989 según el cual “(…) Cuando las áreas de cesión para zonas verdes y servicios comunales sean inferiores a las mínimas exigidas por las normas urbanísticas, o cuando su ubicación sea inconveniente para la ciudad, se podrá compensar la obligación de cesión, en dinero o en otros inmuebles, en los términos que reglamenten los concejos. Si la compensación es en dinero, se deberá asignar su valor a los mismos fines en lugares apropiados según lo determine el Plan de Desarrollo o Plan de Desarrollo Simplificado. Si la compensación se satisface mediante otro inmueble, también deberá estar ubicado en un lugar apropiado según lo determine el mismo plan (…)”.

Es decir que de aprobarse la iniciativa, en nuestra capital se podría percibir una compensación económica por parte de los urbanizadores cada vez que estos realicen una intervención colectiva del territorio a titulo de urbanización o bien a titulo de parcelación, lo que busca que los mayores impactos en materia de construcciones, traigan aparejados unos inmuebles que sirvan para reducir esos impactos negativos en materia medioambiental, generándose nuevos espacios para áreas verdes, o en su defecto espacios para equipamientos urbanos, los que deben ser entregados por los urbanizadores o en su defecto entregar en compensación los dineros para adquirir esos inmuebles.

Lo que venimos observando en nuestra ciudad, en muchos casos, es que muchísimas áreas de cesión que se han entregado al municipio no son más que empinadas faldas inútiles o pequeñísimas porciones de territorio inadecuadamente dispuestas, donde el desarrollo de un equipamiento es imposible y donde la pretendida zona verde es una ilusión, de tal suerte que el área compensada no pasa de ser una muela más en la que nunca se desarrollará nada, salvo basureros públicos en muchos casos y de cuando en cuando baños públicos.

Aquí resulta necesario recordar que la licencia de construcción de inmuebles dentro del modelo denominado como “URBANIZACION” o “PARCELACION” conlleva cesiones públicas de áreas para parques, equipamientos y vías locales entre otros aspectos importantes, incluso se habla en algunas ciudades de espacios para parqueaderos en la calle o parqueaderos públicos, por mandarlo así el Artículo 4° del decreto 1469 de 2010, lo cual es bien importante si revisamos el espíritu normativo; otra cosa es que lamentablemente no hemos podido observar un nuevo parque, ni un equipamiento adecuado, ni una zona verde apropiada, pues en muchos casos lo compensado no corresponde con lo esperado.

Considero que en nuestra ciudad debemos proceder de manera inmediata a reglamentar el fondo de compensación porque la comunidad se beneficiaria de manera adecuada al recibir espacios realmente útiles en los cuales se puedan desarrollar obras que tengan alguna utilidad común, o incluso para la adecuada disposición de estos lugares como zonas verdes. Incluso la propia administración se beneficia, porque de esta manera logra realizar desarrollos con verdadero impacto, pues en  la práctica lo que ocurriría es que la municipalidad sumaría los dineros de dos o más áreas y adquiría un lote de excelsas condiciones para desarrollar el equipamiento u obra requerida que beneficie de manera adecuada a los habitantes del sector, incluso se nos ocurre que podría, de ser necesario, adicionar recursos propios para que se logre adquirir el bien adecuado, no limitándose a adquirir aquello que los recursos  permitan aunque resulte inapropiado a los fines estatales.

A diferencia de lo que pudiera alegarse, las compensaciones en dinero no harán que haya menos áreas de cesión, por el contrario, harán que las nuevas áreas de cesión sean mejores, sean adecuadas, sean las que se requieren, pues serán adquiridas en el lugar adecuado para los fines apropiados, en muchos casos previa concertación con las comunidades beneficiarias.