20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Bogotá hay más de 414 mil hogares que no logran cubrir sus necesidades básicas

12 de abril de 2013
12 de abril de 2013

Según el estudio, Ciudad Bolívar, Usme y San Cristóbal son las localidades en donde existe menor capacidad de pago, mientras que en Teusaquillo, Chapinero y Usaquén casi la totalidad de los hogares si cuentan con ella.

El desempleo es uno de los principales factores asociados con esta problemática. De acuerdo con Manuel Muñoz, expositor y experto en índices de calidad de vida, “el problema para mejorar la capacidad de pago y los ingresos es la falta de empleo y la calidad de este. Si disminuye el desempleo aumentaría la capacidad de pago de los hogares y por tanto, la calidad de vida”.

El estudió concluyó que una gran parte de los hogares de estratos 3 (91%) y casi la totalidad de los de 4, 5 y 6 (99%) sí tienen capacidad de pago. Los ingresos de los estratos bajos se destinan exclusivamente para cubrir las necesidades mínimas, mientras que los hogares de estratos altos sí tienen capacidad para adquirir lo básico y otros bienes de confort y de lujo.

Estratificación: una herramienta para actualizar

La estratificación es un instrumento que permite focalizar el gasto público y se emplea para cobrar los servicios públicos domiciliarios con tarifas diferenciales por estrato. De esta manera, los hogares que tienen mayor capacidad económica pagan más por los servicios públicos y contribuyen para que los hogares que tienen menor capacidad, también puedan acceder a dichos servicios. Los estratos 1, 2 y 3 son subsidiados, el estrato 4 paga las tarifas al costo de prestación de los servicios y los estratos 5 y 6 contribuyen.

El DANE y la SDP están realizando estudios para modificar el modelo actual de estratificación utilizando diferentes variables catastrales como el valor del metro cuadrado, la ubicación, estado de las viviendas en su interior y exterior, etc.

Sin embargo, “Colombia todavía está muy lejos del ideal que sería poder conocer la capacidad de pago de las personas y fijar las tarifas y subsidios de acuerdo con esto”, manifestó Jorge Iván González, expositor y consultor experto en capacidad de pago.

Para el investigador lo mejor sería saber cuáles son las condiciones reales de las familias, porque a pesar del estrato todos los hogares pueden tener dificultades, como el desempleo de alguno de los miembros del hogar, lo cual representa una barrera que impide asociar el estrato con la capacidad de pago.

Aunque cada ciudad debería tener su propio mecanismo para focalizar el gasto público, todas deberían llegar a un punto intermedio que sería fijar las tarifas no por el estrato ni por la capacidad de pago, por su complejidad, pero sí a través de la información catastral (valor del metro cuadrado, la ubicación, estado de las viviendas en su interior y exterior, etc.) y los avalúos, y a partir de esta base fijar las tarifas. Esto sería un balance entre los impuestos y el subsidio.

Así mismo, González aseguró que los tributos (el dinero recaudado a través de los impuestos) son indispensables para el desarrollo social.

“Si las ciudades no tributan no son sostenibles. El porcentaje de tributación está aumentando en todos los países para poder mantenerse y tener la capacidad de invertir en educación, salud, infraestructura, etc.
Si tuviéramos niveles más altos de tributación, como Cuba, Estados Unidos o los países europeos, no tendríamos tantos problemas sociales ni de desarrollo porque habría recursos suficientes para subsidiar y equilibrar el gasto social”.

Los resultados de este estudio, realizado por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo –CID- de la Universidad Nacional de Colombia para la Secretaría Distrital de Planeación –SDP- se dieron con base en la Encuesta Multipropósito de Bogotá 2011, y fueron socializados con los representantes de la Administración Distrital y de los municipios de la región, en el seminario “Estratificación y estudios relacionados”, realizado el 10 de abril.