4 de febrero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

En 1995 querían privatizar a EPM

8 de abril de 2013

luis perezY ha logrado consolidar un equipo de ejecutivos técnicos que hacen de EPM una envidia empresarial mundial. EPM es un ejemplo que la política si puede cambiar a Colombia y que si se pueden crear caminos de equidad. Si EPM no existiese, Medellin sería una ciudad sin desarrollo, sin inversión y sin futuro. La dirigencia política de Antioquia ha dejado un legado histórico al hacer de la Ciudad de Medellin un Municipio Empresario, único en el Mundo.

Pero el progreso de EPM no ha sido fácil. En un país donde el dinero se ha vuelto más importante que la decencia, EPM es una empresa llena de amenazas de negociantes que no piensan ni en la gente, ni en lo público, ni en la ciudad, sino en sus bolsillos.

Con esos platales que maneja EPM, algunos empresarios negociantes no dejan descansar su mente imaginando cómo hacer dinero vendiendo o privatizando o despedazando a EPM. Cada vez que la dirigencia privada trata de intervenir en EPM, es para privatizarla, o para venderla o para despedazarla. Y por eso, tantos choques entre dirigentes privados, que quieren privatizar a EPM, y dirigentes públicos que defendemos ese valioso patrimonio público. Los privatizadores no tienen ética, pagan campañas clandestinas para colocar ante la opinión pública como sospechosos sociales a los políticos que no sean privatizadores.

En 1995, algunos empresarios negociantes, con la máscara de la bondad, pusieron de moda un estudio de reconocidos economistas donde aseguraban que en siete años, EPM no sería competitiva, que se iba a quebrar y que era urgente privatizarla. Y que con ese dinero, se crearía el “Gran Fondo de Desarrollo Social” de $500.000 millones que “sería la gran revolución urbana” y para que el municipio de Medellin, como “las viudas ricas”, viviera de los intereses.

Esos negociantes empresarios, con lobby intenso y con el signo $ en sus ojitos, lograron convencer al Alcalde de la época, quien radicó un proyecto de Acuerdo en el Concejo de la Ciudad. El Alcalde de la época fue decente, dejó que los Concejales, de una manera libre decidieran. Asi debe ser su tarea legisladora y de control político. Nunca el Alcalde de la época llamó a Concejales a exigirles que si no aprobaban el proyecto les quitaría los puestos que sus seguidores tienen en la administración. Nunca se les ofreció prebendas ni beneficios ilegales para que aprobaran contra sus principios ese controvertido proyecto.

Esa libertad tan imprescindible para legislar y hacer control político, que ahora se ha perdido, fue esencial para defender a EPM como pública. El debate fue intenso. El pueblo entero se alzó para evitar que EPM fuera privatizada. Y qué acierto el de los concejales de 1996 enterrar la idea  de privatizar a EPM.

Se pronostica que EPM dará en 2013 unas ganancias que casi no caben en el cerebro de la gente: $1.7 millones de millones. Y se estima que el Alcalde pida que EPM entregue de esas ganancias al municipio la fabulosa cifra de $964.000 millones

Qué tal si en 1996 se le da gusto a esos empresarios negociantes y hubiésemos privatizado a EPM. Hoy tendría Medellin un fondito de $500.000 millones y no estaría recibiendo cada año esos $964.000 millones ni tendría el desarrollo ni la influencia que hoy le dan jerarquía en Colombia.

Contrario a la fatídica predicción de los distinguidos economistas de 1995, EPM es cada vez más grande. Nunca esos economistas han reconocido su error histórico, y por el contrario, algunos de ellos continúan agazapados, azuzando con medias verdades, la validez de privatizar a EPM.

Los que quieren privatizar a EPM no descansarán. No importa si se gastan 15 o 20 años para despedazar a EPM. A cada nuevo Alcalde le mandan Calanchines que ausculten a ver si acepta vender, privatizar o despedazar a EPM para obtener jugosas ganancias de intermediación o desfalcar el patrimonio público. La gente de Antioquia ama a EPM pública. Y ya ha dado muestras que no la va a dejar privatizar. Vender a EPM es como vender la patria. El pueblo está listo a defender su patrimonio público.