20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cruz Roja alarmada por actuar de las bacrim en Colombia

25 de abril de 2013
25 de abril de 2013

Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR en Colombia, aseguró que la mayoría de actos violentos cometidos el año anterior contra la población civil fueron ejecutados, en un porcentaje alto, por las bandas criminales.

Colombia afronta “un incremento de las acciones armadas y el fortalecimiento de otras formas de violencia, subrayó. La realidad, compleja y dual, señala la necesidad de actuar en paralelo y con determinación”.

El Jefe del CICR dijo que “para acabar con el conflicto armado y garantizar la no repetición. Del otro, para abordar el fenómeno de la violencia y poner fin a la discriminación que padecen sus numerosas víctimas excluidas del sistema estatal de asistencia de emergencia y reparación por una categorización discutible desde el punto de vista humanitario”.

EL CICR reiteró su apoyo a los diálogos de paz que sesionan en Cuba desde noviembre de 2012 y a los esfuerzos de las dos partes por buscar una solución al conflicto, extendido por más de 50 años.

“Consideramos que tanto las víctimas del conflicto como las de otras situaciones de violencia deben recibir atención y reparación sin discriminación alguna”, agregó Raich.

De acuerdo con las cifras del Comité, el año anterior se registraron un total de 880 casos de infracciones al Derecho Internacional Humanitario, en su mayoría cometidos por actores armados ilegales.

“El gran cambio que ha habido es la apertura de los diálogos de paz en La Habana, sin embargo, nuestra percepción de momento es que nada de lo que allí se está discutiendo se siente en el terreno”, dijo Jordi Raich.
En cuanto al desplazamiento, Colombia siguió siendo uno de los países con los mayores niveles de este fenómeno con 3.900.000 casos entre 1997 y el año anterior, según estimativos oficiales.

Sólo en 2012, la Cruz Roja Internacional atendió 43 casos de desplazamiento masivo, lo que significó que miles de personas que fueron obligadas a salir de sus territorios por cuenta del conflicto armado interno.
Otra de las infracciones atendidas por el Comité fueron la violencia sexual, muchas veces utilizada como acto ejercido por los combatientes en el conflicto, con un total de 117 víctimas en 2012.

La Cruz Roja Internacional también atendió 33 casos de menores de edad desvinculados de los grupos armados ilegales, la mayoría utilizados como soplones o mensajeros de los jefes regionales de esas organizaciones.

También se registraron 189 casos de ataques, ocupaciones y usos indebidos de bienes de civiles por partes de los actores armados, sumados a las 75 infracciones y los 13 incidentes para obstaculizar la labor médica.