23 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Con Orbitel «tumbaron» a EPM

15 de abril de 2013

luis perezEn 2006, intermediarios privados, que recibieron una buena comisión de varios millones de dólares,  lograron cerrar un negocio que no para de crear controversia: EPM compró el 50% de Orbitel por 85 millones de dólares.

Al interior de EPM quedó el sabor de una mala práctica de gobierno empresarial y de una derrota a la transparencia. El valor a pagar no fue consultado con expertos de EPM. La Junta se citó sólo a discutir: “avance proceso de Orbitel”, no entregaron ningún material a tiempo y así se decidió la compra. No fue informado, antes, ni el Comité de Gerencia ni el Comité Estratégico. Hubo movimientos que para la ciudadanía son sospechosos

La Contraloría de Medellin contrató una firma especializada y valoró a Orbitel en 33 millones de dólares, o sea que aquí hubo un sobre precio de 55 millones de dólares. Antes de cerrar el negocio, la Contraloría hizo un control de advertencia del mal negocio, pero EPM ignoró y firmó la compra. Como se veía venir una sanción por detrimento patrimonial, lograron quitarle la investigación a Medellin y llevársela para la Contraloría General, en Bogota. Esta entidad hizo otra Valoración, y concluyó que se había pagado más de lo que valía. El Contralor Turbay de todas formas archivó el proceso. La Revista Semana dice que fue mal archivado y la Fiscalía lo tiene abierto.

Lo cierto es que Orbitel fue un pésimo negocio para EPM. EPM no sólo pagó 85 millones de dólares sino que cargó con la deuda de Orbitel que era  $274.000 millones. Y cargó además con los $40.000 millones de pérdidas del 2006 y cargó con las contingencias. Un hecho insólito: el día que EPM pagaba los 80 millones de dólares, Colombia tuvo el precio más alto del dólar: $2.500 por dólar y a los pocos días bajó a $1860.  O sea que la compra de Orbitel significó para EPM una pérdida o erogación superior a los $514.000 millones de pesos.

Y técnicamente el negocio fue un desastre. La licencia de telefonía larga distancia estaba valorada en libros en $180.000 millones. Y el Ministerio de Telecomunicaciones la vendía, y la vende hoy, en 3 salarios mínimos. La marca de Orbitel a la que le habían invertido más de $50.000 millones, se perdió en su totalidad con la fusión a UNE. Y sólo queda Tarjetas Orbitel en EEUU, muy atractivas, pero es un misterio quienes son los dueños.

Orbitel se compró con el gancho de ser dueña de la Tecnología Wimax. La Valoración que hizo la empresa Inverlink decía que en 2013 Wimax tendría cerca de 600.000 clientes o enlaces. Hoy tiene solo 12.000 clientes. Qué errorcito!  Ya UNE expidió una resolución donde saca a Wimax del mercado por obsolescencia tecnológica. Este errorcito le costó al sagrado dinero público más de $500.000 millones.

Ah! Al comprar a Orbitel, EPM quedó debiendo 5 millones de dólares para pagar, en 2007, al año siguiente del negocio, cuando Wimax tuviese 50.000 clientes. Esos clientes nunca llegaron. Que EPM no haya pagado esos 5 millones de dólares, es una muestra de la “tumbada” que le pegaron. La Revista Semana en 2012, dice: “Lo que sí está claro es que los paisas hicieron un mal negocio”

Por aquí no se pierde un peso, se pierden de $500.000 millones para arriba. En el acta de la Junta Directiva de EPM, de 2006, donde se aprobó la compra de Orbitel, se lee: “El Alcalde Fajardo felicita al Gerente de EPM, Juan Felipe Gaviria, por tan excelente negocio.”

El tiempo es el mejor maestro para conocer verdad.  Lo cierto es que de Orbitel no quedó nada: Orbitel desapareció como empresa y el Wimax fue incapaz de competir con las nuevas tecnologías. Wimax nunca tuvo ni presente ni futuro. Al parecer, EPM no compró nada y se gastó más de $500.000 millones.

El presupuesto público convertido en una piñata.