27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Con longitudes de onda medirán acidez en alimentos y cosméticos

21 de abril de 2013
21 de abril de 2013

Para ello, en la sede Manizales se desarrolla un sistema que permitirá medir este último en soluciones acuosas por medio de la utilización de rayos. Una técnica que evitará que los alimentos se contaminen al entrar en contacto con los electrodos, que ha sido la técnica convencional para determinar la acidez de una sustancia.

El pH (potencial de hidrógeno) es la concentración de iones de hidrógeno presente en todas las soluciones químicas, (alimentos, fragancias, drogas, artículos de belleza, aseo e incluso, en los fluidos corporales). Se caracteriza por brindar información sobre la acidez o nivel de alcalinidad de la sustancia (si esta es demasiado alta, produce reacciones biológicas que podrían ser perjudiciales para el hombre).

Es así que en el marco de los estudios de las propiedades de soluciones acuosas, en la UN en Manizales se experimenta con nuevos métodos ópticos para medirlo por medio de la luz.

“Aplicamos diversas longitudes de onda; es decir, diferentes colores e intensidad de luz para extraer información de las propiedades de la solución”, indica el ingeniero Luis Eduardo Vidal Salgado, estudiante de doctorado en Ingeniería Línea – Automática.

El estudio aborda dos estrategias para la medición. Una de ellas, con longitud de onda fija, a través de rayos láser de un cierto color (en este caso rojo, verde y violeta) que inciden en la muestra, en la cual se analiza su respuesta de transmisión, reflexión o absorción de la luz para determinar su relación con el pH. También se fijan otras propiedades como la temperatura y la concentración de moléculas.

El segundo mecanismo es también se realizado con un método óptico, pero esta vez variando la longitud de onda. En este caso, se toma una luz blanca y se hace pasar por un monocromador (dispositivo que descompone la luz en colores y transmite uno de ellos), y se efectúa un barrido de esos colores sobre la muestra para obtener la información.

Ambos caminos, además de ofrecer alternativas no invasivas para la solución acuosa, reducen los tiempos de respuesta, ya que con el método tradicional el proceso se hace más lento, debido a las reacciones químicas que ocurren en el electrodo.

En otros procedimientos, se introducen papeles que cambian de color de acuerdo con el pH, y transmiten ese cambio al medidor por medio de fibra óptica, pero allí también se da intrusión en la muestra.

En el momento, el proyecto está en fase experimental. Se lleva a cabo el montaje de un sistema automatizado para continuar con la etapa de calibración.

Asimismo, la investigación realizada con el grupo en Propiedades Ópticas de los Materiales (POM), busca hacer un moldeamiento de la interacción de la radiación electromagnética con las especies presentes en una solución, para trascender del proceso de la medición al conocimiento matemático de esta interacción.

(Por:Fin/amej/CAPG/nics/fgd)
Agencia de Noticias Universidad Nacional de Manizales