27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

9 de abril: magnicidio de Gaitán.

2 de abril de 2013

ferney pazMuere a un paso de ser elegido presidente de la República, convirtiéndose así en un símbolo de una reivindicación nacional.

Gaitán ocupó una posición de primera línea en la vida del país y sus ideas siguen latentes en el acontecer político de la nación. Fue un político a diferencia de los actuales, que tuvo una resonancia intelectual, profesional y se convirtió en líder de masas, gracias a su propio esfuerzo, a su disciplina, a su talento e idealismo ideológico.

Nadie lo favoreció, por  el contrario, fue objeto de persecuciones y criticas, aún dentro de su  partido, él  se descubrió ante el país, abriéndose camino político a codazos entre  dirigentes hostiles y excluyentes.

Le cabe el honor, ahora que se habla de  política social, de haber sido el primero que en forma documentada, coherente y entusiástica, agitó el problema social, de marginamiento de ciertos sectores de la sociedad, abandonados a su suerte por los gobernantes de turno.

El debate de las bananeras le sirvió  de fundamento para  su figura de líder popular. Discípulo del afamado penalista de talla mundial profesor Enrico ferri en la Real Universidad  de Roma, en donde obtuvo el título de doctor en jurisprudencia, con la tesis que lleva como título “ El criterio positivo de la premeditación”,  que le mereció la calificación de  magna cum laude .( Con grandes alabanzas, muy sobresaliente ).

Su ensayo sobre las “Ideas socialistas en Colombia “, que escribió como tesis de grado, constituye un trabajo serio  de literatura socialista, las que  defendió a lo largo de su carrera, destacándose como  parlamentario,  hombre del foro, presidente del senado, alcalde de Bogotá, ministro de Estado, magistrado de la Corte Suprema, Rector de la Universidad Libre,  Designado a la presidencia  y en muchas ocasiones rehusó a los ofrecimientos presidenciales  de varias embajadas, por cuanto  su lucha  estaba centrada en  el territorio nacional.

Fue jefe de una disidencia del liberalismo, “el Unir” “, (Unión Nacional de Izquierda revolucionaria) llamando la atención del electorado hacia la  miseria de las clases débiles, despertando en esos humildes colombianos, esperanzas y deseos de superación, colocando en circulación  un nuevo valor, hoy totalmente perdido y excluido de las agendas de los partidos, como lo es el valor social de la política.

En la plataforma ideológica del “UNIR”, merece destacarse, la intervención del Estado, con criterio social, en la economía, la reforma agraria y la organización de cooperativas campesinas.

Si bien, el general Uribe Uribe, años atrás había expresado la idea de que el liberalismo debería adoptar como propios ciertos postulados del socialismo, puede anotarse que fue más una declaración aislada y de carácter académico, por cuanto fue Gaitán el iniciador de la izquierda en Colombia, y con buen juicio  planteó que esa ideas llegarían a tener gran desarrollo en un medio pobre y de abandono social como el nuestro.

Pensó en su época y no difiere mucho de la actual, que   el país  necesitaba de un movimiento extra partidista, que operara fuera de  los viejos postulados de los partidos,  manejados  con criterios excluyentes y que se tradujese con sus políticas de cambio en un bienestar económico y colectivo.

Siempre sostuvo no poseer a su servicio una maquinaria  política o burocrática para el ejercicio de la actividad partidista, pero como quiera que la vida es de los perseverantes, le llegó una etapa en que le coincidieron éxitos profesionales y políticos y se erige como la figura más popular e incontrastable que haya tenido la política colombiana, sobrepasando todos los  obstáculos para convertirse en jefe natural  del liberalismo y conductor de una Nación.

La ciudad de Manizales lo recuerda, por cuanto en febrero de 1948, pronunció una de sus más emotivas oraciones, la que denominó la “Oración por los humildes, “la cual debería ser conocida  por  los gobernantes  y clase política.

El foro fue  su vocación profesional como penalista de grandes quilates, siendo su último triunfo ese  9 de abril al obtener la absolución del teniente Cortez y hacia la una de la tarde fue muerto a balazos, iniciándose así las mas pavorosa jornada de  muerte, saqueos y destrucción que haya  vivido Bogotá, y agudizándose la ola de violencia, que con escasos suspiros  aún  azota el territorio nacional, o sino que lo digan los negociadores de la Habana.    

Quisiéramos que el pensamiento  e ideas de Gaitán sean rescatadas por el partido al que perteneció y representó, el que debe estar al servicio de las causas populares, como partido del pueblo y dejar de lado las ambiciones sin horizontes y reparto burocrático y contractual, con las consecuencias de lo que se ha denominado clientelismo político y corrupción política administrativa, como males generalizados de  gran parte de la sociedad.

Es una fecha  para la reflexión política, y en especial para quienes detentan el poder.

ADENDA: En esta etapa de diálogos  por la paz, que interesante sería  que la insurgencia representada  en la Habana y voceros del gobierno,  le dieran  una hojeada a la conferencia pronunciada por el  profesor y académico Estanislao Zuleta,  cuando estuvo trabajando para las Naciones Unidas en la Consejería de derechos humanos de la Presidencia de la República, charla expuesta en el campamento de Santo Domingo, Cauca, en el mes de mayo de 1989, dirigida a los guerrilleros del M19  que se habían establecido allí en espera del desarrollo de las negociaciones del proceso de paz, que condujo finalmente a su desmovilización y a su integración a la vida civil.

En esta conferencia se   plantean  interesantes tesis sobre la forma  como  se puede defender la democracia, haciéndola más amplia  y participativa, así como la importancia del diálogo, el cual “respaldado por las bases tiene fuerza y resulta más decisivo que un poder armado porque no se le puede oponer las armas,” y lo califica como una condición de supervivencia.

Por último, resulta desconcertante las críticas al proceso proceso de paz por  parte del   Dr. Andrés Pastrana, dando lugar a la frase del Ex presidente Samper, quién manifestó que era como pedirle al “diablo que le enseñara   catecismo al papa.” O, parafraseando al vilipendiado  Vargas Vila,  es como “pedirle  a Núñez  que reparta patentes de virtud o de lealtad, o  a Mesalina, discerniendo premios de  castidad o a Tiberio, alzando un  templo a la misericordia”.

Pareciera ser, que en política  valiera todo, hasta el cinismo y la falta de coherencia en las posturas sobre  la búsqueda de la concordia nacional.

Bogotá, Abril 2 de 2013.

Columnas del autor

*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial