17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta

2 de marzo de 2013
2 de marzo de 2013

carlos parra

Se había radicado en la capital del país en busca de mejores horizontes en la construcción. La mayor motivación provino de sus hijos que se residenciaron en Bogotá luego de vivir muchos años en Estados Unidos. De modo que el ex alcalde tenía bastantes planes con ellos.

Un tipo chévere

Parra fue un tipo chévere. De lavar y planchar, era un hombre descomplicado, sencillo, de pocas palabras. Un bacán, en el sentido de la palabra. Cuando fue alcalde de Manizales propuso la construcción de un cable aéreo entre Manizales y Villamaría. Todo el mundo lo criticó. Hoy llega hasta «Los Cámbulos» y muy pronto estará en la plaza de Villamaría. Construyó el túnel del batallón Ayacucho. También lo criticaron y hoy casi todos los manizaleños lo utilizan. Carlos Parra fue un urbanizador y en casi todo el departamento hay viviendas construidas por él. Lo último que quiso realizar fue un proyecto turístico en el Rosario, en un lote de su propiedad. Tropezó con muchas dificultades y tiró la toalla. Que dejó huella, nadie lo duda.  Descanse en paz.

El gran ausente

En el lanzamiento del libro CD de Carlos Arboleda, la semana pasada, hubo un gran ausente: Bonet Patiño. No sólo por la amistad que lo unía a Carlos, sino por la esencia de la obra de Arboleda que se relaciona con el tango. Patiño, fallecido hace 15 meses, víctima de un extraño mal, le apasionaba todo lo que tuviera olor a tango. Fue otro que partió prematuramente. No tenía 60 años cuando el de arriba lo llamó a rendir cuentas. Allá debe estar celebrando la publicación del nuevo libro de Arboleda.

Juana Carolina de vacaciones

La representante a la cámara Juana Carolina Londoño Jaramillo está de viaje. Quiso tomarse unas vacaciones con su esposo antes de arrancar en firme la campaña política de cara a las elecciones de congreso de la república. Es una oportunidad para tomar más aliento y enfrentar una ofensiva política que no será fácil.

No futuro

La posibilidad de que a la Procuraduría le quiten la facultad de investigar disciplinariamente a los congresistas para descargarle esa función a la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes es “todo un harakiri”. Según uno de los más experimentados senadores, que habló a condición de no revelar su identidad “porque la polémica no lo vale”, proponer un cambio en ese sentido en plena antesala electoral “es como dispararse en un pie cuando se está rodeado de leones, pues la opinión pública y la prensa demolerá a quien se atreva a defender semejante idea”. Por lo mismo, previó que la propuesta no pasará de ser un descache más en la historia parlamentaria. Off The Record, el Nuevo Siglo.