20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Palabras de Santos en la inauguración de la Institución Educativa Samaria, de Pereira

13 de marzo de 2013
13 de marzo de 2013

Y alguien me preguntaba ¿de dónde saca fuerzas para un horario tan intenso?

Y la respuesta es lo que acabo de vivir hoy. Llegar aquí y ver cientos, miles de niños contentos, porque tienen finalmente su colegio, un colegio como el que estamos hoy inaugurando.

Eso es lo que, a quienes hemos servido y estamos sirviendo, nos sirve como de gasolina todos los días, cuando uno ve que está haciendo cosas que van sembrar futuro. Y no hay nada más importante en ese proceso que inaugurar colegios, poner en funcionamiento instituciones educativas como ésta. Esto encaja perfectamente dentro de esa visión de país que queremos, ese objetivo por lo que estamos todos trabajando, de un país más justo, un país más moderno, un país más seguro. Un país más justo donde todo el mundo tenga acceso a una buena educación. Esa es una de mis obsesiones.

Por eso, como lo decía el rector, yo no he dicho que la educación es una locomotora, sino uno de los rieles. Sin una buena educación, ningún país, ninguna sociedad, puede tener un buen futuro.

Y por eso me complace tanto haber podido estar aquí el día de hoy y haber puesto nuestro granito de arena en la construcción de este megacolegio, que como ustedes ven, es una construcción maravillosa. Acabo de entrar a una de las aulas. Qué bonita sorpresa, me recibieron en inglés, niños de primero de primaria. Me dijeron bienvenido, Presidente, en inglés. O sea que el bilingüismo está comenzando a tener su fuerza en nuestra educación, que es uno de nuestros objetivos.

Pero la estructura, megacolegios como éste que estamos inaugurando a lo largo y ancho del país, es apenas uno de los elementos dentro de nuestro propósito de convertir al educación en algo fundamental.

Para que este colegio realmente dé los frutos que debe dar hay también todo un engranaje que debe estar funcionando coordinadamente para producir el resultado final: niños y niñas mejor educados, bien educados; con mejor futuro.

Allí están por ejemplo, los docentes; las profesoras, los profesores cumplen un papel determinante. Aquí debe haber muchos docentes. Alcen la mano los que están aquí.

El papel de ustedes es muy, muy importante. Y por eso el propósito nuestro es tratar de buscar que ustedes tengan cada vez tengan mejores condiciones, mejores cualidades, para ser mejores profesores.

Es por eso que hemos puesto en marcha el programa ´Todos a aprender’, en donde lo que buscamos es que los profesores y las profesoras siempre tengan una referencia de excelencia de cómo le enseñan a los niños, para que los niños y las niñas cada vez una mejor educación.

Los padres, las madres de familia, ese compromiso del día de hoy, de esta mamá de un niño que está en cuarto; esas palabras me llegaron al fondo del corazón. Ese tipo de compromiso es el tipo de compromiso que deben tener todas las mamás, todos los papás, en la educación de sus hijos. Porque no hay nada más importante, nada más importante que le puede dejar uno a un hijo, que una buena educación.

Y eso es lo que desde el Gobierno estamos tratando de hacer, pero necesitamos, es indispensable, la ayuda de esas mamás, de esos papás, para que los niños no solamente asistan a los colegios, sino que se mantengan en los colegios y que estudien: necesitan acompañamiento, necesitan comprensión, necesitan estímulos, y esos se los dan también en el hogar.

Por eso, qué buenas esas palabras y qué compromiso tan bonito.

Los rectores cumplen un papel muy importante, la administración de los colegios. De manera que es toda una comunidad la que tiene que trabajar. Con el apoyo del Gobierno, por supuesto, con todo lo que podamos nosotros hacer, con las gobernaciones, con las alcaldías, con todas las comunidades, porque así es como vamos a construir cada vez un mejor país.

Unidos vamos a ir construyendo colegios como estos, a lo largo y ancho, como lo estamos haciendo en el país, y esa es la mejor semilla para poder ver el futuro con mayor optimismo.

En ese orden de ideas, esta institución educativa representa una demostración del compromiso del Gobierno, pero también de mucha gente, de que sí se pueden hacer las cosas, que se pueden construir buenos colegios, que se puede capacitar bien a las personas para dar una buena educación.

Nos falta muchísimo camino por recorrer. Hemos recorrido mucho camino, pero nos falta mucho por recorrer.

Parte de los compromisos, una satisfacción enorme que tuve yo como Presidente fue determinar, decretar la gratuidad de todos los niños y niñas de Colombia. A que todos los niños tengan acceso a una buena educación, porque así vamos a poder ir equilibrando el punto de partida y así hacemos de este país un país más justo.

El Alcalde (de Pereira, Enrique Vásquez) mencionaba la presencia aquí el domingo pasado del Ministro de las TIC, de Diego Molano, repartiendo tabletas. Y mencionaba al Ministro de Vivienda, Germán Vargas, que está firmando los contratos para las casas para los más pobres de los pobres, para los más vulnerables. Todo eso está relacionado con lo que estamos haciendo hoy, todo obedece a una política, obedece a unos objetivos.

Por ejemplo, en esas casas que se van a construir este año, que van para los más vulnerables, los que nunca habían soñado tener una casa, va a haber una conexión e internet; es una condición a los constructores.

Y el Ministro de las TIC está repartiendo unas tabletas y está repartiendo computadores. Y cada familia que va a ser beneficiaria de la casa, va a recibir un subsidio de 300 mil pesos para comprar un computador.

¿Por qué es tan importante eso? Porque eso les va a permitir a todos los niños y todas las niñas que van a vivir en esas casas tener el mismo acceso a ese mundo maravilloso de la tecnología, a ese mundo maravilloso del Internet. Que el niño más rico de Pereira, de Bogotá, de Nueva York o de París; el mismo acceso.

Eso es un salto importantísimo en ese propósito que queremos para todos los colombianos de tener un país más justo. Si les damos acceso a estos niños a la mejor tecnología y a la mejor educación, ahí habremos dado un salto inmenso hacia un país más justo.

Por eso este colegio, que va a tener también todas las instalaciones para que los niños aprendan a usar a la tecnología, las propias profesoras, los profesores van a tener acceso también a los instrumentos más modernos para poder enseñar mejor. Y que los niños que vengan a estudiar puedan vivir en una casa que tenga Internet. Eso es ir construyendo un mejor país.

Quiero agradecerles a los senadores, a los representantes; ellos son los que aprueban los presupuestos, los que aprueban las políticas; ustedes son parte de este propósito. Al Alcalde, que le ha puesto todo su empeño; al señor Gobernador (Carlos Botero) y a todos los que han venido trabajando para que este colegio y tantos otros colegios sean una realidad.

Ahora lo que nos corresponde es estimular a todos a que los niños, más y más niños, vengan y no vayan a salirse del colegio, darles después oportunidades de empleo.

Ahora vamos con la Canciller (María Ángela Holguín) y con el Viceministro de Desarrollo (Carlos Andrés de Hart) a inaugurar la presencia de una gran empresa portuguesa, una empresa que va a generar mucho empleo.

Todo eso está conectado: mejor educación, mejores oportunidades de trabajo, más empleo; eso todo tiene que ver lo uno con lo otro para construir un mejor país.

En eso estamos, en eso estamos trabajando mañana, tarde y noche, todos los días, siete días a la semana, 365 días al año. Y tengan la seguridad de que estamos avanzando muchísimo, aunque somos conscientes y si hay que recordarlo todos los días, nos falta mucho camino por recorrer.

Pero vamos avanzando con obras como éstas y los invito a todos ustedes a que sigamos avanzando.

Muchas gracias”.