23 de mayo de 2024

Necesitamos una decisión en lo referido al edificio de la antigua Terminal

1 de marzo de 2013

octavio cardonaLa antigua edificación ubicada en el sector de los Agustinos daba paso entonces a una moderna construcción, la que había tenido en cuenta los avances en materia de ingeniería y normas técnicas ICONTEC, con lo cual la ciudad quedaba dotada de una excelente obra que, además de cumplir con la norma legal en materia de terminales, contribuía de manera decidida a eliminar el caos en el sector de la antigua alcaldía, sacando de allí a los buses, busetas, microbuses y taxis que tanto incidían en el caos que allí era permanente, y de hecho lo ha logrado en gran medida.

Es más, el nuevo terminal cuenta con un sistema de evacuación y transporte de pasajeros que es muy único en el país para este tipo de obras públicas, y ese sistema no es otro que el cable vía, mismo que en gran medida se construyo para llevar y traer pasajeros del nuevo terminal, hacia y desde el sector de fundadores.   

Lo que no esperaba nadie, con lo que no se contaba en ese entonces, era con que la antigua edificación la comprara INFIMANIZALES y literalmente se encartara con ella, literalmente se le convirtiera en un elefante blanco y literalmente se le volviera más que un activo, un problema. Tampoco se esperaba que el cable no fuera económicamente sostenible, pero desafortunadamente así viene siendo desde que este empezó a funcionar.

Pero ocupémonos de lo que tiene solución, no de lo que aparentemente no la tiene, es decir entonces que ocupémonos del antiguo terminal de transportes Milton Gaviria.

La construcción de la terminal MILTON GAVIRIA LONDOÑO inició en el año de 1987 a un costo inicial de mil millones de pesos, habiendo sido inaugurada el 20 de mayo de 1988. Prestó sus servicios por 21 años, más exactamente hasta el día 29 de abril del año 2009, cuando inició formalmente operaciones la nueva terminal de Manizales, la que oficialmente fue inaugurada el 30 de abril de 2009, y que tuvo costos de construcción superiores a los veinte mil millones de pesos.

Significa lo anterior, que la antigua terminal está desocupada hace tres años, causando gastos por administración, servicios públicos, vigilancia e impuesto predial, lo que, sumado en estos tres años, nos lleva a una cifra superior a los mil millones de pesos, pues mensualmente causa gastos del orden de treinta y cinco millones de pesos, lo que no solo es inaceptable sino que es realmente irresponsable.

De la mano con lo anterior, hay que decir que INFIMANIZALES invirtió ONCE MIL CIEN MILLONES DE PESOS en esta edificación, para hacerse con el 70 % de las acciones, lo que significa que en tres años a una tasa del 0.5 % mensual, se han perdido casi dos mil millones de pesos. Repito, se han perdido o se han dejado de ganar, depende como se quiera mirar, casos los dos que no se justifican bajo ninguna óptica.

Ni que decir que la misma entidad ha debido celebrar contratos de prestación de servicios para estudios de títulos, al punto que en enero de 2009 se hizo un estudio técnico que estableció que ese primer contrato debía pagarse por la suma de $ 158.000.000, lo que también se suma a los gastos anteriores, de donde me cabe preguntar cuál es el negocio de INFIMANZIALES en razón de esta compra, si todo lo visto es que ha tenido gastos y más gastos, sin que se avizore la venta de dicho inmueble, como para que sigan los gastos.   

Lo más insensato del asunto es que INFIMANIZALES se ha defendido diciendo que la venta del antiguo terminal tiene dos problemas, el primero el entorno del sector, el segundo que no se tiene el 100% de la propiedad, lo que impide el avance de cualquier negocio, a lo que me pronuncio preguntando, ¿acaso cuando compraron el entorno era otro?, ¿acaso cuando compraron no sabían que solo estaban adquiriendo el 70%?, que no vengan entonces con cuentos peregrinos, que asuman sus obligaciones y tomen decisiones de fondo, pues cada día que pasa el gasto es mayor.

No puede ocurrir que a nadie le interese una superficie de 25.000 m2, cuando son muchas las cadenas que tienen interés en llegar a nuestra ciudad, pero menos aún puede suceder que para INFIMANZIALES sea más fácil mantener el tren de gastos actual, que poner toda su energía y disposición en la realización de un negocio que le cierre este desangre tan injusto para los manizaleños, los que en frente de situaciones como esta, tienen razón en preguntarse si vale la pena pagar los tributos.

Señores de INFIMANIZALES, esperamos que ustedes nos sorprendan gratamente y que no sigan manteniendo este activo (realmente pasivo) sin razón de ser, pues la verdad es que todos los manizaleños necesitamos una decisión, seria, sensata, lógica, ordenada y URGENTE en lo referido al edificio del antiguo terminal, o que por lo menos nos digan si es que necesitan otros tres años para poder vender aquello que compraron en escasos días.

Esa es mi opinión, me gustaría conocer la suya.