21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Industria caldense necesita eficacia en gestión del talento

31 de marzo de 2013
31 de marzo de 2013

La gestión humana contemporánea ha adquirido un rol estratégico en las empresas, ya que implementa prácticas estructuradas para trascender en los diferentes subsistemas de la organización, con el fin de generar valor y ventajas competitivas, a partir del aprovechamiento del talento de las personas.  
“Beneficios que se maximizan cuando esta logra articularse exitosamente en el área de operaciones, como un plan a largo plazo para generar ventajas competitivas desde la producción”, indicó Jorge Andrés Vivares, quien efectúo la investigación en su trabajo de grado para la maestría en Ingeniería Industrial.

Sin embargo, el estudio Impacto de la gestión humana en la estrategia de operaciones, realizado con empresas del sector industrial de Caldas,  evidenció que un conjunto de prácticas evaluadas (selección de personal, capacitación, planes de carrera, valoración del desempeño, compensaciones, seguridad en el empleo, entre otras), no están incidiendo en el desempeño del área productiva, contrario al imaginario existente sobre este tema.

“Aunque la percepción es que el jefe de gestión humana y el de producción organizan su planeación de acuerdo con objetivos comunes, la validación estadística de resultados mostraron que el efecto de la gestión humana es marginal”, manifestó Julia Clemencia Naranjo, docente de la UN en Manizales y asesora de la investigación.   

Pero aunque parezca un factor negativo, esta situación propicia un gran campo de trabajo para articular de mejor forma ambas áreas.

“Cuando la gestión humana es capaz de insertarse en las dinámicas de producción, entender su lenguaje técnico y sus enfoques, puede formular proyectos que vinculen al personal, en prácticas acertadas que potencialicen sus capacidades y cualidades, lo cual repercutirá en un incremento del rendimiento en la producción y por ende en la rentabilidad empresarial”, expresó Vivares Vergara.  

Por su parte Walter Tovar Toro, gerente técnico de Progel, una de las empresas participantes del proyecto, expresó que este es un tema crucial para las empresas, porque a pesar de que las áreas expuestas son afines en muchos intereses, la realidad es que están muy separadas, y aprender a integrarlas genera valor agregado a las organizaciones.

Sin embargo, pese a la baja incidencia de estas prácticas hallada en el desempeño del área productiva, es importante mencionar que cuando las empresas involucran en la gestión otro conjunto de variables inherentes al ser humano, se logra un impacto favorable.

En este sentido se encontró que aquellas organizaciones que conocen, se preocupan y vinculan variables como la motivación, los objetivos personales de los empleados, la satisfacción en el trabajo, las creencias y los valores, mejoran el desempeño productivo; no obstante, la preocupación por estas en el conjunto de empresas, es relativamente baja.

(Por:Fin/Amej/clc/nics/fgd)
Agencia de Noticias U. Nacional