27 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Uniformes escolares de colegios públicos oficiales en Colombia

1 de febrero de 2013

jose octavio cardonaSe podría pensar entonces que voy a proponer la eliminación de los uniformes escolares en colegios y escuelas de nuestra ciudad, y la verdad es que no tengo ese propósito, todo lo contrario, considero que los uniformes en colegios y escuelas son realmente necesarios, entre otras cosas porque el uso de los mismos genera un aire de disciplina y otro de compromiso.

Lo que si quiero proponer desde esta ventana de opinión, es que se reconsidere nuevamente la implementación de un solo uniforme para la totalidad de colegios públicos de nuestra ciudad o de nuestro departamento, lo cual hago en el entendido que uno de los asuntos que más afectan el presupuesto familiar dedicado a la educación, es precisamente el costo de uniformes escolares.

Pensar en tener un mismo uniforme para todos los colegios públicos del departamento es permitir que una familia pobre pueda seguir mandando a sus hijos a estudiar sin tener que vivir las penurias del cambio de uniforme cada que se cambian de barrio o de vereda o de municipio, pues aunque no sea del todo legal, lo primero que advierten muchos rectores de colegio, es que si no llevan el uniforme de la institución, no les permiten el ingreso al salón de clases, con lo cual estamos fomentando de manera colateral un fenómeno bastante pernicioso para el modelo educativo y es el que comúnmente se conoce como la deserción escolar.

Una de las grandes barreras que tienen los más pobres para ingresar a sus hijos en el sistema educativo de este país y de esta ciudad, es precisamente el uniforme escolar, pues en muchas ocasiones no se hace la matricula del niño o del joven, porque no se cuenta con los recursos necesarios para adquirir el uniforme escolar, siendo esta razón una explicación parcial de la deserción escolar que hoy presenta la ciudad, misma que ha venido siendo la justificante para cerrar cupos y para cancelar contratos con instituciones educativas.

Muchos países, varios departamentos y muchos municipios de nuestro país han adoptado la medida de implementar un solo uniforme de rango nacional, o bien departamental o cuando menos municipal, con lo cual han eliminado la excusa de no poder mandar los hijos a estudiar por falta de recursos para los uniformes escolares.

Si en nuestra ciudad tuviéramos un solo uniforme para todos los colegios públicos, ello implicaría que los niños y niñas no tendrían que cambiar de uniforme cada que cambien de colegio o de barrio o de vereda, lo que quitaría ese dolor de cabeza a los padres de familia.
Podría utilizarse un solo uniforme, y mantener o implementar logos o escudos diferentes a razón de uno por cada colegio, así podría darse la distinción que aún se pretende mantener, ello funcionaría como funciona la milicia, un solo uniforme para toda el ejercito o un solo uniforme para toda la policía, diferenciándose con logos de cada batallón o departamento de policía.

Nadie se imagina un policía de verde, otro de rojo, uno de cuadritos y otro de azul, para pasar a uno de amarillo con blanco y otros de blanco con morado, y así sucesivamente. Si en la milicia se puede, porque en el sistema educativo no se puede.

Un solo uniforme escolar traería economías de escala para los padres, pues no es lo mismo que se confeccionen 500 uniformes para un colegio que 20.000 para toda la ciudad; habrían más uniformes en los bancos de uniformes para niños pobres y en definitiva no habrían colegios públicos que miren por encima del hombro a otros colegios igualmente públicos.

Considero que la iniciativa merece la discusión con sentido y razón, no con pasión y corazón, pues lo único que busca es mantener los niños en las aulas, evitando que muchos padres se escuden en asuntos económicos para no mandar sus hijos al colegio.

Como se ha visto no es mi propósito que se acaben los uniformes, sino que los uniformes sean uniformes, no que haya tantos uniformes como colegios y escuelas haya en la ciudad, ello no ayuda en la economía de muchas familias que necesitan soluciones urgente a problemas tan simples como la falta de uniformes cuando cambian de barrio en mitad de año.

No puede seguir ocurriendo que lo primero que deban comprar los padres que cambian de barrio no son las nuevas cortinas, sino los nuevos uniformes.
Esa es mi propuesta, quisiera conocer la suya.