25 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un trotamundos cuestiona el nuevo Dorado

1 de febrero de 2013
1 de febrero de 2013

Este trotamundos nacido en Pereira y aquerenciado en Miami –que conoce los principales aeropuertos del mundo– confesó con dolor de patria que se llevó tremenda decepción al desembarcar en el remozado muelle.

Abrámosle comillas a su queja: “En primer lugar, luego de aterrizar nuestro vuelo internacional, procedente de Miami, nos encontramos que no había puertas para atender a los pasajeros y por tanto nos tocó bajar con maletas de mano a la carga por unas altísimas y medio peligrosas escaleras, para encontrarnos, a nuestro descenso, con que nos tenían que llevar al lugar de reclamo de equipajes en unas buseticas abarrotadas de gente y con un calor agobiante, proceso que tardó un buen rato mientras completaban su cupo”.

Largas colas en inmigración

Este viajero incansable pasó luego a reseñar lo vivido en el nuevo Dorado, tras el desembarco:

“Vino a continuación el paso por inmigración el cual si fue como para Ripley: Las colas eran larguísimas y la atención bien lenta, todo lo cual hizo que el proceso, desde que aterrizamos, hasta salir ya con nuestras valijas a tomar el transporte terrestre que nos llevaría hacia donde nos quedaríamos, tardó alrededor de setenta minutos. Recordé con cierta nostalgia al antiguo Dorado, cuando en los momentos de más congestión  demorábamos menos de cuarenta minutos”.

Otrosí de Tribin Acosta: “A nuestro regreso, en el nuevo aeropuerto de Bogotá, nos encontramos con una construcción inmensa, plena de almacenes, cual centro comercial, pero aun con muchas deficiencias, entre ellas espacios aun por terminar, salas de espera frías y medio desabridas, y un acceso a internet inalámbrico muy pobre, lo cual quita muchas posibilidades al viajero que necesite trabajar con su computador durante las horas de espera. El carreteo del avión de salida fue lento, lo cual confirma lo que se me había dicho de que en algunos casos en destinos nacionales dura más el tiempo de permanencia en las pistas que en los vuelos mismos”.

Se abre el debate sobre las pepas

Con el acostumbrado apoyo de [email protected] ofrecemos el siguiente desarrollo de la polémica propuesta:

El presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda Sarabia advirtió el riesgo que representa para el futuro de la juventud colombiana abrir legalmente el mercado del consumo de drogas llamadas sintéticas y notificó a la Unidad Nacional que su colectividad no acompañará al gobierno en la propuesta.

“Qué será de nuestros bachilleres, universitarios perdidos en el espacio por los efectos de los narcóticos”, interrogó  Cepeda Sarabia al que el senador ‘macho alfa’ del capitolio Nacional, Roberto Gerlein Echeverría, lo puso entre los presidenciables del conservatismo,

Por su parte, la ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, presentó los alcances de la propuesta del anteproyecto sobre el Estatuto de Drogas que busca modernizar las políticas públicas sobre el tema con el fin de que se pueda responder a la realidad actual de Colombia como país consumidor y no sólo como un país productor.

“No estamos proponiendo despenalizar el consumo de sustancias psicoactivas de origen sintético, pues esto ya se encuentra despenalizado; no se puede despenalizar lo que ya está despenalizado. Estamos es trazando la línea entre el criminal y el consumidor. No sirve de nada enviar al consumidor a la cárcel”, explicó la jurista pereirana.

Otros puntos de vista

Como una medida prematura que da inicio a la legalización de las drogas en Colombia y que puede incentivar el mercado ilícito, calificó el Presidente del Movimiento Político Mira, senador Carlos Alberto Baena, el anuncio del Gobierno Nacional de regular el consumo de dosis mínima en drogas sintéticas.

“La medida busca que las personas no vayan a la cárcel sino que sean tratadas por el sistema de salud. El fundamento es válido, el Movimiento MIRA ha afirmado que no podemos tratar como delincuentes a los consumidores, sino que debemos apoyar su proceso de desintoxicación, sin criminalizarlos. Pero de otro lado nos preocupa, que problemas como el hacinamiento carcelario, no pueden ser mitigados, poniendo en riesgo la salud pública de los colombianos. A 31 de Diciembre de 2012, de 167.637 internos, un 13.72% (23.004) lo están por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, sólo una parte de estos corresponden a casos de dosis mínima, esto implica que no necesariamente legalizar la despenalización del porte de drogas sintéticas, aporte a la reducción de un hacinamiento carcelario que llega al 40%”.

A su turno, la candidata presidencial por el Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón, sostuvo que en Colombia se tiene que dar un debate público que permita establecer hasta dónde debe ir la despenalización y buscar alternativas al fracaso de la guerra contra las drogas.

Tolón Tilín

El lunes 4 de febrero, al cumplir 90 años, el ex presidente Belisario Betancur hará su ingreso al imaginario Club de los nonagenarios que encabezan por derecho propio Otto Morales, José Salgar y Mike Forero, colombianos de envidiable longevidad.