29 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un Eje que ya no es el Eje Cafetero.

8 de febrero de 2013
8 de febrero de 2013

victor zuluaga Del Cauca fueron los grandes militares que llegaron a la presidencia de la República: Tomás Cipriano de Mosquera, José María Obando, José Hilario López, Julián Trujillo y muchos otros más. Y también controlaron la riqueza minera en la medida que fueron muchos los caucanos que tenían en el Chocó sus cuadrillas de esclavos trabajando en estos menesteres.

Pero llegó el comienzo del siglo XX y apareció un nuevo producto agrícola como fue el café, que entró a llenar el vacío que ya estaba comenzando a producir la escasez del metal precioso como el oro, que constituía el principal producto de exportación. De esa manera, el café fue una especie de oro verde que permitió a los territorios ricos en ceniza volcánica, convertirse en potencias económicas, gracias a la rápida expansión de su cultivo y los buenos precios que se lograban en el exterior, por el grano. El siglo XX se puede catalogar como la  época de mayor progreso y desarrollo de la región, entonces definida como “cafetera”. Y se comenzó a hablar del “triángulo Cafetero”, hasta el momento en que el enorme sismo de 1999 desnudó los conflictos y miserias que estaban comenzando a vivirse en la zona cafetera. Inquilinatos en las ciudades, desplazamiento y reducción significativa de la producción cafetera.

En efecto, la finalización del Pacto Cafetero con sus cuotas, la llegada de capitales producto del narcotráfico, las fincas cafeteras compradas por narcotraficantes para convertirlas en potreros para ganado, y finalmente, la apertura económica y el “vaciamiento” industrial en las ciudades, han sido los fenómenos del siglo XXI, con unos elementos adicionales: grandes inversiones en petróleo y minería que ha traído como consecuencia una revaluación del peso frente al dólar y por lo mismo, una crisis para los cafeteros que subsisten.

Hoy se habla de un “triángulo cafetero” integrado por Nariño, Cauca y Huila. Eso significa que hemos sido desplazados y del trono como “cafeteros” y por lo mismo, tendremos que pensar en alternativas como el turismo, Servicios, cadenas productivas en el campo agrícola, etc.

El hecho de haberse declarado la antigua zona cafetera como patrimonio de la humanidad, ya nos está diciendo de alguna manera que el concepto de “museo” comienza a tomar forma.

Alguna vez, Salamina fue capital de la Provincia del Sur de Antioquia, Cartago fue la capital de la Provincia del Quindío y Popayán, capital del Estado Soberano del Cauca.

Hoy, Salamina cuenta con un patrimonio arquitectónico digno de admirarse, Cartago es un pueblo grande y Popayán, una ciudad-museo.

Seguir viviendo del pasado y pensando en el pasado, trae como consecuencia desperdiciar el presente con unos proyectos sin futuro.