2 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sin contratiempos, TransMilenio vivió el día sin carro

8 de febrero de 2013
8 de febrero de 2013

Lo más congestionado fue la plataforma en la que paran los buses que se dirigen al centro de la ciudad, pues más de tres filas de personas en cada una de las puertas no permitían el acceso de otros usuarios que buscaban ubicarse en los paraderos para ir a otros destinos.

En un recorrido de una hora y 40 minutos desde Suba hasta Portal Américas, se observó que los ciudadanos ingresaban al sistema de manera ordenada y sin ninguna complicación.

Entre ellas está Andrea Pérez, una ejecutiva que este jueves dejó su carro guardado y se le midió a coger TransMilenio «porque hacer que parara y me llevara un bus fue imposible». Después de más de 20 minutos esperando en el paradero de la avenida suba con calle 157, vestida con sastre gris y tenis -«por si hoy tocaba caminar mucho»- decidió usar el SITP y subirse para ahorrar tiempo. «Voy hasta la calle 32 y en bus me demoraría muchísimo. Por el contrario, en TransMilenio, en menos de una hora estoy en mi trabajo», aseguró.

«El día sin carro deberían hacerlo más seguido y así la ciudad no estaría tan contaminada» dijo mientras se maquillaba los ojos sentada en una silla roja.

José Benitez, un empleado en seguridad comparte la misma opinión. El hombre de 56 años y que lleva 20 de esos en el oficio, aseguró que el «TransMilenio ha sido de los mejores inventos que ha podido disfrutar. Con día sin carro con una vez al mes, Bogotá sería más limpia».

«Yo vivo en el barrio la Estrella (Ciudad Bolívar) y para ir a mi trabajo por las Américas, me demoro menos de una hora por este medio. En cambio, en bus es mínimo una hora y 40 minutos. Lo único que si me complica el transporte es los domingos, porque no abren el TransMilenio temprano y ese día sí me toca en bus». insistió.

La ruta que José toma para ir a su trabajo es un alimentador que lo lleva hasta el portal Tunal, de allí, puede coger dos rutas: una por la avenida NQS y baja por la calle 13 hasta el portal Américas y otra, por la avenida caracas para bajar por la calle 13.

Uno de los cicloparques gratuitos que tiene el distrito está ubicado en la estación Banderas por al avenida las Américas. Con capacidad de parqueo para 80 bicicletas, en el día de hoy 50 de esos cupos estaban llenos por usuarios que con solo llevar candado dejaron su bicicleta sin ningún contra tiempo. Desde las 4:00 a.m. aparecieron los primeros «caballos de acero».

Una ciclista que se unió al lema del día «a pedalear» es Liliana Vega, una joven que prefirió «montar bicicleta que gastar plata en un bus», según afirmó. Hacia las 10 y 30 de la mañana dejó su cicla en el estacionamiento de Banderas para hacer unas «vueltas cerca, como pagar un recibo» por Castilla un barrio aledaño a la estación, porque en frente del banco a donde se dirigía no podía dejarla y con tranquilidad decidió ir a la estación.