27 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Si Guido se cae, podría darse un enfrentamiento entre el Santismo y el Uribismo, según Semana

17 de febrero de 2013
17 de febrero de 2013

 

El Consejo de Estado está a punto de pronunciarse sobre un fallo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Caldas que le anuló la elección al gobernador Echeverry que lo apeló dentro de los términos de ley.

¿Por qué Semana hace este tipo de conjeturas? Veamos:

Caldas también está en el limbo. La permanencia en el cargo del gobernador Guido Echeverri está en vilo hasta que el Consejo de Estado no decida, en segunda instancia, si violó o no el régimen de inhabilidades. En primera instancia el Tribunal Administrativo de Caldas anuló la elección de Echeverri porque su esposa Ana María Jaramillo fue secretaria de Hacienda (encargada) de Manizales dentro del año anterior a los comicios. Según la ley, se genera una inhabilidad cuando el cónyuge ha ocupado un cargo público un año antes de la elección. El gobernador apeló el fallo y su caso pasó al Consejo de Estado, que en los próximos días podría definir su situación.

Entretanto hay un temor por la inestabilidad política. Echeverri fue elegido de una coalición integrada por partidos que pertenecen a la Unidad Nacional (más el Polo Democrático). Pero su posible salida podría anticipar un enfrentamiento entre el santismo y el uribismo, lo que podría romper esas alianzas. De ese departamento es originario el exministro Óscar Iván Zuluaga, precandidato uribista. Su posible injerencia en una eventual puja por la gobernación terminaría por destapar las cartas y revelar quién está con quien. Pero lo realmente importante es que se perdería el terreno ganado por Echeverri. Según líderes caldenses de distintos partidos, el gobernador goza de un amplio respaldo y ha logrado recuperar algo de confianza. No hay que olvidar que su predecesor, Mario Aristizábal, fue inhabilitado para ocupar cargos públicos. Una nueva campaña aumentaría la inestabilidad en un departamento que acaba de acogerse a la Ley de Quiebras, pues la crisis cafetera ha afectado sus finanzas.