26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Presidente sancionó ley que expide régimen para distritos especiales diferentes a Bogotá

6 de febrero de 2013
6 de febrero de 2013

Esa Ley señala las facultades, los instrumentos y los recursos de los distritos para el cumplimiento de las funciones y la prestación de los servicios a su cargo.

Así, podrán impulsar el desarrollo integral de su territorio para coadyuvar al mejoramiento del nivel de vida de sus habitantes, mediante el aprovechamiento de sus recursos y las ventajas derivadas de las características que estos presentan.

La Ley 1617 dispone la participación comunitaria y la veeduría ciudadana, para lo que las autoridades distritales promoverán la creación de asociaciones profesionales, cívicas, populares, comunitarias, y culturales, entre otras.

De acuerdo con lo previsto por la normativa sancionada, los distritos podrán suscribir Convenios o Contratos Plan y estarán facultados para celebrar Convenios o Contratos Plan con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, para desarrollar observatorios de mercado inmobiliario.

Así mismo, la Ley señala que los distritos se dividirán en localidades, según las características sociales de sus habitantes, y en un parágrafo transitorio orden que en los 12 meses siguientes a la promulgación de la norma las administraciones de los Distritos de Santa Marta y Buenaventura deben presentar a los respectivos Concejos Distritales los proyectos de acuerdo para la división de sus territorios, y en ellos propondrán las localidades, su denominación, límites y atribuciones administrativas.

A su vez, esos Concejos dispondrán de dos meses para tramitar y aprobar el acuerdo a partir de su entrega formal. También señala la norma que en cada localidad habrá un Fondo de Desarrollo Local con patrimonio autónomo, personería jurídica y cuyo ordenador del gasto será el alcalde local.

Con cargo a esos Fondos se financiarán la prestación de los servicios y la construcción de obras de competencia de las juntas administradoras locales. Los contratos que se financien con cargo a dichos Fondos esos podrán celebrarse con juntas de acción comunal, organizaciones cívicas y comunitarias.

En torno a la participación anual en el presupuesto distrital, la Ley 1617 señala que no menos del 10 por ciento de los ingresos corrientes del presupuesto de la administración central del distrito se asignará a las localidades, para lo que se tendrá en cuenta las necesidades básicas insatisfechas de la población.

El concejo distrital por iniciativa del alcalde mayor podrá incrementar esa participación anual en un dos por ciento, sin que la misma supere el total del 30 por ciento de los ingresos mencionados.

Atribuciones especiales

El Estatuto otorga atribuciones especiales a los distritos con relación al manejo, uso, preservación, recuperación, control y aprovechamiento de sus recursos y la ubicación estratégica de estos como lo son: el desarrollo y crecimiento turístico, ecoturístico, el fomento de la actividad industrial, el fortalecimiento de la actividad portuaria nacional e internacional, y el aprovechamiento racional de la biodiversidad, entre otros.

Tales atribuciones estarán sujetas a las disposiciones y reglamentaciones expedidas por los órganos y autoridades distritales encargadas de tales asuntos, sin perjuicio de la competencia que por norma está asignada a entidades del orden nacional.

Además, sobre los recursos turísticos la Ley ordena que el uso y aprovechamiento de los mismos estará sometido a regulaciones, controles, restricciones y planes de carácter especial para que su desarrollo y explotación corresponda a la naturales propia de esos recursos y se preserve su destinación al uso público o el aprovechamiento colectivo, así como sus condiciones ambientales.

También la norma dispone el fomento de la cultura, la protección, la recuperación y el fomento de los bienes que integran el patrimonio artístico, histórico y cultural de los distritos.

El Estatuto contempla disposiciones específicas para los Distritos de Barranquilla, Cartagena de Indias, Santa Marta y Buenaventura.

Así, el Gobierno Nacional impulsará los proyectos de infraestructura vial para comunicar a la capital del Atlántico con los centros de producción industrial y agroindustrial, regionales y nacionales, con el objetivo de fortalecer el desarrollo y consolidar el transporte multimodal en el Distrito Industrial y Portuario de Barranquilla.

Con relación al Distrito Turístico y Cultural de Cartagena de Indias la Ley señala que el Concejo de esa capital por iniciativa del alcalde expedirá normas para reglamentar la recuperación sanitaria del sistema de caños y lagunas interiores de la ciudad.

Igualmente, para el Distrito Turístico Cultural e Histórico de Santa Marta el Estatuto indica que el Gobierno Nacional promoverá la celebración de convenios y tratados internacionales para organizar un centro de convenciones, un museo y una biblioteca que funcionarán en la Quinta de San Pedro Alejandrino.

En ese lugar reposarán los documentos, objetos y obras que forman parte del patrimonio histórico y cultural de los países bolivarianos e hispanoamericanos.

También, la Ley contempla disposiciones para fomentar el desarrollo económico y social del Distrito Portuario, Biodiverso, Industrial y Ecoturístico de Buenaventura, como proyectos de infraestructura vial para comunicar a ese puerto con los centros de producción regionales y nacionales.

El Estatuto ordena, además, que el Concejo de Buenaventura, por iniciativa del alcalde distrital, expida normas para el manejo, la recuperación, el fomento y la conservación de los cuerpos de agua y lagunas interiores.

Finalmente, la norma señala que el Gobierno Nacional creará un Centro de Estudios Internacionales para el área del Pacífico, y celebrará convenios y tratados internacionales para el funcionamiento del mismo, cuya sede será el Distrito de Buenaventura.