2 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Itagüí goleó 4-0 a Santa Fe, en Ditaires

18 de febrero de 2013
18 de febrero de 2013

El técnico bogotano Wilson Gutiérrez utilizó la nómina suplente con la esperanza de que su funcionamiento fuera similar al del primer equipo, pero tardó apenas media hora en darse cuenta de que no sería así.

Porque el de este domingo fue un Santa Fe sin claridad, sin rumbo, pero también sin alma, carente de espíritu de lucha, pues más allá de las fallas técnicas y tácticas, no tuvo actitud para dar la pelea.

Itagüí dominó las acciones de principio a fin, aunque abrió el marcador en una acción fortuita, un rebote al borde del área que le quedó a la pierna izquierda de Luis Quiñones, quien empalmó el remate y dejó sin opción al arquero Camilo Vargas, el único habitual inicialista que actuó.

Poco después llegó el segundo, cuando Yessy Mena, la gran figura del encuentro, encaró a los centrales, le ganó la espalda a Hugo Acosta y tiró el centro atrás para que Jorge Aguirre la empujara al fondo de la red.

El profesor Gutiérrez trató de darle un revulsivo al grupo y mandó a la cancha a Luis Carlos Arias y Cristian Martínez Borja, pero nada cambió. Los locales siguieron manejando las acciones y generando peligro.
Por eso llegaron más goles. Víctor Cortés le ganó la espalda a Julián Quiñones y de golpe de cabeza anotó tras un centro de John Javier Restrepo.

Santa Fe no tuvo siquiera con qué descontar, mientras su rival siguió atacando. En una descolgada Yessy Mena marcó el cuarto, que selló la revancha de los antioqueños, que no les habían podido ganar en su casa a los capitalinos. Con el 4-0 de ayer, en una tarde fría y con poca gente en las tribunas, la deuda quedó saldada.

Para Santa Fe lo grave no fue regresar a Bogotá con las manos vacías, sino haber jugado tan mal con una plantilla que tendrá que afrontar varios juegos de la Liga, porque los titulares estarán en la Copa Libertadores de América.

Con el resultado Itagüí llegó a cinco puntos y mantiene su invicto en el torneo. Los rojos se quedaron en cuatro unidades y tendrán que trabajar mucho para mejorar la triste imagen que dejó ayer en una cancha en la que habitualmente se sentía cómodo y jugaba muy bien.