4 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿La gobernabilidad de Venezuela en la twitosfera?

19 de febrero de 2013

 

Hace parte de un grupo poblacional que creció bajo la revolución Bolivariana. Al acercarse a un grupo de sus compatriotas vestidos de rojo y con la bandera de Venezuela escucha que alguien habla de Hugo Chávez, el presidente. “El Comandante habló…habló…después de 70 días de permanecer en Cuba en tratamiento médico. Gracias Dios mío. Gracias pueblo amado. Aquí continuaremos el tratamiento…el presidente está de vuelta…”

Esa alegría de su compatriota – que a su corta edad no comprende-  es para este joven a punto de cumplir 16 años, más que una noticia, la confirmación que Venezuela está gobernada desde comienzos de diciembre de 2012, por la twitosfera. Por un hombre virtual que genera amor y odio, que tiene amigos y enemigos, que genera polémica. Que en medio de un agudo cuadro médico se encuentra entre la vida y la muerte. Y aun así, como mandatario reelecto, sin juramentarse, mueve los cimientos de una nación que tiene serios problemas sociales y económicos. Donde su evolución en materia de salud, se convirtió en una política de Estado y en un espectáculo “farandulero” de comunicación política.

Ese es el escenario de la Venezuela del siglo XXI. Donde toda una generación no sabe si está en el pasado, en el presente o el futuro.

Un lugar de América Latina que está en la mira de mundo, como consecuencia de un modelo político que encarna Hugo Chávez Frías, que independientemente de lo que pase con su salud, ya marcó un hito en la historia de su país y del siglo XXI por sus acciones públicas y privadas.

Por ser el primer presidente online. Porque construye gobernabilidad y liderazgo con sólo una palabras en twitter: “sigo aferrado a Cristo y confiado en mis médicos y enfermeras”.

Un hecho que además de noticioso, demuestra el impacto de las redes sociales en la comunicación entre el Gobierno de Venezuela y los ciudadanos, donde los “chavistas” festejan y la oposición demanda que el gabinete se concentre en solucionar los problemas del país.

Es decir la polarización –presente en las calles- se reafirmó en 140 caracteres del twitter del mandatario reelecto y que alcanzó más de 40 .000 réplicas en menos de media hora. Lo que preocupa es que el joven adolescente protagonista de la escena descrita, no sabe aún si podrá ver físicamente al presidente Chávez. Tiene muchas preguntas que no tienen respuestas. ¿Quiero un Jefe de Estado de carne y hueso, fuera de la virtualidad? Solo el paso de las horas y de los días, podrá responder este interrogante que dejó en claro que las redes sociales, así como lograron gestar la “primavera árabe” en enero de 2011, pude ser la plataforma desde donde Hugo Chávez ejerza el poder.

[email protected]